Dolores de Cospedal y de barriga, por la impotencia

42907

«Y la misma corrupción que puede haber en un partido político, la hay en la sociedad en general». De Cospedal dixit.

La Sociedad española está hasta la saciedad, cosas de la homofonía, de los dislates intermitentes y pertinaces, como los manifestados por la Gran Dama de la Orden de la que es Dama Gran Cruz, y vaya qué sí es una cruz escuchar ciertas lindezas pronunciadas por su Excelencia de la Real Orden de Isabel La Católica…María de los Dolores, y todos sus cargos, a saber, lo habidos y tenidos por disfrutados, y los actuales por sustentados en el dedo y en las urnas, y éstas sólo gracias a aquél, al dedo mismo, del no menos Excelentísimo Señor D. Mariano, Rajoy, para amigos y enemigos, y Brey, por eso de las y griegas.

… de cuyas sinecuras y canonjías de las que usted ha disfrutado han sido: Sólo desde este sigo, Subsecretaria de Administraciones Públicas (2000-2002). Subsecretaria de Interior (2002-2004). Consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid (2004-2006). Presidenta del PP de Castilla-La Mancha (Desde 2006). Senadora designada por las Cortes de Castilla-La Mancha (2006-2011). Diputada por Toledo en las Cortes de Castilla-La Mancha (Desde 2007). Secretaria general del PP (Desde 2008, sine die…). Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (Desde 2011) y que Su Excelentísima Sra de Cospedal declara como puestos, de los que se cobra por ellos, y como los cargos conllevan sus cargas, la primera debería ser la de no insultar a esa sociedad a la que tanto debe, por omisión o por cortesía, pues poca presumible bondad se nos ocurre para definir el ascenso de su constante carrera hacia la nada. Pues declarar y cito: Y la misma corrupción que puede haber en un partido político, la hay en la sociedad en general. Es no decir nada.

O peor, Mentir para nada, banalizando, así, su propio mal, al hacerlo general…

Bien Sabemos los demás, los que no hemos sido jamás más cargo y carga que para las familias que nos han sustentado cuando la excelencias como usted leían informes sobre la nadería, mientras el marido de usted estaba tan ajetreado en los negocios a los que se dedique y que no son de nuestra incumbencia, hasta que los sean de los periódicos y de las sedes judiciales, y ¡por dios!, al que tanto debe según el color de sus mantillas, no vea en estas palabras un ataque, cada uno sabe con quién comparte sábanas y cuentas, pues como le refería, (bien sé que no ha de leer esto, pero poco ha de importar si mi tracto termina de arreglarse), decir qué, nosotros somos como su partido, o como los demás partidos, es de ser una nulidad en la analogía y en el racionamiento, pues señora mía, perdón, Su Excelentísima Señora, las familias españolas, como la mía, no disfrutan de las subvenciones del Suyo, de su partido, ni de las prebendas y privilegios debidos a sus cargos, trabajos u ocupaciones.

Sólo sostenemos, aquellas cosillas de las qué, las familias (con un DE en medio), como las suyas, parecen tener derecho en exclusiva y por, con nuestros impuestos directos e indirectos, ya sabe, los más injustos, pues a todos nos cuesta por igual la gasolina, la que yo no uso por carecer de coche y la del suyo, el Oficial, al que por supuesto tendrá o habrá tenido derecho, y como es hecho sabido, nosotros la sociedad española, como va eso de los derechos: por ejemplo, el derecho a insultarnos a todos día sí y día también, como hizo Usted, Su Excelencia, con la afirmación de que somos todos como su partido, o como el resto de los mismos, NO. Y mil veces NO.

Ya se sabe, la generalización no es una mentira, ni siquiera estadística, es una maldad, pues su fin es la propia disculpa, para la que no hay perdón posible, pues nadie lava la conciencia íntima con la maldad ajena, al menos los ateos.

No nos asiste más divino derecho, y del cielo procede pues es allí donde acaban nuestras palabras, que exclamar, con nuestro más justo deber, que la corrupta lo será usted en tanto lo somos los demás, así en general, como su Excelencia así lo manifiesta, y cree que yo lo soy, o los son los demás, no tiene más que ir al juzgado y demostrarlo, pero ya sabe como va esto, “diferimos” de que tenga el valor y el tiempo para hacerlo.

Trabajar o buscar trabajo, nos no deja tiempo ni siquiera para confiar en personas que no lo merecían, y de eso, el de su dedo celestial y monclovita sabe mucho…y que Su Excelencia, no supo explicarnos.

Sólo una cosilla más, repase los nombres de la contabilidad de su partido o pregunte en cualquier otra lista de papeles manuscritos de cualquier contable o gerente, y a buen seguro que no encontrará a nadie de mi familia, no hemos sido tocados por ningún índice poderoso, pues nuestro poder se basa en la propia incapacidad paradójica de desearle a usted y a los suyos, juicios tengas y los ganes, como bien saben quienes sólo dependen de la providencia, la verdadera, la que suministran nuestras manos.

Saludos, Anónimo Lector.
Coda: el texto tan embarullado, es un justo homenaje a la oratoria de Su Excelencia De Cospedal, así a lo mejor lo entiende.

TITLE: Family Making Artificial Flowers
ARTIST: Jacob Riis
Crédito Imagen

Anuncios