Pastiche. Novela

Pasticheportada

 

 

http://www.amazon.es/dp/B0088IMJ96
Durante un tiempo, no se sabe exactamente cuánto, el cuerpo principal del texto conocido como Nadie Lo Sabe, circuló por las redes de manera anónima, sin que nadie fuera de su furtiva propagación mostrara interés por el mismo. Cuanto sigue es una compilación de aquellos textos que pueden darse como los definitivos para la cabal comprensión del caso. La tarea de hacerlos accesibles se ha decantado por la cronología más cercana a la difusión que en su día tuvieron los dos textos principales, por ello, El Cuaderno Azul, se ha integrado en el relato en su versión literal. Los acontecimientos que siguieron a su publicación han hecho imprescindible la recensión de un final que lejos de ser la definitiva, es intención deseable, sea aquel, que se acerque más a la realidad de los sucesos narrados por sus protagonistas.
La identidad de los autores ha sido debatida sin que se pueda afirmar categóricamente que la discusión puede darse por zanjada, ello no es impedimento a nuestro juicio para cambiar sin embargo aquellas referencias donde se menciona la autoría bajo nombre, sus identificaciones con personas reales llevadas a cabo por la prensa, por tanto, no se sustentan más allá de la sinceridad de intenciones de quien lo afirma.
La mayor dificultad se presentó a la hora de decantarse por alguna más o menos incontestable, de todas las conclusiones que el Caso Nadie lo Sabe ha generado; por ello, se presenta sólo la información que de otra manera estaría inmensamente dispersa, para la exposición de unos hechos, el resto será la obra del lector, por ello el tiempo vuela, sin más.

«Pastiche» es, como su nombre indica, un relato destinado a parodiar algunas de las constantes de ciertos géneros literarios y vitales que conforman esa incapacidad, manifestada allá donde leamos, que nos obliga a saber. Saber. Queremos saberlo todo, por ello creemos poder indagar, ateniendo al éxito del género negro, al que concedemos escasa fantasía, curiosamente, en la mente del asesino, ejemplo si cabe fabuloso en su intención, y jugar a ser Minos tranquilamente desde nuestra butaca confortable. Hoy, además, hemos dejado atrás la condición de público, se diría que todos somos periodistas, dotados de las armas tecnológicas que vomitan sin piedad los hechos sin la digestión siquiera de la más simple de las premisas de tan noble profesión, hoy más que nunca, somos y queremos ser, jueces y fiscales. Hemos abandonado el Santo Oficio para interiorizar la Información como La Nueva Verdad. Creemos poder desentrañar mediante la ficción todos y cada uno de los aspectos del Mal. Como en una autopsia forense, vemos en sus pruebas, sus consecuencias, y en todos nosotros habita por entero un departamento entero del FBI, del CSI o de cualquier otra sigla cool, paradigmas de las ciencias reunidas Geyper. El Mal, la conspiración suprema es la Ignorancia, cuya feliz conclusión se despacha en un Tweet, de manera tal, que opinado, y con ayuda del ingenio, resolvemos, el mundo. ¿No es éste, pues, un mundo ideal?
En «Pastiche» asistimos a una reunión donde se nos cita a resolver el simulacro del Mal, pero a diferencia de los ratones del cuento, no hay cascabel, hemos superado tan ingenuo método, banalizada toda solución, sólo queda discutir, opinar y juzgar. Enredados y encantados, entendemos que el mayor pecado que podemos cometer es el silencio. «Pastiche» es sí misma otra más de esas opiniones, comenzando por la impostura de su autor, quien no pudo callarse.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s