un plato frío

y-que

¿Y qué?… si te quise
¿te quise acaso…?
Te soportaba, como se espera
que pasen los días…uno tras otro,
callado para que acabara todo.
Como así fue,
la lluvia, tan necesaria,
cesó cuando se agotó mi llanto quedo.
Con un “nombre” terminaste
con aquel sufrirte.
E intestaste, fiel a tu entender, mentirme:
cómo si mi conciencia hubiese nacido ayer.
Qué poco me conocías,
aun presumiendo de ello.
Bien por él. “Tan bueno…” lo disculpaste:
comételo, entero, como devoraste
lo bueno y puro que quedaba en mí.
Y tú creías, necia,
que lo nuestro era profundo…

Pues NO. Era vulgar,
tanto como una sopa de sobre.
Pobre de quien te sorba hoy en día,
su mundo será un plato de fideos de cera.
Nuestro mundo era tu mentira
alimenticia alucinada de quien
no se soporta ni a sí misma.
Espejo deforme del saberse sola,
y sin nada más que ofrecer que un óvulo…
Infortunado, también él…
a quien ni siquiera sabes entretejer apenas,
entre tus manos vacías.
Esas que usas para beberte
el infinito que no te tolera,
creyendo ver en el fondo de la pinta,
una faz que te consuele de tu maldad.
Reina, te creías, en mis brazos
que nunca fueron tuyos
y eso te llevó a la playa de la ira,
de dónde nunca saldrás.
Ociosa hasta para eso…
la culpa siempre será mía…
¿Verdad?

¿Y qué?… si te quise
Si nunca lo hice….
pero todos sabemos disimular,
incluso el amor, años,
década y media de rehuir tu iris
que pudiera descubrir la verdad.
Agotador fue, pero no tanto como para morir.
¿Y qué si no me amaste?
Si nunca lo esperé, no nací tan tonto,
sí estúpido, innegablemente,
y sobre todo bueno, ingenuo se diría,
algo que jamás leíste en mis labios,
tus runas de hiel te lo impedían.

¿Y qué si no me amaste?
Si no sabías más que beberte
tu propia indulgencia y fantasías…
¿Y qué si todo fue mentira?
A tu lado todo lo era, como lo son
los sabores envasados: Sal y glutamato.
Eras un dolor constante,
pero no tanto como para matarse por ti,
como tanto te hubiese gustado, a ti y a tu madre
Eras molestia cotidiana,
tanto lo fuiste que dejé un día de verme.
Para sólo verte en tu decadencia…
Y en ella me arrastrabas.

¿Y qué?… si te quise
Errores de años y cobardía,
que otros llaman lealtad.
¿Y qué?… si te quise
“Si ya estoy muerto para el mundo”

Vivo, aunque te duela en tu orgullo,
aunque quisieras llevar flores a mi tumba,
de plástico, claro…y parco.
Maldice hoy estos restos del plato que se sirve frío,
yo ya ni me molesto en hacerlo…
Nunca supiste cocinar,
ni siquiera una mal disimulada felicidad,
sin estar llena del licor del sol de RA…
ese que te hace sentir viva,
y te engañas cada día, recuerda,
que te conozco, porque te padecí…
embebida de orgullo, soberbia,
y sobre todo más allá de toda cordura,
al final todo sale, hasta el mal
acaba por aburrirse
y salió a tomar el sol en tu mohín,
de peluquería de saldo.

Una vez se te escapó:
“eres mi mejor amante”.
Tu única verdad, el amor,
el tuyo fue siempre egoísmo
…y yo, nunca, nunca fui tuyo.
Pero eso ya lo sabes,
como sabes que nadie
será nunca de nadie, mientras
haya quien como yo,
deje mi alma en manos ajenas y vacías.

¿Y qué?… si te quise

¿Y qué si me amaste?

¿ Y qué…?

JFC, Diciembre, 2016

Saludos, Anónimo Lector.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s