Sea el ataúd de mis recuerdos tu terca boca

Saliva

Saliva.

Sea el ataúd de mis recuerdos tu terca boca
y por siempre sellada
con la hez de las cosas nunca dichas ni hechas,
idas con la paz ida en tu vida ensalzada.

Habrá de verse aún quien me muda y trastoca
por la dulce y callada
réplica que repica al compás de unas endechas
¿el vacilante laúd, con voz desafinada?

Óbrese el milagro, el silencio sin comprobar
de nuestra historia.
Por todo cenotafio: mi resto de cristales,
será el acre paladar de nuestra derrota.

Sabrás ya, después de la herida sin curar
sin quiebras, con euforia
se añadirá este daño, acallará tus males,
sin música, lacrará mi alma, tu paz remota.

J F Cuadrado Martín Abril, 2008

CANCIONES DE RÜCKERT (1901/02)

(Rückertlieder)

Música de Gustav Mahler (1860 – 1911)

Texto de Friedrich Rückert (1788 – 1866)

5. Um Mitternacht

(5. A medianoche )

A medianoche
me despierto
y miro al cielo;
ni una estrella de la galaxia
me sonríe
a medianoche.

A medianoche
pensé
en los sombríos espacios infinitos.
Mas ningún pensamiento luminoso
me trajo consuelo
a medianoche.

A medianoche
presté atención
a los latidos de mi corazón;
sólo un pulso de tristeza
me incendió
a medianoche.

A medianoche
peleé en la lucha,
¡oh, Humanidad! de tu sufrimiento;
mas no pude decidirla
ni con toda mi fuerza
a medianoche.

¡A medianoche
puse mis fuerzas
en tus manos!
¡Señor! ¡Sobre la vida y la muerte
Tú eres el centinela
a medianoche!

Coda:

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s