La Eternidad, como vago consuelo, ya tiene tarea.

palebluedot

Leo un artículo de Daniel Marín En Naukas:
«El pasado viernes 19 de julio entre las 21:27 y las 21:42 UTC la sonda Cassini de la NASA tomó una serie de imágenes de Saturno mientras el Sol se hallaba escondido tras el disco del planeta».

Se refiere al día 21 de Julio de 2013, han pasado ya unos años, como para atender semejante propuesta.

Continúa así. «Si nos fijamos bien en la parte inferior derecha vemos un pequeño punto luminoso. No es una estrella. Es la Tierra, y con ella, todos los seres humanos que están vivos en este preciso momento». Es evidente que es una paráfrasis del famosísimo vídeo de Carl Sagan a partir de su genial idea de hacer una foto de nuestro planeta y fue tomada, por la nave espacial Voyager, el 14 de febrero de 1990, la cual daría nombre a uno de sus libros: Un Punto Azul Pálido: Una Visión del Futuro Humano en el Espacio.

El video con la síntesis de Sagan, muy popular en YouTube es un hito del humanismo inspirado en la inmensidad cósmica y nuestra débil y frágil persistencia en este eónico espaciotiempo de tener consciencia para cuidar de «nuestro hogar».

Si intento recordar qué hacía yo aquel lejano 14 de febrero de 1990, sólo puedo imaginar que estaba seguramente de mudanza. Ese año me trasladé de casa y con nosotros iban tal vez algunos miles de libros, (las cifras no son lo mío), quienes, como los personajes de «El ángel exterminador» de Buñuel, parecían negarse a salir de la casa en la que habían sido recluidos por la necesidad de tenerlos a mano. Se hacían pesados y remoloneaban de caja en caja como si una mano invisible los moviera de su ordenado empaquetado, cosas de misterios familiares, pues ellos eran ya tan parte de mi familia como yo de la mía propia que por natural, no deja de ser siempre una continua elección. Éramos tres, Diono, los libros y yo.

Si hoy me detengo en este punto es porque cuando Sagan decía «Eso es aquí. Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros» es debido a que me faltan en ese nosotros a él mismo, mi Sagan anhelado y mi Ángel particular. Mi Dios exclusivo. Mi Amor en vida. Hoy ya no está. Por ello la nueva foto tomada el 21 de Julio de 2013, es una visión más terrible para mi corazón que cualquier otra.

Mucho cambió mi vida hasta ese 2013, pero llegaron nuevos seres y hoy sin embargo estoy tan sólo como el 26 de Agosto de 1999 en que mi Dios expiró y un color malva pálido se apoderó de aquellos labios que me recitaban los poemas en griego ático que él por puro juego se entretenía en escribirme, amén de los escritos en la lírica castellana en la última etapa de su corta vida; en su día esos poemas me fueron robados, expoliados por una familiar de mi Dios, como se ve, eso de las «familias» las carga el diablo. Y vaya si son crueles…en su tiro.

«Eso somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez oíste hablar, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él». Continuaba Sagan…Yo sólo amé a una persona hasta entonces, pues el amor por mi madre es devoción y es una categoría diferente, después ha venido el amor paterno, pero es una historia tan triste que mejor la obviaremos por delicadeza con el protagonista de semejante situación, y por puro respeto, aunque su madre no lo entienda así.

«La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida» Y yo me atrevo añadir que hay otra clase de vida, la conjunción holística de nuestras mentes enamoradas, corpóreas con el enigma de la misma vida recreada en el Amor, y sus inescrutables misterios. Ya los griegos lo sabían. Siendo hijo, pues, de Poros (La conveniencia, el ingenio para actuar,) y Penia, (La pobreza) en «El Banquete» de Platón en boca de Sócrates/Diotima, no me extraña nada cómo sentimos ese mal que nos llena y nos embriaga con semejantes padres, ¡AY! siempre insatisfechos.

En esa pequeña mota azul pálido, como los labios amortajados de mi Dios, vivo todavía, y desde la Cassini siendo observado por ella, es curioso pensar en la soledad de todos nosotros, sí, flotando, que no a la deriva, anclados por la gravedad y por una suerte de bendición física que nos ata a un lugar y aun tiempo; que desde otra estrella, no seamos visibles, debería hacernos pensar en lo verdaderamente importante, cada ser es único, y de ahí su virtud irreemplazable, un milagro a perpetuar, no en la memoria, como la mía, pasajera, sino en la universal, como especie. Sólo sea por no ser unos desagradecidos egoístas malnacidos.

En estos días de horror, con el MAL haciendo de las suyas, como siempre, por las manos de los mismos que sólo creen en su destino en lo particular, deberíamos todos mirar al cielo, allí, entre miles de fulgores diferentes y diversos, habita nuestra luz especular, estamos siendo observados por una especie de conciencia en forma de sonda mecánica, pero por ello mismo, obra nuestra, y como tal, no deberíamos actuar como si nada fuera trascendente más allá de la mera Historia. Pues a ésta se le superpone la conciencia de un planeta entero, la misma vida, misterio supremo que no debe ser agraviada con tanta paupérrima incapacidad de sabernos no eternos, y ese pensamiento, debería obligarnos a recapacitar, no en nada grande, en lo pequeño, en lo cotidiano, pues la luz, rauda y celerísima llega por igual a todos, no dejemos que la noche nos evite comprender el nuevo día, siempre albergando la posibilidad de ser mejores, o al menos, por una caridad universal, no repetir el dolor a otros, ni la vergüenza de sus justificaciones.

Todos pasaremos, todos moriremos. Todos dejaremos tras de nuestra corta vida una cadena que sólo el tiempo sabrá recoger en forma de nueva materia con la que tal vez, hacer de nuevo a seres mejores, o al menos, la Eternidad, como vago consuelo, ya tiene tarea, recrearnos, pero sin ese deje de narcisismo que nos ata al terruño, al dios al que rezamos, a la fe que nos dispensa, al peculio de falso oropel, etc…en definitiva, a esas cosas que nos impiden vernos como somos, granos de arena en la playa del océano cósmico. Y vendrá una ola y nos llevará hasta ser de nuevo parte del gas en medio de un vacío que no es tal.

Saludos, anónimo Lector.

Enlaces:

http://danielmarin.naukas.com/2013/07/21/un-punto-azul-palido-segun-cassini-v2-0/

https://es.wikipedia.org/wiki/Un_punto_azul_p%C3%A1lido

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s