Todos somos, pues, Epítomes.

Mache dich, mein Herze, rein,

Hoy no voy a aburrirles con mis lloros. Lo prometo. O lo intentaré, pero no prometo en verdad nada, ya saben, el viento sopla donde quiere.

Un año más cumpliendo los ritos que uno se impone a sí mismo me obligo a escuchar alguna versión de la Pasión según San Mateo, su BWV 244. Este año le ha tocado a Herreweghe, y por azares de la vida, la muerte este año tampoco me ha dejado de lado, al final reclamó a quien ya era Suya; sí, somos más muerte que vida, así lo atestiguan las generaciones que yacen en la memoria no sólo de nuestros genes, sepultos, incinerados o simplemente perdidos en toda la extensión de la impudicia, si no la otra, la verdadera Memoria, ya que quien más quien menos, tiene muertos que recordar. Si ya lo sé, perogrulladas, pero si busca el lector gnoseología de la mismísima Muerte, no la encontrará aquí. Más que nada por mi bendita, santa por humana, ignorancia.

«Algunos dicen en cambio que Hermes, de acuerdo con la voluntad de Zeus, sustrajo a Helena y la llevó a Egipto, entregándosela a Proteo, el rey de los egipcios, para que la custodiase, y que Alejandro [Paris]se presentó en Troya con una imagen de Helena hecha a base de nubes»

Apolodoro, «Epítomes»

Siempre me fascinó pensar que casi nadie se diera cuenta de esta defensa de Helena, como para hacerla más popular en el Mundo Antiguo, o en su defecto, de la candidez del autor de esta suerte de justificación para la insondable por ser algo desproporcionado el asunto de estar diez años a las puertas de Ilión, La Troya de toda la vida, y todo por la tal Helena, que debía ser muy bella…

En realidad todo estos males, y “cóleras funestas”, se derivaban de la Diosa Eris, Diosa de la Discordia y una boda, manzana mediante, y desde siempre es sabido que las nupcias no son ocasiones felices salvo para los amigos del buen vino y del yantar no menos provechoso, ya que los helenos tenían dioses para todo, y para cada tribulación humana o de la Natura con la que parecían llevarse a regañadientes continuo, de ahí el mito y luego los Sócrates y Platones, y todos los demás, en fin, que ellos eran así.

Es curioso que otra vez una manzana fuera causa de tanta prosapia literaria en una boda, la de Peleo y Tetis, los papás de Aquiles. Al final las manzanas están por todas partes en la Historia de los humanos, en bodas, descubrimientos y jardines añorados. Centauros y Lapitas, o sus simulacros.

Pero como soy dado al pensamiento especular, veo como de cualquier pozo surge el agua de la reflexiva petulancia, y así coligo yo que todos somos Helenas en este mundo de las idas y venidas, de las ideas y las cosas. Tenemos a un «apolodoro» en cada rincón que nos salva, nos perdona y nos justifica, se llama “Yo”, y él escribe por nosotros estas cosillas, todo sea por la supervivencia de la especie; o tal vez sea peor, y todos seamos epítomes.

Ya les doy la definición de la wiki y así se ahorran el link: «Un epítome (del griego ἐπιτομή epitome) es el resumen o sumario de una obra extensa, que describe lo fundamental o lo más importante. La importancia de los epítomes para la historiografía actual radica en que en muchas ocasiones permiten conocer un esbozo del contenido de obras perdidas».

Somos pues, sumarios de los millones de sudarios anteriores que cubrieron la faz de la tierra “filantróphica” que nos cubrirá a todos. Pero en lo referente a que gracias a nosotros se nos permite conocer mejor el contenido de tales mortajas, dudo mucho que así fuera, sea o pudiera ser. No aprendemos nada. De haberlo hecho, no necesitaríamos, precisamente, rebuscar en resúmenes varios, escarbar en palimpsestos, ni descifrar Rosettas, o discos de Faistos, aún por desplegarse a nuestro entendimiento. Seríamos dioses de nosotros mismos, pero si el viento sopla desde siempre es para precisamente hacernos olvidar que hubo antes gentes que también un día se dijeron en silencio las mismas cuestiones que hoy se pregunta un adolescente sin serlo ya o el anciano a las puertas del tártaro de las residencias modernas. Siempre hubo alguien antes, y eso de la evolución sirve para saber cómo se formó el ojo, cámara no muy buena, por cierto, pero es lo que hay, mientras que para saber, lo que viene siendo “saber”, debemos comenzar desde cero. Tabula rasa, tal vez exagere, no, seguro que lo cumplo, como consumo la edad que me viene dada, y gracias, por serlo, es decir, otorgada, pues no creo merecerla, en verdad.

Si se detiene uno a pensarlo es lo justo y necesario, debemos aprender y aprehender el Mundo por entero en cada nueva vida, tenemos derecho a conocer como nuevo el Dolor por la Muerte y el Amor por la Vida, resumen sencillo de cada gesto, de cada acto, de cada pensamiento. Y si no es dolo ni simpatía, nada nos salva, ni el orgullo arbitrario ni la penitencia inconsistente que todos sacamos a pasear en estos días, de altanería revestida de ambas formas de la pedantería moderna con que nos revestimos todos, unos bajo capirotes, y otros bajo las sombrillas de un dudoso gusto ambos.

Todos somos, pues, Epítomes. Y es una suerte inmensa, qué, así sea.

Saludos anónimo Lector, les dejo con uno de los momentos más bellos, a mi juicio y el de Dios, o eso creo yo, de esta Pasión de Bach, Recitativo y Aria. Les dejo el texto de ambos. La versión habla por sí misma.

NUM. 74 RECITATIVO (Bajo)
Al atardecer, cuando refrescó,
se hizo patente el pecado de Adán.
Al atardecer, el Salvador lo redimió.
Al atardecer volvió la paloma
trayendo una rama de olivo
en el pico.
¡Oh, hermosa hora!
¡Oh, atardecer!
Ya está hecha la paz con Dios,
pues Jesús ha soportado ya su cruz.
Su cuerpo descansa al fin.
Alma bienamada,
ruega, ve y pide
que te entreguen
a Jesús muerto.
¡Oh provechoso,
oh preciado regalo!

NUM. 75 ARIA (Bajo)
Purifícate, corazón mío,
yo mismo quiero enterrar a Jesús.
Pues Él hallará en mí por siempre
dulce reposo.
¡Mundo, aparta,
deja que Jesús penetre en mí!

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s