Apotegmas y memeces

Apotegma

Es de suponer que las cosas no se corrigen solas, pero es mucho más probable que de poder empeorar lo harán…no apelo a leyes propaladas por la cultura de los memes, y no voy a hablar del señor del bigotillo, aka Hitler, no sea que alguien me recuerde la normativa legal de la elucubración twittera.

En todas las mañanas del mundo se suceden las mismas horas y sin embargo ninguna será igual a las anteriores, como debe ser, algunas no obstante se asemejan haciendo creer que unas pocas, las más cotidianas, suelen ser como fueron sus hermanas ya fenecidas en la flecha del tiempo, que a todo alcanza y vence, el resto, literatura de la mala, como esta, sin necesidad de ir más allá de la fe.

Es de rigor que uno hable del Mal, encarnado en las noticias del mundo, que no ha dejado de ser lugar abonado a perpetuidad a este lado de la moral, pero uno también sabe que no debe sucumbir a la exasperante manía de creer que tenemos opinión sobre todo y qué esta es, de algún modo absurda, necesaria, no lo es, en absoluto, y si he caído en ese pecadillo alguna vez en este blog fue llevado por el viento, que como tal, empuja la debilidad hasta convertirla en insensatez. Con los años y los meses, éste, mi cuaderno personal, se ha convertido en lugar que sólo interesa a mis propios circunloquios, pero la Vida, no la actualidad, es de una imperiosa fatalidad, hablar de uno, a tumba abierta, que no desnuda, aunque también, para quienes conocen «el caso» que me ocupa es desde hace tiempo, terapia holgazana, que a poco que se piense, debería callarme.

No es plan de entretener, no es tiempo de divertir y mucho menos de sortear las circunstancias, ellas, sin Ortega y Gasset, son ya un lugar de pura vulgaridad exhibida en platós y pantallas de táctil gravidez que a nadie, más que al impelido, pudieran interesar. Aburriendo seguramente a las ovejas eléctricas y a las boas albinas; debo tal valor, a saber, que nadie lee, mirar no lo es, y mis pocos lectores deberían ser justamente recompensados con alguna moraleja, bendita rosa al final del invierno vital, al menos, que dieran, una pequeña remuneración al esfuerzo y la molestia de atenderme, pero como bien sabe todo humano, las lecciones no suelen ser bien acogidas si no viene de una autoridad, siendo esta de tan personal e íntima elección, no tengo más que pedir perdón por no haber consejos de fábula ingeniosa y si los hubo en simulacros, deben ser obviados como una debilidad transitoria llevada por la prisa y la no relectura de mis propias meme-ces.

Estando así la batalla perdida de antemano, pues no debe uno esperar en el mundo de los blogs más que un puñado de amigos que ya lo eran y lo seguirán siendo, los únicos seguidores verdaderos, debe uno colegir que es a ellos a quien va dirigida tanta verborrea extraparlamentaria y off topic, con trenka o sin ella, no hay nada como la masa, para ponernos en nuestro lugar, ya lo dije una vez, «Internet es lo que tiene: nos pone a cada uno en nuestro sitio», lugar exacto, añadiría ya hoy mismo.

No se busquen parábolas con personajes y de parecerlas se debe más a la necesidad de disfraz que toda verdad necesita; pero no hay tiempo para explicaciones, debo ocuparme de asuntos graves, en la certeza de que a nadie, salvo a mis amigos interesa, y a mi familia, pero como esta no lee cuanto escribo, no corre uno el peligro de parecer demasiado particular, y por tanto, de ahora en adelante, prometo seguir como hasta ahora, sabiendo que quien debería leerlo no lo hará,como nunca mostró mayor interés por mis letras que las que podía usar, utilitaria ella, la Sirena, armas en mi contra o para seguir obligándome a jurarle pleitesía, como siempre, hoy más que nunca, su indiferencia en mi arriesgado disparate, hacen de mis actos, y aún más de mis palabras, el más ambiguo de los apotegmas previsibles…«El crisol es para la plata y el horno para el oro, pero el SEÑOR prueba los corazones.Proverbios 17:3»

Saludos, Anónimo Lector.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s