Viernes Santo. Porque algunos lo son.

paradox human

…en la muerte de Adán.

A casa del patriarca, por sorpresa.
Llegan de vuelta todos los hijos

Halláronle postrado en ojos fijos
La sola luz de una vela en la mesa
En tan sordo silencio

iban entrando de uno en uno,
hasta el astro al que orbitaban.

aquel héroe al que ocultaban,
sin éxito, un llanto inoportuno,
exiguo, nulo ingenio

si intentaban no mostrar su pena.
Los deudos cobijando tegumentos

lastimeros, recaman sufrimientos
sobre el camastro de la escena
de estilo imperio.

Tiñendo el aire en mudo azabache
evocando así el baile de los buitres.

Captan el hedor de vahos a salitres
invocar un señuelo que rechace
el fin del cautiverio.

Exclama el padre la voz levando
entre dientes, “Si sabéis de mi muerte,

está echada ya mi inversa suerte”
“No digáis eso padre”, susurrando
murmuran, casi en serio.

Musitó el anciano casi ciego:
“Si todos habéis venido a verme”

esas horas perdidas sin tenerme
no las mudará este trasiego”
juzga sin adverbio.

II

Se opaca, se desluce el seso,
la luz vislumbra del orco cercana

al alba, en que nació con aquel beso
obediente en la perfecta manzana
arcaico penitencio,

de un ángel, una orden de arena
exhaló a sus mil años y culmina

aquella raíz, que ha de ser espina
irreal rememorar tal condena:
bautismal del milenio.

Mugidos nobles sones, los acedos
acentos de las bestias se adueñan

del témenos caduco y sus remedos,
macular el tálamo, no pergeñan
cobijo ni remedio.

El primer muerto acudió a su cita
en hito, en fiera, mala, hora en vilo

su callar, lacera el padre recita
la visión nula y blanca, ex nihilo
de un sudario, el predio

“Abel, has vuelto mi retoño amado,
¿Dónde tu cuerpo a mi ojo escondías

hurtándote al solaz de mi costado
o, a tu madre a cuyas noches caías
de bruces en el medio?”

“Entonces, si te veo, estoy ya viendo
mi propio fin alígero, y sumiso

me someto, imagino al mal hirviendo,
ceda pues de mi alma su peso, inciso
mi dolor de su asedio.”

III

Ha de esperar el mal pastor suicida
compartir su tiniebla degradada:

la inicial podredumbre, no coincida
estrenar la necrópolis sagrada,
¿laurel premio corona?

Es ahora ya un reposo del hermano
cuyos huesos castos no alimentan

ni a reses, ni a ganados, es en vano,
tratarlo revivir. Y se acuestan
las luces de la aurora,

por mitigar un daño milenario,
tuércese la voz y el gesto oprime:

¿a quién no va a ver más que en un osario
sino al padre, ay, sí, si redime
al hijo muerto ahora?

Recíclase así el guardián de espigas
al ser desde entonces centinela,

de los campos ollados por ortigas,
los lares de cadáveres en vela,
sin nadie a quien se llora.

De sal el horizonte de pez, cava
una tumba para el amo, sin cabeza

con los pies en barro ya se acaba
la infeliz remendad sin pureza
ni sierpes, ni personas.

IV

Plomas nubes saben que el siguiente
muerto debió tal vez, ser, el primero

de todos los difuntos, el más fiero
no puso más que negra simiente,
así el futuro lloviendo.

Abril. 2008, Salamanca

Saludos Anónimo, hoy más que nunca, Lector

…el final… por la inmensa Kathleen Ferrier y Mahler…
Um Mitternacht
Hab’ ich die Macht
In deine Hand gegeben!
Herr! über Tod und Leben
Du hältst die Wacht
Um Mitternacht

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s