De la Familia, Pablo somos todos.

Lewis Hine

Lewis Hine

Se acaba el año y a nadie le interesa nada más que llegar al siguiente, y éste que ha de venir con la mitad de la población en coma etílico y la otra en coma diacrítico en forma de impostada alegría y abigarrada mampostería de tules y gulas sobre campos de azur y gules de ignominia del peor gusto y la mejor hipocresía.

No tenemos derecho a ser, ni a sentirnos bien, ni a compadecernos, no tenemos lícitas maneras de ser, derivadas de la ignorancia del mal ajeno en tanto seamos parte del mismo. ¿Cuántas veces disculpamos la existencia del mal, su injusticia, su legal bastarda y su hija natural, la pobreza por nuestra «parca» suerte con gestos de beata bisoñez cándida de ciudadanos no del todo malos ni responsables?

No seremos culpables, tal vez, pero un poco desdeñosos con la verdad, sí. Todos, a poco que nos riegue algo de sangre por el témenos de la frente hasta sus colinas, esos arcos del cejijunto egoísmo, las que nos apartan del mirar al indigente, que no es una persona de curiosas costumbres, no, es la otra cara de la vida en que con unas dispares y heterogéneas iniciales, por dar un ejemplo basto, ese, y no otro, seriamos nosotros.

Quien no vive en la calle, vive en el miedo. El miedo a caer en medio de la otra vida, la incomoda y salaz de los poetas bohemios…las manos frías no tienen nada hermoso, sólo en Ópera, y por un Puccini, el resto, franceses que hoy hacen de los miserables un musical que levantaría de la tumba a muchos, sí, esos que de tanto formol, o piedras, no lo consiguen. Y falta hace. Necesitamos más muertos que nos Hablen desde allí, no desde Estrasburgo. Por muchas coletas y muchosyeswecanemos en sus modos vendidos al albur de medios infectos.

No es que sean viejos, lo terrible, es que ni siquiera han aprendido de los muertos, de todos los muertos…Incluso de aquellos que creen vivir en el Cielo que el iluminado trasnochado quiere «tomar por asalto» no por consenso, eso es de asambleas…como las iglesias, y las de los círculos, Del Infierno. Aquel infierno que no son los otros, es el ansia desmedida del Poder, basado en la indemostrable creencia y estúpida fe de que «alguien», una sola persona, se llame como se llame y sea quien sea, puede cambiar algo. Por mucho disimulo de acémilas formas en reuniones trinando todos a la vez, para negando, sonriendo desenfocado para sí mismo al contemplar el resultado esperado.

NO es cierto y nunca lo ha sido, al menos en Política. Pero a la sombra de esa egolatría siempre se agazapa el tapado, el rijoso de larga nariz y cortas entendederas, y esos, esos sí que dan miedo, pues en su cobardía y zalamera predisposición a agradar al amado líder, nos matarán a todos, como los hijos de aquella gran señora… en este bunker que se llama la Red, y nos han de matar, con el peor de los venenos, la mentira, que es la suprema traición, como bien sabe todo hijo del lugar común.

Es evidente que Dios, dudó siempre de su creación, de lo contrario, no nos habría sometido a ningún ensayo, esa probeta gravitatoria llamada Universo. Y, ¡Ay! para querer arreglarlo…con la redención. Pero si el pecado está en nosotros es así como somos.

Pero aquello que no será menos cierto, es qué, contra toda vana ilusión, no necesitamos la «redención» de quien nunca confió en nosotros como ciudadanos, ni como pueblo ni cómo país, ni como «compañeros ni compañeras», una familiaridad que nadie osa discutir, no; ni llamándose Saulo, otro que le discutió al mismísimo Hijo de Dios, sus propias palabras, no será, pues, quien nos libre de ser como somos, pecadores, y saben por qué lo creo, porque Él, Pablo Iglesias, es uno de los nuestros.

Y desde luego, con mejor futuro, así es «la Familia», uno, y no el mejor, siempre es el preferido de Papá.

Saludos, Anónimo Lector.

Crédito Imagen

Sobre la imagen: Recomiendo vivamente la revisión de la obra de este fotógrafo norteamericano, Lewis Hine. En otros tiempos, yo mismo hubiera sido uno de esos niños, al fin y al cabo, no dejo de ser el hijo de un carbonero.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s