Navidad es Familia

rembrandt- descanos huida a egipto

La llegada de La Navidad es como la lectura de un poema del que apenas percibimos su sentido, aquel que con tanto esmero el poeta intentó esconder a la futilidad de la evidencia. Con el paso de los años, el poso de la verdad métrica o libertaria, acaba por cebar mimosamente el rescoldo de las cenizas que suponen la vida cotidiana, esa que se alarga año tras año.

Así en estos días, las pavesas de aquella fogata de las cavernas hurañas que todos contenemos en la cadena de los epifenómenos, mitad costumbre y mitad genes, renacen con el flamante fulgor de las bengalas, breves luciérnagas de buenas intenciones y mejores deseos, recobramos ex nihilo…se diría, una cierta humanidad, o su facsímil de anuncio invade a los creyentes y a los acres de carácter que reniegan de poemas y de nieve de poliestireno, dispersando los unos, tanta beata molicie como enojosa quejicosía los otros, y en medio, esa brevedad bisoña, que está entre el viento de otoñó y las rebajas de enero.

La navidad nos habla de la Familia, y de sus posibles etimologías, las que más me gusta es aquella que hace referencia a quienes nos quitan el hambre, pero no sólo la del estómago, no, todas las necesidades de cariño, compañía, solaz, comprensión, en definitiva, aquellos, los nuestros, que no sólo no nos quitan la «gelida fame», al contrario, nos sacian con la más humilde de las humanas capacidades, la del roce del verdadero sentido de la vida: No estamos solos.

Ya pueden las estrellas tener billones de seres que giren indiferentes a su astro y a nuestro geoide acuoso manchado de terruños de colores divisos a la estupidez, pueden, pero nosotros estamos aquí y ahora, y pobre de aquél que no tenga familia, nada más triste puede sucederle a quien aspire a ser algo más que un mero tránsito del segundo principio de la termodinámica, tan díscolo como inevitable.

La Navidad más común para todos, nos habla y cuenta de una familia pobre, de una madre soltera y recién esposada con un hombre, que contra toda ley de la normatividad de género, esa que nos inunda por todas partes, al desprecio de toda histórica cobardía, no sólo forma una familia, sino que salva al mundo, al decidir seguir, no ya un sueño, cosas de los evangelistas. NO, ese concreto padre se guío por el mayor de los instintos, el AMOR, sí, Y aquella firme niña, mujer ya, al ver los ojos de aquél su hijo, reconstruyó el MUNDO, para toda la eternidad; al verlos y ser vista por ellos, en parpadeo balbuceante, se llama reconocimiento y será así «Ab æterno», y esa, y no otra mentecatez es la esencia de la vida humana, cada nacimiento de un ser único es el auténtico milagro de esta especie. Todo lo que rodea a la navidad de un niño es hoy muy diferente…cosas de la cultura, una manía como cualquier otra.

Y sin embargo, no faltan Herodes, el de los Grandes en eponimia… (pobre hombre, ése del cual el evangelista Mateo imaginara edictos), que a imitación de aquel monarca se empeña en convertir la epifanía, la de cualquier ser a través de su nacimiento, ya sea en serosas cuevas o vaporosos palacios, en muerte, y desolación. ¡Ay! De ellos, los herodes, que asustados se revelan en su fugacidad, y mandan atajar el cuello y la vida de los destinados no a reinar, pues a nada aspiran más que al simple hecho de vivir, sólo a vivir, con dignidad, a ser posible, y en familia. Siempre en familia.

Saludos, Anónimo Lector.
Imgen: Rembrandt Harmenszoon van Rijn (Leiden, 15 de julio de 1606 – Ámsterdam, 4 de octubre de 1669)

Coda: Los versos finales del Poema «Il Risorgimento,» de G. Leopardi,
Canto XX, final.

Mancano, il sento, all’anima
alta, gentile e pura,
la sorte, la natura,
il mondo e la beltà.
Ma se tu vivi, o misero,
se non concedi al fato,
non chiamerò spietato
chi lo spirar mi dà

Y un regalo musical

Sir Colin Davis conducts the London Symphony Orchestra, Susan Gritton, Sara Mingardo, Mark Padmore, Alastair Miles and the Tenebrae choir performing Handel’s Messiah.
Recorded in December 2006.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s