Crece el desierto

mementomori

CRECE EL DESIERTO. ¡AY DE QUIEN DESIERTOS ALBERGA!
Final del poema:
Crece el desierto: ¡ay de quien desiertos alberga!
La piedra rechina junto a la piedra, el desierto serpentea y extermina.
La muerte terrible mira con ardor pardo
y masca — mascar es su vida…

No olvides, hombre, el placer extinto:
Tú — eres la piedra, el desierto, eres la muerte…

Original
Die Wüste wächst: weh dem, der Wüsten birgt!
Stein knirscht an Stein, die Wüste schlingt und würgt.
Der ungeheure Tod blickt glühend braun
und kaut —, sein Leben ist sein Kaun…

Vergiss nicht, Mensch, den Wollust ausgeloht:
du — bist der Stein, die Wüste, bist der Tod…

Friedrich Nietzsche, 1900
Traducción: Txaro Santoro & Virginia Careaga

¡Ay de aquellos que hicieron de su placer extinto la muerte de los otros, vuestra serpiente una vez más os ha liberado!
¡Ay de nosotros! Desiertos mascados por la ley del tiempo, motas de nada, rodando en pos del viento que no cesa, no necios, sí necios y ciegos.
¡Ay! ¿Cómo albergar la muerte y creerse la mentira de la Historia, esa gran coartada…?

Saludos, Anónimo Lector.

En días como éste, en fin, nada.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s