Bárcenas: «Me equivoqué al confiar en un Presidente de mi Partido que me aseguró que hacían todo lo que podían»

MS Franz Xaver Messerschmidt

En un futuro cercano todos y cada uno de los Presidentes venideros de la nación española en el estrado parlamentario de esa cámara de representes y monumento a la futilidad, podrá citar las palabras de D. Mariano Rajoy Brey:

«Me equivoqué. Señorías, lo lamento, pero así fue. Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía. (Fin de la cita)»

Y así zanjar toda probable o imposible cuestión que afecte a la asunción de responsabilidades, las políticas, las que en verdad afectan a los «políticos», pues las judiciales, esas, «que el cielo las juzgue». Al descargar el calvario en Judas convertido siempre en el felón se da un giro ruin de la historia de la más recordada traición, con permiso de la de Bruto. Al menos Cristo asumió el Cáliz. Y se enfrentó a su destino.

Calvario, que no pasarán ninguno más de los presidentes de España, el próximo declamará con gestos de retórica impostada por asesores inmerecidamente bien pagados, y como decíamos citando, así podrían ser estas nuevas explicaciones para todo:

«Me equivoqué. Señorías, lo lamento, pero así fue. Me equivoqué al tomar esa decisión (sustituir por aquello que sea objeto de la explicación solicitada) basándome en la confianza en alguien, que ahora sabemos, que no la merecía, (por las razones que nos han traído aquí). Y ése ha sido todo mi papel en esta historia. (decir esto por todo Corolario y enfatizado)»

Como al Presidente de Gobierno, D. Mariano Rajoy Brey, con aquella mayoría parlamentaria tan ocupada en aplaudir a rabiar, no se le ocurrió que las equivocaciones deban ser corregidas, no añadió:

Por ello, Señorías, porque me equivoqué, presento en este preciso momento mi dimisión, irrevocable, de todos mis cargos. Es mi deseo que sean atendidos mis deseos con carácter inmediato. Sólo añadir, mi más profunda gratitud por la confianza puesta en mi persona durante el tiempo que he asumido mis responsabilidades siempre al servicio de España y tal y tal…

Y por ello, con asumir que las personas humanas, hasta los políticos, que tiene ojos y bocas, se equivocan y «En resumen» no se me vayan a aburrir, «que no existían motivos claros para creer en la acusación», ni razones para investigar por los cauces de investigación interna de los partidos o de cualquier otra organización seria, así pues, «Creí en la inocencia de esta persona», a pesar de todos los indicios en su contra, y teniendo en cuenta que «mientras los hechos no desvirtuaran esa presunción de inocencia» y como es sabido mi imposibilidad y la de mi partido, para averiguar por otros cauces esos hechos investigados, así como la contabilidad que debemos guardar en algún sitio, aún siendo Acusación Particular y personada en la trama Gurtel. Por no querer dudar, «Di crédito al señor Bárcenas, Señorías», «como creería en la de cualquiera de ustedes que se encontrara en un trance semejante» (Especialmente si dependen de mí, no leer), por todo ello, Señorías me equivoqué.

Bastará, además, con apelar a la franqueza, o la palabra de Dios, que para el caso: «Lo digo con toda franqueza: carecía de razones para dudar de su inocencia» Carecía de razones y de ganas de saber «Así es que me fíe de él y le apoyé. Sí, le apoyé», y qué equivocado estaba al contestar a sus SMS tal y cómo después se han interpretado «como apoyaría a cualquiera que sufriera una persecución que yo creyera injusta» Como ven, Señorías, me equivoqué en pensar por mí mismo, sin el apoyo de la realidad, cada vez mas tozuda en los hechos e indicios de las consecuencias de los mismos.

«Creí en su inocencia». «Esto es una cámara parlamentaria, señorías, no un tribunal» Por tanto, mi creencia carece de valor alguno, más bien demuestra que me equivoqué, una vez más, creyendo que creyéndole inocente yo, Presidente de todo lo que ya saben, todo se solucionaría. «¿Me equivoqué al confiar en una persona inadecuada?» A falta de mejor y más neutro calificativo, «Sí. Cometí el error de creer a un falso inocente» y lo cometí por no hacer nada de cuánto estaba a mi alcance para evitar mi propensión a la beatería judicial, «pero no el delito de encubrir a un presunto culpable» pues tal cosa, jamás se me pasó por la cabeza.

Hasta que, bueno ya saben ustedes, ¿no? «Lo hice hasta el momento en que, a los cuatro años de iniciadas las investigaciones», Cuatro años en que yo, equivocado, no tenía más apoyo que mi fe «llegaron datos que confirmaban…» todo eso que yo no quise saber, «Esto, además de revelar una manifiesta deslealtad con el partido que le había encomendado sus cuentas, confiado en él y defendido su inocencia, además de todo eso, constituía un hecho ilegal que no admitía dudas» ¿Qué sí me caí del caballo?, bueno tuve que esperar al último de mis SMS… y me equivoqué. Fue un duro golpe a mis creencias, como Pablo, me cegó la luz de las rogatorias, (mira, suena bien. No leer)

«¿Me engañó? Sí. Lo tenía muy fácil» (No sé si esto debería ser leído) «Yo no condeno a nadie de manera preventiva» Y cuando digo a nadie, no me busquen en las hemerotecas declaraciones que digan lo contrario que la cita cansa. Y además, entonces, sí que estaba enteramente equivocado, condenando a mis adversarios políticos…

«Dejemos que los jueces trabajen, Señorías» La Prescripción de mis equivocaciones será determinada por ellos, no me cabe la menor duda.

Y por ello, nadie debe dimitir en este país de arraigo al escaño y al cargo hasta que un juez decida cambiarlo por un catre. Los errores, y las equivocaciones no son materia que juzguen los jueces. He aquí, una nueva clase de jurisprudencia.

Saludos, anónimo Lector.

Crédito Imagen

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s