Tres de Julio


Plutarco
y la serendipia: Βίοι Παράλληλοι,

Nacer el mismo día no es suficiente.
Calendarios como genealogías de la nada numinosa

Hubiera pasado la tarde junto a la tumba de Keats, de haber sabido que la necesitaría, para poder imaginar aquella mañana en la Villa dorada de un argos cegado por Hera
Y así olvidar el día de Agosto, en que la tumba ya no sería nunca más de nadie, tan sólo suya en el cenotafio de un corazón de falso mármol travertino, que conservo, arrancármelo del pecho cuando el fuego me reduzca y así, esparcirnos. Sin mayor orden ni cuidado que aquel que el propio viento dicte.
To forget the days when… He then fell into mad silence.
Saudos, Anónimo Lector.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s