Las manos que ejecutan

GlennGould

Cuesta creer que las manos que ejecutan esta pieza sean las mismas en su apariencia de carne y de tejido, en su sangre y artificio, idénticas se diría en su destino, que las manos de un asesino y de su víctima, del deshonesto y del prudente, similares a las manos mismas del pobre y del tirano, o del soberbio y del humilde en nada diferentes, la misma técnica las anima, y de su uso nadie hoy se hace responsable.

Glenn Gould Y J. S. Bach

Saludos, anónimo Lector.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s