La orilla opuesta de este lago

«Gary Oldman fue sugerido para ser la reencarnación cinematográfica de Böcklin en un proyecto que acabó en el cajón de los rollos sin financiación, tal vez porque para el papel de Marie Berna, Condesa de Oriola, se había propuesto a la actriz Jodie Foster, y ambos egos no pudieron ponerse de acuerdo en el orden en los créditos. Una versión del guión rebela una semejanza argumental entre la historia del encargo del Réquiem de Mozart y la de la concepción de la pintura conocida como La isla de los muertos. En ambas historias un personaje desconocido, un «gris» enviado por el Conde Walsegg, encarga un proyecto en concreto, la diferencia más llamativa es que en el caso de Mozart, el agotado músico nunca concluirá su misión, mientras que en el del pintor suizo, la obsesión por dar con la versión definitiva, acabará con su vida. A través de las cinco versiones que se conocen del óleo, el esfuerzo por averiguar la identidad del personaje vestido con lo que parece ser su propia mortaja desembocará en una trama de intriga policial y fantasmagórica.
El personaje del marido de Foster en la cinta nunca fue despejado, pues los productores querían jugar con el misterio de su identidad hasta el final de la misma, el uso de la cámara subjetiva estaba diseñado para acrecentar el ritmo hacia un final sorprendente e inesperado, efectismo que se puso muy de moda en aquellos años. Entre los nombres barajados para esta producción fallida se propusieron a David Finch y Lars von Trier, pero el danés declaró pronto que no partiría de un guión ajeno, se rumoreaba que la primera redacción era de Jean-Claude Carrière. Algunos nombres menores, pero solventes, creyeron tener una oportunidad, después de esta espantada, la célebre productora Orion, tenía en la sombra trabajando a guionistas en contacto directo con su departamento de postproducción, detrás de esta maniobra se intentaba asegurar el sí de cualquier director al que se le presentase un proyecto perfectamente encarrilado. Nadie imaginaba que este sería uno de los últimos proyectos de la productora surgida de los despidos de unos ejecutivos muy enfadados con United Artists allá por 1978.
Hace años circulaba por la red una versión del guión en el que después de una lectura inicial, se percibían los ecos de temas tradicionalmente literarios en la cinta, el ejemplo más claro era el de Orfeo, en este caso encarnado por la Viuda, en un giro muy habitual en aquellos años, y la amada secuestrada por Hades sería el marido muerto, pero en un alarde de supuesta originalidad, el muerto era el mismo Hades traicionado, el papel del pintor, como detective de la verdadera trama por medio de la pintura y sus propia condenación daban una vuelta de tuerca, pues la muerte en sí misma no es alguien ni un lugar, es un deseo, insatisfecho para vivos y muertos igualmente, de ahí que el guión resultara confuso en sus planteamientos.
La trágica vida de Arnold Böcklin, quien enterró a ocho de sus once hijos, es contada mediante elipsis narrativas que dejan claro desde el principio la vinculación del pintor con una petición por parte de la Condesa, nada extraña si a ello añadimos un diseño de producción que se caracteriza por utilizar el aire del siglo XIX, es decir, el vapor, como una niebla orgánica que sólo se disipa en los momentos en que los personajes recuerdan la vida en Fiesole, lugar en le que morirá, presuntamente, Böcklin, la limpidez Toscana se opone así al gris plata de los recuerdos de los personajes.
El elemento sobrenatural no es en sí la utilización de los fantasmas como ectoplasmas típicos del siglo de los espiritistas, caracterizado por lo onírico, y para ello se sirve de varios recursos, el recuerdo como experiencia presente y el olvido como pesadilla, la indiferenciada fotografía, se cree, contribuiría a dotar a la película de un clima lo suficientemente irreal como verosímil, y esto parece ser, al fin y al cabo, la dificultad que llevó al abandono definitivo de la malograda producción».

Saludos, Anónimo Lector

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s