Radio Clásica, mi devoción snob

Buscando información sobre un colaborador de Radio Clásica, me he encontrado con la recurrente polémica revivida cada temporada coincidiendo con el anuncio de la nueva programación de esta Hija Discreta de la Radio Televisión Pública. Es de esperar que en un nuevo anuncio vuelva a pasar lo mismo. Los oyentes, los fieles, los devotos seguidores de Radio Clásica llegamos a tener una fijación freudiana con esta emisora. Es como nuestra madre y a ésta ni mentarla. Desde la distancia de este lado de la orilla el tiempo pasa y pese a las debacles anunciadas, la ruina inminente y el Armagedón del acabose, siempre se vuelve a Radio Clásica.
Añoraré por siempre el deslumbramiento de la ironía de Jose Luis Téllez quien con Olga Barrio y su risa me llevaron de la mano de sus voces al contraluz de una vida muy diferente de la que por entonces llevaba, fuera del barrio donde me críe, en la soledad compartida de la niñez y cuatros hermanos más, la música que llaman culta, ejerció, y lo sigue haciendo, la fascinación de lo bello, aspiración esta que por ser noble en sí misma, justifica la cursilería de mis palabras. Fueron ellos los culpables del descubrimiento, junto a los libros que caían en mis manos, de un hecho indemostrable, la cultura, el pasado y la herencia de ambas, en definitiva El Arte, su mejor idea factible, no son patrimonio de ninguna clase, real o coyuntural, y como el mundo muta para todos, elegir la belleza como alimento del alma se convirtió en la mejor forma de protesta a la que podía aspirar el hijo del carbonero. Hoy sé que los frutos de esa batalla sólo sirven para tener una vida llena de anhelos sin consumar.
Sé de la dignidad de la pobreza, pero soy aún más conciente de que no hay peor castigo que privar a los demás de la posibilidad de encontrar el placer no sólo en aquello que alguien ha decidido que le es propio y conveniente, sino en la falsa tradición de lo popular, folklore adaptable al prejuicio y a la explotación inmisericorde del gusto ajeno, imposiciones de despotismo ilustrado que no son extrañas en la reivindicaciones del estereotipo y el cliché del gusto del pueblo llano. Siempre me viene a la memoria el uso de Bach de lo ajeno en los corales protestantes, y el «padrenuestro pop» postconciliar que martirizaba mi niñez, en un caso la belleza se permuta, en el otro se renuncia sin paliativos a la misma tradición que inspiró al propio Bach.
Nunca entenderé que el horizonte cultural que sentimos como propio se asuma desde la ignorancia. Todo deberíamos ser libres para elegir los muebles con que decorar el salón vacio del alma, y la música que nos acompañará al mirar por la ventana de la vejez. Radio Dos, Clásica ahora, hizo posible en mi caso esa elección, cada día agradezco la pulsión vergonzosa de mi snobismo, no me pierdo ningún gran festival europeo, ni concierto con maestro, ni ópera de estreno, eso sí, siempre con y desde esta emisora que en mi ciudad aparece la primera en el dial, en sus ondas los muertos y los vivos me saludan cada mañana.
Quería homenajear a los profesionales de Radio Clásica y he acabado hablando de lo más inadecuado, de uno mismo, sea su mención, no todos, pero ellos lo sabrán por otros, mi rendida pleitesía. Carlos José Costas, inolvidable en el recuerdo, como los que siguen, y los que que me faltarán, Ángel Sánchez Manglanos, Arturo Reverter, José Luís Pérez de Arteaga, Rafael Banús, Sergio Pagán, José Ramón Ripoll, Roberto Mendes, Ana Vega Toscano, Martín Llade, Luís Ángel de Benito, Jesús Trujillo, Mercedes Puente, Juan Claudio Cifuentes, Cifu, y cómo no, Araceli González Campa, (y su inseparable Fernando Argenta) a quien nunca me atreví a solicitar nada en el Correo del Oyente. No pueden estar todos, alguien debería escribir su historia.
La Locución, por cierto, en Radio Clásica es un arte que nunca debería perderse, como Rafael Taibo, Modesta Cruz y José María del Río demostraron, entre otros muchos, largamente.

Saludos, anónimo Lector.

Adendas:https://pforsini.wordpress.com/2014/12/19/el-mundo-de-j-l-perez-de-arteaga/

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s