Horquillas en el pelo

Se olvidó de contar cómo acabó alguno de los asuntos que parecieron preocupar en aquellos días a la hermana mayor, siempre con la carga a cuestas de hacer parecer las columnas tan insignificantes como las horquillas que le enderezaban el moño, pero como en la misma vida, a los reyes necesarios les suceden los que aun están vivos, así en la corte de sus intereses, pasó el silencio, esperando que este resolviera los finales por describir.

Saludos, Anónimo Lector

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s