Sumar

Sus pucheros en aritmética no sirvieron para hacerla retroceder, se sentía tan segura de que nada la podría contradecir que avanzó la mano para recibir la palmeta, supo así que de los golpes una tras otro, aprendería, al menos, a contar hasta veinte.

Saludos, Anónimo Lector

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s