Mi Prima es más Bonita.

La Gioconda del Prado.
Gioconda, solamente hay una. El retrato de Mona Lisa, es una obra tan única como sublime. Su melliza, que no gemela univitelina, cosa improbable, no hace sino demostrar la verdadera dimensión de la rareza pictórica de Leonardo. Su genialidad en suma. Sorprende y anonada quien en aras de un “épater le bourgeois” rancio como presuntuoso, se muestra partidario de la idea de que incluso la supuesta copia de un discípulo como Salai es en cierto modo superior a la original. La visión de la melliza, no hace sino acrecentar la rareza de la obra de Leonardo, precisamente, no en ella misma, o por ella, más bien por la influencia que tuvo en otras obras y no sólo en el género del retrato.
Olvidar esto, es dejar de lado la originalidad radical de La Gioconda. De nada sirve acusar a la expuesta en el Louvre de suciedad y craquelados o barnices varios, faltas imaginarias por otra parte, ella es así ahora, pues el hecho indudable, es que fue más parecida al resto de la obra que sí conservamos de Leonardo de lo que nunca será la copia de Salai, presunto autor. La melliza tiene a pesar de haber sido ejecutada al parecer al tiempo que su hermana, prima o amiga, el aire de temple que no tienen las obras autentificadas de Leonardo. Aceptando el hecho de que el tiempo haya perjudicado la inusual manera de trabajar los pigmentos de Leonardo, resultaría curioso que precisamente ese tiempo hubiera envuelto a las demás y verdaderas obras maduras del pintor, de ese aire “atmosférico”, por decir sólo una obviedad, que es incluso apreciable en un cartón como el de Santa Ana, La Virgen, el Niño y San Juanito, (1501 en adelante) hoy en la National Gallery de Londres, (Cartón de Burlington House), y no sólo por la escasa luz con la que se exhibe tal obra. Aquello que caracteriza la obra de Leonardo no se encuentra en la melliza, por mucha indulgencia, comprensión y demás tolerancia contemporánea que estemos dispuestos a emplear. Se encuentra esta melliza, más cercana a la influencia que ejerció en la manera de abordar el retrato de Rafael, la famosa Dama del Unicornio es un buen ejemplo, o el retrato de Maddalena Donni. Influencia gripal, piedad por el chiste fácil, que se extiende en el de Urbino por su obra y su legado como en tantos otros.
Los retratos de la época milanesa de Leonardo son tan problemáticos, por su estado, que son la prueba de que Leonardo no llegó a su Mona Lisa por casualidad, y demuestran que Leonardo desde su Ginebra De Benci, había reflexionado sobre qué es en definitiva un retrato, y por raro que parezca, lo encontró entre sus propios apuntes, en la sonrisa de sus dibujos, de los que no cabe la menor duda algo debía a su maestro, Verrocchio, pues alguna cosa aprendería Leonardo en su taller, por mucho que nos lo imaginemos con esa precocidad que envidian secretamente los modernos incapaces de reconocer que el trabajo es la única verdad que liga la obra a esta tierra de fantasmas de tres cuartos de hora.
Todo puede dar para buenos y sesudos ensayos, hoy no es el día, sólo añadir que la verdadera Gioconda nos embarga con su postura dinámica, el sutil entramado de la figura y su fondo paisajístico, el tono de verdadera humanidad de una mujer que nos mira desde esa ventana a su mundo e instante, como la profunda invención de la ambigua psicología que anima la sonrisa y la mirada entre aquel tiempo y nosotros, inusitados espectadores de un fragmento de microcosmos habitado por la esposa de Francesco del Giocondo y que nadie ha sabido porqué nunca disfrutó de la obra. Tal vez sea esta melliza, de la que tanto presume un Prado sin Leonardos, la obra que finalmente entregó Leonardo, tal vez.
Saludos, anónimo Lector.
Nota: Cuidado con las limpiezas, La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana, (1508 en adelante), del Louvre ya ha sufrido la mano, y en este caso no se trataba de quitar el humo de las velas…

Anuncios

3 Respuestas a “Mi Prima es más Bonita.

  1. IMuy buena esta entrada a tu blog.
    La verdad que Mona Lisa solo hay una. Mona Lisa es una obra que atrae a muchisimas personas, sobre La mona Lisa y su creador Don Leonardo Da Vinci se han escrito tantas cosas que lo mas probable es que nada de lo que se ha escrito sea cierto.
    Sigue asi con tu blog.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s