El Tiempo Detenido y a su Espera.

 

 

 El tiempo detenido

Nos parece que todo pasa al mismo tiempo que pasa, a nuestro lado el atardecer prometedor de un mañana venidero pero nada sucede por qué si. La vida siempre al acecho de lo incontestable nos sorprenderá un día más con las cosas que creemos sucederán, pues imaginamos el futuro. Creemos en el libre albedrío, pues nos resulta necesario  para seguir viviendo en un mundo donde el orden sólo quedará roto por los de siempre, los otros. Creemos que nosotros no participamos en el futuro de manera decisiva, y quienes los creen no lo hacen o los hacen Santos. Pero la libertad del creernos libres nos permite transitar por el mundo de manera aséptica, sólo infringimos pequeñas normas a cada paso de nuestra inconclusa idea de que al fin y al cabo pertenecemos a una corriente general que nos arrastra a todos por igual. No es cierto.

            La Historia está llena de visionarios que en su megalomanía han creído cambiar el mundo y en su sueños han llenado las estadísticas de cifras abrumadoras de crueldades sin cuento. Dentro de poco Juan Pablo II será proclamado, primero Beato y después, Santo, si nadie lo remedia. La Iglesia está en su perfecto derecho a llevarlo a cabo, cada club elige sus honores y a sus miembros. Pero curar por intercesión es como poco, sospechoso, de ser considerado una superstición como cualquier otra. No se necesita gran cosa para ser Santo. Especialmente cuando has dedicado todo tu mandato pontifical a viajar hasta Tombuctú  y aledaños con mensajes de rigor harto más que discutibles. Pero es lo que tiene el marketing eclesiástico que reinventó el futuro beato.

            No es que no merezca ser Santo, es que ya no hay santos, ni con minúsculas ni con comillas. Ya sabemos de las regiones remotas que ocupa el alma humana y las oscuras motivaciones que se esconden detrás de ellas para hacer lo que hacemos. Espero que el Abogado del diablo de la causa en curso analice tanto despliegue mediático en un mundo donde las palabras no sirven gran cosa, sólo su simulacro característico, de un mundo donde la línea que divide el slogan de la majadería no es tan raro.

            Nos vienen más santos a los que celebrar y orar pero pocas tumbas que visitar con la emoción que procede de la visión de una gran obra de arte. Ya sabemos de la supuesta sencillez del futuro santo, pero necesita algo más digno de su supuesta santidad. Un artista que sea capaz de convencernos a través de su obra de que nos encontramos ante el real milagro de ser excepcional más allá de la muerte, Búsquelo la Iglesia.  

            Saludos, anónimo e inestimable Lector.

Anuncios

Una respuesta a “El Tiempo Detenido y a su Espera.

  1. HOLA PIER FRANCESCO ESE YA SE REJUBILÓ PARA SIEMPRE A MI ME QUEDA LLEGAR A LOS 67.
    YA NO HAY SANTOS SOLO ILUMINADOS.
    Y CUANDO PIENSO EN ILUMINADOS PIENSO EN MI COMO ILUMINADO POR PONER EN CAUSA MIS SENTIDOS MIS CAUSAS Y PREPARAR MI VIDA PARA LLEGAR MAS ALLÁ DE LOS 67 SABENDO QUE TALVEZ NO LLEGARÉ Y SI LLEGO YA NO HAY REJUBILACIONES PARA CASI NADIE EXCEPTO PARA OS DE LAS VITALICIAS. SALUDOS AMIGO

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s