La Honradez en el Arte, aproximación Banal.

Documento sin título


 

Quisiera comenzar este año nuevo con un tema poco usual en estos tiempos, o por lo menos eso nos parece. Se trata de la Honradez. Sí, la honradez en el Arte. Para ello que mejor que comenzar con una anécdota literaria. Charles Dickens, a través de uno de sus personajes en Oliver Twist, el dedicado al personaje de Sr. Brownlow y su ama de llaves, hacíale a ésta, decir sin mencionarla, a propósito de la fotografía que ese nuevo invento no tendría ningún éxito, pues tendiendo los pintores a pintar a las mujeres más bellas de lo que eran, el nuevo sistema proporcionaba o mostraba “demasiada honradez, tanta que la gente no la soportaría”. Recordado esto, se nos presenta, la honradez, de manera que definida apela a la rectitud y la integridad y una acepción interesante: respeto por las normas que se consideran adecuadas. Si derivamos al mundo de los artistas, encontramos que la honradez es bidireccional. Pues pudiendo ser honrados con los demás, lo más frecuente es que se consideren honrados consigo mismos.
Si se hiciera una encuesta entre los connaisseurs del mundo de los pintores, troncal referencia de la Cizaña Estética, diríase que Velázquez, fuera a ser el considerado como el más honrado de los susodichos. Es una recurrencia en su bibliografía, pero lo interesante de la honradez de su pintura no es su resultado. Velázquez pintaba ya en sus últimas obras con manchas se diría. No es el único pintor de manchas, muchos otros han representado el mundo a través de las mismas. No pintaba lo que veía, pintaba lo que quería que viéramos los demás. Esa honradez es cosa rara. Los pintores de manchas tan honrados con su mismidad, abundaron mucho durante una época. Pero ellos se empeñaban en que los demás viéramos su mundo tal como era, testarudamente, y está por demostrarse que lo consiguieran.
La honradez, no ha desaparecido, Dino Valls o Lucien Freud, o Carmen Jurado, son ejemplos de ello. No obstante, la integridad y la rectitud no. Nos queda mucho por recorrer camino hasta llegar a ello, pues ya no son valores en alza, pero siempre me pregunto si la honradez entendida como ese tedio en hacer siempre lo mismo es en verdad una rectitud de espíritu íntegro. Se puede ser honrado con los demás y con uno mismo, sin menoscabo del arte, pero el arte está, afortunadamente a salvo de los valores de los artistas, sólo el tiempo lo estima todo.
Saludos, anónimo e inestimable Lector.

Anuncios

2 Respuestas a “La Honradez en el Arte, aproximación Banal.

  1. tal vez una de las tareas más importantes que tenemos pendientes sea la de aprender a mirar sin miedo…
    sigue enriqueciendo mi mundo como desde siempre -que se dice pronto- lo haces
    Te quiero

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s