La Barba de Matisse

 

El craquelado de Matisse:

A propósito de la portada de la revista Descubrir el ARTE, en la barba del Pintor.

Es el craquelado de Matisse cosa muy de apreciar. Pues viene a ser como la quintaesencia de los que después vendría. Tanta textura de esa que resaltan antes de que lleguemos al museo o sala de exposiciones, pues son de tamaño tan descomunal en su modestia poverosa que no pavorosa, que también las hay.

Son tantas y tan variadas las maneras de hacer de la materia, cosa, fenómeno pictórico que aburre a las ovejas del cielo, que digo yo que las ovejas después de nuestro estómago van al cielo de las mismas. Y digo qué son tantas porque es tal la cosa en que el óleo, cuando fue desterrado y maltratado por los de siempre, se inventaron los polvos y las mezclas sintéticas, de todo tipo, y arquetipos, que ya no se pinta (bueno hace mucho que ya casi nadie pinta) que las obras de arte son más una enciclopedia del corpus químico, más que eso mismo o propio de ellas, obras de arte.

Pero necesitamos de eso de materia. ¿pues, detrás de ella, qué se supone qué hay?

LA OBRA, o esa gran metonimia de la vida, tropo para designar la NADA

Apariencias de la simulacridad, no, no, no lo he escrito mal. ES simulacro con caridad, pues se necesita de toda clemencia para tragarse tanta cosa rugosa, retorcida, estriada, abigarrada, y demencialmente interfecta desde su mismo concepto. La materia masa para las masas. La materialidad Grasa, en su genuina acepción.

Todo vale. Todo es todo, pero precisamente lo todo acaba por ser el mudadal de nuestras miserias. Pero se llama denuncia… Delaciones de próceres artísticos… que cobran a precio de vaca sagrada su mierda, la da la vaca. No la suya, la anécdota por manida es ridícula.  Qué si piña de Manzoni.“Es una crítica a la importancia de la firma en el valor de una obra de arte.” ya…si, si, si, pero la vendió…¿ O NO?

Podía haber enlatado en frascos a lo Coco Chanel… con numero de serie y a la vista de todo el mundo lo que enlató. Ya que te pones estupendo, embute la mierda en Murano cular de marca…y  tripa cular de la ternera de Kobe…

Ay! qué divertido resulta todo para quien no se goza del reflejo de un cm cuadrado del  Georges de La Tour. O el Arellano…tan caro en su delicadeza. SI, delicadeza.

Hubo un tiempo en que la materia, transmutada, era el mundo, no el que se veía, el que se ubicaba dentro de cada una de las almas que cada ser, al contemplar la obra, nunca más se olvidaría, no en su totalidad, pero si en su lealtad, para el espectador.

La materia de la que estamos hechos, a semejanza del Dios que cada uno elija, es sagrada…especialmente en Cristhies. Si lo sabrán ellos… los artistas. 

Saludos Anónimo Lector, y por supuesto, la imagen que acompaña a esta entrada es original del autor de este blog, jfc.

 

Anuncios

Una respuesta a “La Barba de Matisse

  1. Objetos refinadosA mostrar Una alquimia sin alambiquePara que se callen los ignorantesCuando abran el pico Si cuando abran el pico Y una censura sordaSe calla en una belleza En dispositivo femeninoCon una sonrisa cómplicey un pestañear de ojos Al compadrio (compadres)En una insegura estética Que está todo echo Y solo faltaba a nosotros ( ignorantes que no robamos) Su medicina saludos grande pier y gracias por tarer a la luz ………………………………

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s