Noviembre en Agosto…sin más.

     

        Las Urracas se presentan  por una vez en tropa.

 

   Los cipreses asisten, como siempre, estatuaria vegetal, que plantaron los dioses antiguos que como estelas saben imponerse ladinas, a los nuevos dioses.

    De cruces se interrogan por el devenir que ya se sabe alimentaran el pasto convertido en plástico un 1º de Noviembre.

Panes hechos de disculpas.

Se adornan los primeros de Noviembre como los ajuares de los nuevos ricos.

       De nuevo rico, para muestras de vecinas. De vecinas envidias, y de injurias en un mentidero de simulacro.

Simulacros, todo es un simulacro. Respiran aliviados los vivos por los muertos. Ellos y no nosotros. Ellos y no, gracias a dios, nosotros, tan nuestros.

Vago consuelo el de los que postergan su futuro ineludible.

De camino hacia el cementerio los ancianos se persignan, presintiéndose allí abajo. valor, necesitan par hacer esa Odisea anual.

      Una anciana le habla  a su marido como nunca le había hablado antes , nunca osaría hacerlo con ese intimo rencor o lo contrario, llena de perdón y piedad.

      En su exordio, le reprocha, recrimina, consuela y sobretodo se confiesa, aquello que nunca dijo, por fin , llegado el día, es capaz de decírselo, decírselo a sí misma.

         El mármol, el granito, el ónice espaciado, pugna por cubrir las ansias de quien en vida se privó y usurpó a los demás de la misericordia que nunca creyó que los otros merecieran. Ahorro ruin y vil, mezquino, para ser lucido en el cementerio.

A veces el 1º de Noviembre llueve. No es que llore el invierno ya cercano, no, gimotea el cielo. Solo se lava, y encharca las culpas que durante el año los vivos han alzado hacia el cielo, que por ancho recaba toda maldad e inquina posibilista.

De entre todas las cosas terribles que le hacemos a los muertos, quererlos es lo más protervo. Porque bien saben los muertos, que nuestro amor alimenta sus gusanos. Que engordando no con su magra carne, es precisamente nuestro amor, el de los vivos, el que más les conmueve a escarbar hasta llegar a los huesos, ocultos a la vista ciega de la larva inexpugnable.

Nuestros huesos, blancos y amarillos son la última frontera para nuestros queridos gusanos.

            Qué tristeza ver las sepulturas abandonadas con las cruces cimbradas, los costados de ladrillos cementados semihundidos y pisoteadas por la indiferencia de quien tiene cenotafios, mausoleos y palcos de pórfido falsariamente pétreos a los que acudir raudos.

Y los Nichos, como VPO, tan asépticos, por fuera, despensas de podredumbre, por dentro tan encaladas, que si fueran de cristal, nadie se les acercaría.

¿Quién osaría, audazmente ver esos resguardos de osamentas en su proceso ineluctable?

Y delante, entre escasos centímetros, las urnitas de cristal, con sus raídos recuerdos…Unos encima de otros como en la vida en los barrios, como en los polígonos, unos sobre otros, jerarquías baldías.

Porque creer que somos iguales en el fallecimiento…Cristo no está allí, en ningún Huerto del Señor,  bonita metonimia…muy dios, él, eludió ese destino.

                Dicen, que hay cementerios por los que circulan líneas de autobuses, dada su extensión, su casi se diría anchura celestialmente irónica, por ser solo tierra, y es que ya ni los deudos caminan o peregrinan, según el caso.

Transportados por la automoción moderna, se allegan con el Tintasol y el multiusos, y cargados de bayetas, se disponen a pulir granitos taraceícos  que ajaron el olvido y las inclemencias cada vez mas polutas de las grandes urbes.

¿Qué ensució, entonces la vida de quien ya nunca más será testigo de las lágrimas que las viudas, que los hijos, los sobrinos nepóticos desquicios, y aledaños por aviesos, y las mantenidas, y los otros, que se aprestan? No serán más que la lluvia fugaz de un pecado improvisado y que jamás espejará  ni esa piedra, ni las almas de los que nada ven, y de los que todo revelan hacia su espalda, dejando atrás su casa, a la que pronto volverán, domésticamente, con la paz de los que se saben considerados.

         Se prepara la viuda, muy de mañana, muy decente, elige las perlas, el escote, como un balcón de persianas echadas, llama a las amigas, viudas como ella misma y de acuerdo todas, se conducen al camino viejo del Campo Santo, platican entreverando los recuerdos buenos, inventados como siempre, coloreados con el brillo de la quincalla,  y acicalados como los centros y arreglos florales y coronas que han encargado por adelantado, como cada mes de Octubre, que no es cosa para descuidarse y quedar como chapucera e improvisadora delante de las comadres de camino, entre suspiros y cariacontecidos lamentos, la retahíla de recuerdos se vierten como titilan las perlas sobre los escotes de teces ya arrugadas,

             No es disculpa, es algo más hipócrita por saberse inútil, los vivos vencen con el barro que se sacuden al llegar a casa, en esos Noviembres tan enojosos con su lluvia que todo los desluce tanto, al día siguiente, el dos de Noviembre, queden de nuevo los muertos de nuevo en su hogar, y que no es el Cielo ni es el infierno, ni siquiera el Limbo, canal desconclausurado. Se quedan, como lo que son, muertos. ¿Qué es estar muerto? un lugar donde dejar una vaga idea de lo que fueron…

           Y si tienen foto peor, infamante…Nos miran desde los años y las décadas que se escriben con dos cifras, decenios imaginados en porcelana, y nos miran como fueron, cuando eran y como eran así en ese decenio y son mayólica desvaída miseria. Al veros  creemos saber quienes fueron, familiar se dice…y sólo vemos en sus deslucidos ojos sin humor de ningún tipo sus logros y los otros, los que en silencio se saben callar.

No, en sus fotos no vemos lo que en su día fueron para los que tanto parece que supieron quienes eran, y al veros, algunos con sus mejores galas, con de medio lado, como mirando al vacío que sabían llegaría, y las más fieras, las de las damiselas que en su día de boda, tan níveas…

         ¿Qué fue de las estelas, rebeladas, por exentas o no, con su codo residiendo toda la añoranza…? Esa Coda Final…

Hoy daguerrotipos ajados, convertidos en Lares y Penates, de indigente figuramiento. Ridículos sin delito en su excusa inapelable, al fin y al cabo están muertos. Pero no hay juicio estético sobre la muerte, solamente piedras y barro, ladrillos y cemento…para evitar olores y efluvios… muerto eres, aunque un día tu aroma me trasportaba hasta la llegada del amanecer.

          De ser de otra manera, qué Fidias, qué Cerámico, no poblarían nuestros campos santos, que sí, son santos, y grotescos….especialmente los que todos recordamos de aquellos que nunca dejaron más escrito que la misma firma de su testamento de haberlo. Campos Santos, ¿Santos de qué?

Es santo el campo por contener la podredumbre del homínido que por orgullo se resiste a morir. Si ni siquiera hay cielo santo, que también en el Cielo, los ángeles se revelan,  y tuvieron otras asuntillos que yo me sé.

 

            Las Nubes portarían las cenizas hasta las cimas y los cráteres, de los volcanes, hasta el fin de este nuestro ovoide, el tercero empezando por el sol, y regresaríamos todos al Eón del éter vacío.

Nebuloso que un día, en que aún no se llamaba día, fue nuestro origen. Tamo estelar, estrelarhilarante. Lo terrible…

Pero mientras podemos ser polvo de estrellas aquí. ¿Aquí?

Polvo y huesos ásperos, sin pulir, venerados tal vez..

 

        Muertos vestidos para el Juicio, como si Dios nos esperara vestidos y engalanados para la ocasión, y ser juzgados según las modas de un Tiziano o un Veronés, mártires desnudos  robando harapos, como si hubieran sido los mas necesitados de todos ello los precisamente dadores de la su propia vida para la gloria que otros pintaron…Uno no va al más sagrado cóctel de cualquier manera, ¿quién osaría presentarse con sus vergüenzas ante la Virgen, a semejanza de Eva o de si misma, como yo haría?

           Columbarios, nichos de mármoles falsos y más falsos granitos cuarzados aún, cubículos de oscuridad perenne como el paraíso. Cubicuelos, por lo que rendijarse una milagrosa larva que todo lo comienza.

 

           ¿Piangero la sorte mia.. y la de todos.? y crudele y… When I am laid in earth

 

      ?Qué esperamos con nuestra muerte? otra vida con los mismos? ¿y eso es la gloria.?

 

                 Volver a ver a quien nos hizo tanto daño, e infelices…pero como el Cielo es tan grande … no los advertiremos, en sus nuevos cuerpos… transfigurados en quienes en vida no fueron. Revertir  a verlos, a quienes nos mató con su, quizás, sutil manera de amarnos o ¿acaso el amor no mata, ese amor por un mundo mejor…? pero aquí, entre helechos. Con su pundonor, con su buen nombre…nos matan y nos dejamos morir… El otro Amor el que nos mata lentamente, del que nos dejamos matar, nos asesina y homicidia, sabiendo que somos nosotros quienes sobrevivimos.

        Hay una ironía fundamental en nuestra raza, creer que nos recordaran cuando muramos…y los recuerdos son tan falsos como las flores de plástico de chino y todo a cien.

 

      Va tacito e nascosto… la desdicha de la presuntuosa remembranza.

 

Las Urracas coleccionan cosas brillantes, rutilantes fruslerías de cada Noviembre

 

       Feria de Vanidades, Tan católicamente unánime, no es la talega madre la que nos cubre, y menos mal que se nos cubre, en germinar otras sacos escarcelados,  siendo así mítigo de sal gorda, …quizá no hay algo más ofensivo que su vida frente a nuestra fallecimentada semininidad

       Sentimos desde aquí sus estómagos de venidero pan enroscado de anises adornado, y el café caliente, pues hay que reponerse de tanto dolor de otoños milenarios.

No se dan cuenta de que conceribimos su vida,  porque nosotros no los estamos esperando, no les culpamos, aunque podríamos…

 

         ¿ A quién le importamos desde la guerra, desde la enfermedad…la mas grave. ¿La del olvido?

 

            Si por un raro milagro de los que la Voragine cuenta nos escucharan, nadie vendría más aquí, a nuestro mundo de pasmo viscoso.

            Estamos uno al lado del otro, promiscuidades, que hasta vamos colocados unos encima de otros compartiendo la orada vertical de larvas y gusanos…Pero es que falta espacio…ni muertos la intimidad es cosa de ser tenida en cuenta.

Pero todo sea por la familia, suegras con nueras y mezclas imposibles, y formidables, por su ironía.. esa tiabuela que se ensañó con mi Madre.

           Cuando todos desaparecen, en las flores, en los pétalos, los frescos y los otros, a la intemperie, nos devuelven a nuestro ser, ese ser muerto, pues hay muchas formas de serlo, fatal esperanza…

      Nadie nos quiere a pesar de lo mucho que se reiteran en acompañarnos aquí abajo algún día, dicen, pero todos lo postergan, hasta que un vulgar cáncer, la vejez tan ineludible o sus propios pecados nos los traigan hasta aquí, y aquí, hay siempre espacio, este campo santo es más grande que el Cielo y más duro que el Infierno, ese que se supone debajo, pero disimulamos, evitando su presencia … y tapándonos los oídos a cada instante de nuestros tímpanos…macerados en caracolas extinguidas…. como si al no estar al corriente…. no la escucháramos…

 

         Pero el infierno de existir lo hicieron quienes tan seguros de llegar a no habitarlo, nos lo dedican, con sus mejores intenciones.

          Porque el Cielo, Tan Arriba, en nuestras cuencas vacías, le arroja la gasa del velo que nos ciega, deslumbre de herrumbre.

En nuestros huesos se ha grabado: "no olvides que un día también vivimos como vosotros"

Un día busqué con mi Madre la tumba de su Madre, cuya familia la dejó pudrirse como una combatiente palúdica y sin valor alguno.

         La serendipia ufana dio a la búsqueda un resultado remoloneante, pues por ser prima lejana su compañera, sus huesos no dieron con su cornucopia exigua, en el osario más inmundo.

             Entre legajos del Campo Santo, un pobre nombre de Santa sin brazo ni corazón, esquilmos de bondad pietista, se escondía entre tanto muerto anotado, con número, como en los campos de concentración. Rara coincidencia.

Aquí os esperamos…

Generaciones como estrellas el cielo ha habido y han muerto.

Nuestra muerte es vuestra. Gracias.

 

 

  

Anuncios

6 Respuestas a “Noviembre en Agosto…sin más.

  1. Paso para despedirme por un tiempo. Sea usted todo lo feliz que pueda y que le dejen, ¿de acuerdo?Un abrazo muy fuerte…

  2. GRACIAS…ADDENDA:las jícaras hincadasen mi sesoclavadas me reiniciansi lo piensohasta la hora, no digáis nunca de mí en que muerto reluzca, que fui feliz.

  3. necesito siglos para seguir acompañándote. Nunca seremos felices, pero… ¿y lo que hemos amado?Sobrevaloremos el amor por encima de todo… la felicidad no llega nunca.Maravilloso texto, un océano de emociones… Graciaste quiero,

  4. TE DEDICO ESTO POEMA AMIGO POR ESTE MAGNIFICO Y SENTIDO TEXTO, QUE ME………………………. ComediaFúnebre, comedia Un desmorer de una viaje ¿Y un elemento, vida? Y un soplo de vida inconstanteTe hace ser Rey Rey de la vida Como si esta fuera una despedidaEn el Rey que la tributaUn volver a nacer En la sensibilidad de lo sencilloY una natura frondosa y regenerante En ciclos de reencuentroQue hacen sentir a unoUno a la vida Tuya, y de todos que cantaranCetro que pasa de mano Orvallo matinal Lagrimas de despedidaMemorias que rompen las leyes del tiempo Que salen de las BrumasComo si tuvieran vida Nostalgia, sentimientosQue ocupan espacio en el vientoY una comedia fúnebre La vida SALUDOS PIER . Y CONTINUA A ESCRIBIR ASI

  5. Por fin tiempo para leer pausadamente tu texto… Y he imaginado a Dorian Gray rehusando a su glamour en favor de la cercanía tenebrosa de la certeza final. Tan gótico, tan salvaje, tan cercano a las realidades que se pierden por las alcantarillas con las lluvias de noviembre…Este texto acompañará alguna de mis visitas cementerios, lugares que algunas veces recorro para recordar las vidas que no conocí, esas que no volverán.Besazos !!

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s