Si tan siquiera el Futuro se acabara. Segunda parte

 

 “El mayor problema con que se enfrentará el Arte del futuro, posiblemente sea la falta de una Estética Integral que se responsabilice del Gusto de una sociedad amedrentada, y descompuesta, vagamente globalizada o mas bien enmarañada, como es la nuestra, en el primer albor de este siglo impar.”

Lo anterior fue escrito al principio de este blog. En aquellos años inocentes, comenzaba yo a divagar sobre el arte y la estética, amén de alguna que otra cosa, y pasé del simple comentario, a la elaboración sistematizada de temas, y cuestiones al modo de condensados artículos, con notas y parafernalia al uso. Como todo en esta vida, las cosas cambian, y el río de mi discurso, también. Sigo creyendo que la multitud es capaz de leer cualquier cosa, pero debe encontrársela en el medio adecuado. Y por lo visto nadie espera de un blog alojado en los Spaces, algo medianamente aburrido, como para merecer la pena. Pero sigo dudando de que la voz no deje de ser muda, alguna vez.

Si leo bien, ¿qué quiero decir con lo de Estética Integral? Si he de ser sincero suena a totalitarismo, y sin embargo, la Estética, que suele ser disciplina a toro pasado, en el siglo pasado ha conocido un resurgimiento furtivo mediante la gran abundancia de textos de los que invariablemente se presenta en sociedad cada manifestación artística en nuestros días.

Por Estética ni siquiera hay acuerdo, en su definición u objeto de estudio y la Teoría del Arte, como una Ley de la Gravitación Universal, intenta explicar tanto como consigue dejarnos con el polvo de las citas recurrentes, así las cosas, la cuestión es: ¿Existirá esa Estética capaz de asumir sus obras? O después de todo, ¿llegaremos a la vergonzante situación similar a la del niño que pillado in fraganti, siempre acaba por echar las culpas a otros, incluso a su amigo imaginario?

E Integral, por íntegra y holística en acto y forma, en palabras y efectos, en suma, eso que parece mentira, una Estética Ética. No es que proponga o sugiera que exista es que simplemente, nunca la habrá.

Si, pongamos el caso, un artista joven, en su soledad, se preguntara ¿qué hacer?, ¿debería acudir a esa estética que le rodea, o al pasado tal vez, en busca de guía?

Y esa es la verdadera cuestión, pocas veces desde nuestro más reciente pasado, el artista, como el de hoy en día, se encuentra cada mañana ante la gran encrucijada de hacer lo que se espera de él, o el reto continuo de intentar traspasar toda frontera, incluida la del miedo a fracasar.

Nada más tántalido, ver el fruto de nuestros esfuerzos en los demás, y sin embargo no ser capaz de llegar a poseerlos, por nuestros medios.

En esa soledad se halla el artista. Pero queda consuelo, para aquellos que una vez se sintieron así, no necesitan de ninguna Estética, ni del consejo de nadie, sólo recordar que otros antes de ellos, ya se sintieron así, se llamaban, Leonardo, Miguel Ángel, y una larga lista, pero no tanto…tampoco debemos exagerar.

Saludos a todos y a ti también, mi anónimo Lector.

Anuncios

6 Respuestas a “Si tan siquiera el Futuro se acabara. Segunda parte

  1. La enorme accesibilidad actual al arte, a sus herramientas y sus técnicas, es decir, en cierto modo, su democratización, vulnera su propia esencia. Decir esto no es verdaderamente muy popular, pero asumir que es un hecho debe obligarnos a redefinir los conceptos "arte" y "estética", dejando de lado las hipocresías. Una cosa es la expresión personal mediante herramientas y técnicas asociadas al arte y otra muy diferente que esas expresiones sean consideradas arte.O algo así, no sé, me ha salido del tirón.Y no te preocupes, que ninguna voz es muda: como mínimo, la escucha quien la emite. Si no es sordo, claro.Un abrazo…

  2. Pues… La incertidumbre es sana, si ella representa la duda. Y la duda también es sana, porque indica que al menos piensas en los caminos que tienes delante. Lo que me parece es que el arte, el arte con mayúsculas, está quedando reducido a la nada, más que nada por la incapacidad actual de estudiar y llegar a los grandes.Demasiadas veces he visto que la gente, cuando no puede llegar a un punto, denosta y menosprecia el que otros puedan llegar. Los del pasado llegaron, vale, pues ya está, qué bonito lo que hicieron; pero en la actualidad eso ya no vale porque yo soy incapaz de llegar, por tanto niego la posibilidad de que alguien llegue y si llega alguno habrá que pisarlo. En definitiva, se exploran mundos que ni siquiera producen una satisfacción visual o de cualquier otro tipo al artista, que podría tener un discurso sobre su obra más o menos formado y es incapaz de hacer otra cosa más que complacerse con palabras que llenan el hueco de la creación artística.Anteros habla de que la accesibilidad vulnera la esencia… Algo de eso hay. A mí me gusta la fotografía y eso hace que desde hace muchos años vaya con la cámara colgando. Ahora cualquier mangurrián lleva una "cámaraquetecagas" y se dedica a malgastar pilas y demás para hacer fotos de los niños, el plato de macarrones, la parienta maqueada antes de salir de casa, etc. Y lo más curioso es que por probabilidad en algún momento hará una foto decente y yo me pregunto… ¿el arte "casual" también cuenta? Creo que, en este caso, habría que valora que si le das una cámar a un chimpancé y le pones a hacer fotos, también hará alguna buena.En fin, ¡¡menuda parrafada sin sentido!!…Un besuco !!PD. ¿Has visto las obras maestras de El Prado con el Google Earth? Es simplemente impresionante. Te dejo un enlace con un video de muestra:http://www.google.es/intl/es/landing/prado/

  3. Ana tiene razón, por supuesto. Menospreciar a quien objetivamente (sea lo que sea eso) es mejor que tú es una característica humana, especialmente en estos tiempos. Paradójicamente, sin embargo, se admira al gañán y la gañana que salen por la tele a decir paridas. ¡Vaya mundo gilipollas…!Sobre el arte casual, pues creo que no es arte en sí mismo. Cuando alguien "hace" una obra de arte, se supone que existe una voluntad; cuando alguien se "encuentra" con una obra de arte azarosa, no existe tal voluntad, y si existe es falsa y ventajista. Solamente podría aceptarse como arte si no existe conocimiento sobre su autor, sus circunstancias, etc. Entonces sería imposible distinguir el azar de lo voluntario. Pero eso no deja de ser casual.De todas formas, respecto a esto no es lo mismo la pintura que la literatura, es evidente. Literariamente es más fácil distinguir lo que es arte de lo que no lo es, por mucho que haya multitud de fantasmas empeñados en hacernos creer lo contrario.Hasta luego…

  4. Ambos, amigos míos, tratáis algunos de los grandes temas de la Estética, o sea que debe ser que todos la llevamos dentro, de lo contrario tal vez el arte no fuera lo que es. Una especie de ontológica necesidad. Cuando no simplemente óntica realidad, si esto es posible.¿Puede esto estar relacionado con su democratización? Tal vez, la socialización del arte haya traído consecuencias no deseadas para quien disertaba y analizaba el siglo XX, y sus manifestaciones más punteras, el cine y la fotografía. Precisamente la fotografía que tanto ha hecho para el conocimiento y la divulgación del arte especialmente en el campo de la pintura, ¿quién no ha tenido a La muchacha de la perla en póster alguna vez?, ha sido objeto de la falta de un análisis concienzudo por parte de los expertos, remitiéndose más bien a meros acercamientos historicistas de poco calado estético o teórico propiamente dicho.Si la Estética trata solamente del valor propio de una manifestación artística, y no del valor instrumental, o de cualquier otro, es interesante tomar como el ejemplo de arte casual que ambos y sendos mencionáis, sea este o no una fotografía o un pintarrajo más o menos resuelto, pues el estudio del valor intrínseco, nos lleva a emitir el famoso juicio de valor estético y artístico, y he aquí que llegamos a uno de los temas fundamentales que planea sobre todo este asunto, dicho valor ¿depende del valor de la disposición del sujeto o de las características del objeto en sí, o en sus relaciones, como se suele argumentar desde la más franca modernidad?Enlazando vuestras apreciaciones qué valor tiene pues el azar de una buena fotografía o de una obra casualmente producida, es tema de sesudas reflexiones, que me temo son autorecurrentes, incapaces de solventar el problema de cuándo se perturba nuestro ritmo alfa.Por otro lado entre, menospreciar y olvidar, que viene a ser lo mismo es tan viejo como las “querellas famosas”, desde que el arte occidental, se enfrentó al modelo Grecolatino, no sólo en arte, que conste, el arte dejó de ser sólo una manifestación, para querer ser una aspiración, de totalidad y grandeza que hoy en día parece carecer de sentido. Y sin embargo animó el espíritu, el corazón y las manos y mentes de algunos de los mejores artistas que el mundo ha conocido, y no sólo en ars technica, sino en las mas puras letras, como sucedió con la literatura francesa e inglesa durante décadas entre el fin del S. XVII y siguiente.Por lo visto muchos hoy en día han decidido, bajarse de los hombros de los gigantes de Bernardo de Chartres, autor de la feliz expresión, debe ser que el balanceo de tan altos seres marea a quienes no son capaces de soportar el aire fresco.Ya no queremos nada de nadie, de nadie que habite El Prado, SIN BACON; pero sí aspiramos a ser parte del Reina Sofía, parece que piensan muchos artistas hoy en día… y no de todas sus salas, ejem!Saludos y gracias por ser tan sensibles a mis cuitas …Os quiero.

  5. Ante esa encrucijada de hacer lo que se espera que hagamos o lanzarnos a roer los límites desesperadamente, yo me quedaría con lo segundo. Toda la historia del arte está aquí y ahora, en nuestra sangre, donde yacen el genio y la conciencia esperando ser despertados. Nada es azar, ni en este ni en ningún rincón del universo.Menosprecian los necios y los envidiosos de todas las épocas, acomodados en el sueño de sus dogmas. El arte en cualquiera de sus manifestaciones es fuego, espíritu, nace en las entrañas y hacia ellas se dirige. Alumbra o ciega. Es un territorio sagrado y por muy accesible que parezca no lo ha sido jamás ni lo será nunca. Siempre exigirá conciencia para acceder a él y de eso la mayoría de nosotros no andamos sobrados… La soberbia y la pereza nos pueden.

  6. Mensaje a nautas, sean estos del cielo o del infierno:El comentario anterior son Palabras de Artista, no discurso ni excurso, es la Verdad, de quien cada día vive ese axioma del alma nacida para darse, y otorgarnos una parte del todo inacabable que nos separa de la mortal vacuidad de una existencia sin Arte. Lo anterior nace del conocimiento de su persona y de su obra, y no soy dado a este tipo de exclamas para dar alas a quien no se las merece. Pero de callar estaría faltando a una premisa de la amistad, uno siempre debe pronunciarse.De hecho Hace ya mucho tiempo que esta artista apareció en mi blog, en una entrada titulada “ El Nuevo Van Gogh” http://rodopis.spaces.live.com/default.aspx?_c01_BlogPart=blogentry&_c=BlogPart&handle=cns!DEAE68B2F700BFFB!682y aquellas palabras ahora, después de contemplar sus obras, me parecen parcas y tímidas. Pueden visitarlas en su página personal, pinchando en su icono, mi querida Carmen, nobleza obliga. Ya sé que estas cosas te abruman, perdóname.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s