La Conciencia dentro del Mal.

 

Hace unos dos meses escribí esta boutade: “Ya sólo me queda por ver una Palestina libre y democrática, para poder morirme… Después de la elección de Obama, es un decir.”

 

Los acontecimientos que todos conocemos me obligan a retomar el blog con una entrada que por necesaria, me resulta imposible no escribir. Hace poco leíamos el dato de cómo Stanley Kubric abandonaba un proyecto sobre la Alemania nazi tras la visión de La lista de Schindler, de Steven Spielberg. Y no sabemos cómo, una malvada idea pasó por la mente de quien ya no entiende nada por lo confuso y reiterativo que nos parece todo. Si hay algo de lo que tenga memoria como ella misma alcanza, es el llamado conflicto palestino-isrealí. Gracias a la visión desde que era muy pequeño del ya irreconocible Informe Semanal, y a una madre nada estricta con el uso que de la televisión hacíamos, los nombres y los lugares del conflicto, (sic), eran como mi particular Guerra de Troya, pero sin un Homero, para cantarla en versos que nos hicieran olvidar que aquello, en efecto, era una guerra. Televisión y hexámetros, no son una buena combinación.

 La historia pequeña de lo que se nos presenta a través de los ojos, conformará gran parte de lo que pensaremos después, y que otros cuando ya no estemos sobre la faz de la Tierra escribirán como Historia ¿De verdad la visión de una película, considerado el séptimo arte, puede cambiarnos o transformarnos? Si el autor de 2001, Una Odisea del Espacio, consideró que el film sobre el Holocausto de Spielberg era definitivo sobre el tema, es algo que desconocemos, pero podría ser. Lo que nos lleva a pensar que tal vez el Pueblo Palestino necesita de la ficción cinematográfica de un gran maestro para ser rescatado de la historia y pase de una vez a la Historia.

Quiero decir, algo que ya escribí una vez, no entiendo como el pueblo que más sufrió, pareciera que nada aprendió… pero, es que una parte de los palestinos tampoco parece haber aprendido nada. Los descendientes o no, del Holocausto, construyen muros, para protegerse, el Ghetto es ahora asumible, pero la consecuencia paradójica es el estrangulamiento mortal del débil estado palestino. A la guerra-conflicto, en tan desiguales condiciones, llamarla guerra o no, no resucitará a los muertos de cualquiera de las partes, al uso de esa violencia desmedida, independientemente de la cantidad de muertos o la tecnología, se le unirá como una última broma macabra, el desigual trato que dará la Historia a los diferentes pueblos que llevan derramando sangre en la tierra en la que nació un dios. !Señor nuestro, líbranos de vivir en la tierra en la que naciste!

Desde hace tiempo el cine se ha abierto a las otras visiones de la realidad, las intrahistorias de los verdaderos protagonistas de las guerras, y del terrorismo, pero falta el poso que nos deje ver con claridad qué pasó realmente, y para formar ese guano de cadáveres sin valor para los anales, se han de verter muchas vidas inocentes, pero toda vida es inocente, no así los actos. Como vemos ni el arte antiguo ni sus nuevas formas de representación o de recuerdo, son capaces de evitar la disparidad en la injusticia de nuestras emociones. Al leer a Homero, los troyanos nos parecen mas kalos kay agazos, por decirlo así, que los mismos aqueos, pero lo que no podemos permitir es que nos deje insensibles, tanto, que nos impida, no ya, saber la verdad, sino ni siquiera querer intentar buscarla.

“La conciencia dentro del mal.” En palabras de Buadelaire. Pero irradiado a un mal no personal o privado, al otro mas incierto y monstruoso por anónimamente compartido en el silencio. Son muchas las guerras, o las desgracias el mundo, quien quiera saber de ellas no tiene más que ponerse en contacto con Human Right Watch, Amnistía Internacional por citar las más conocidas.

 

Saludos amargos, estimado y anónimo Lector, en este año nuevo en que nada ha cambiado, de color…¿ o si?

Anuncios

2 Respuestas a “La Conciencia dentro del Mal.

  1. Hola…La verdad es que todo esto es muy complicado. De hecho, tengo una entrada a medio escribir desde hace días que trata un poco sobre el tema, pero no acabo de verle el final, así que dudo que la acabe colgando.Hay un tema que me preocupa, y es la facilidad con la que la gente habla y opina de las cosas. Me resulta inquietante que no sepamos –siguiendo una escala de gradación– cómo arreglar los problemas personales, los de nuestro entorno inmediato, los de nuestra comunidad ni los de nuestro país, problemas todos que tenemos al alcance conocer, y que sin embargo tengamos tan claro cómo deben solucionar sus problemas pueblos, países y culturas de las cuales, no nos engañemos, la inmensa mayoría no sabemos prácticamente nada.Yo, sinceramente, no me atrevo. Mis conocimientos sobre la realidad israelí y palestina son bastante limitados, y los que tengo los pongo en duda (como casi todo lo que sé), ya que no dejan de haber sido adquiridos a través de partes que, a su vez, opinan al respecto. Pero sí tengo claro que no todo el mundo es malo ni bueno, que hay de todo como en botica en un pueblo y otro. Y también sé por experiencia que cuando un afectado te explica su situación personal se tiende a empatizar con él, y lo mismo ocurre cuando te la explica alguien del bando opuesto.Por lo tanto, no voy a mojarme. No tengo criterio ni autoridad alguna para hacerlo. Tan sólo me gustaría que tanto este conflicto como todos los que hay desperdigados por el mundo (pero que no son atractivos mediáticamente) se solucionaran. Aunque lo veo difícil.Un abrazo fuerte…

  2. Un niño muerto siempre es un lugar incómodo al que acudir en busca de explicaciones. No sólo es el hijo de la madre que lo llora. Hay un cordón umbilical hecho de alambre de espino que lo une directamente a la monstruosa sombra que proyecta el ser humano desde el principio -si lo hubo- de los tiempos.Si pudiésemos encontrar la verdad en él…Querido mío, un abrazo…

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s