Los seres queridos.

 

De los seres queridos:

Vuelo por mis pagos y reinicio la escritura de esta carta, esperando tus noticias. Hoy al cruzar la Plaza, me acordé de ti. Manolo Valdés ha instalado sus figuritas desmesuradas en la Plaza Mayor de esta ciudad, que tiene en algunos de sus dirigentes, a los más incapaces de la museística nacional. Arte en la Calle. Esculturas monumentales. Arte más bien poco, la Plaza no es lugar para monumentalidad más bien por su propio carácter, de artificiosas citas a la Alta Cultura. Manolo Valdés, es un esteta culterano, pero la vida no aparece en sus obras. La vida hace ya tiempo que se esfumó del arte, y a lo más que llega en ocasiones es a desvelar un poco de cada uno, o algunos, pero de tan críptica manera que el jeroglífico, si divierte, no aplaca el interés de haber sido capaz de despertarlo. No muy lejos de las esculturas llamadas monumentales, no muy lejos decía, se pueden encontrar entre los abigarrados fetiches que toda tienda para turistas ofrece, una interpretación de las mismas meninas, que el propio Valdés ofrece orgulloso, esto es una suposición, en su versión de diferentes tamaños en un total de siete.

Es fácil deducir que la atención que ha prestado el arte popular, (sic), y comercial hacia la figura de La Menina, hasta convertirla en un pseudoicono, se deba precisamente, a la labor del artista valenciano. Pero existe en ello una ironía de valor ejemplarizante. A veces el amor excesivo acaba por degradar al objeto de nuestra devoción. Son tantos los perfiles de mujeres con guardainfantes,  que acaban por hastiar al más fanático admirador de Velázquez. Especialmente porque para la generalidad del público no se diferencia a meninas, reina e infantitas entre tanta falda. Y la anécdota de una línea, se trasforma en sello personal quedándose en eso, en mera efeméride de un transcurso pictórico y estético, frecuentado hasta la indolencia, y aquello que debió ser puntual, es rutina y más de lo mismo, hasta cuándo dios quiera…De entre todas las esculturas, la dedicada a recordar, comillas, a la Odalisca, no sé si la gran o la otra, (tal vez sea matessiana y aún así) es quizá la más decepcionante, para estos ojos. Y me ha atraído a una idea. Han sido muchos los intentos por representar y extraer una lección escultórica de la pintura de Ingres. Y sin embargo es una empresa irrelevante. Nada es capaz de transmitir el misterio de Ingres, porque su línea es de una sutileza, tan propia de la Pintura absoluta, y por ello mismo incapaz de sobrevivir fuera de ella. Ingres es mucho más que una feliz solución, y desde luego no puede ser una excusa. Hecho este que se repite crónicamente en la trayectoria de pintores y artistas, los innúmeros Inocencios décimos de Bacon, por recordar a quien es ya de todos conocidos, no alteran más que la visión de la obra original con su propuesta aleatoria: nunca una aspiración/inspiración puede reemplazar la autenticidad.

Las obras de arte sufren el olvido, pero su evocación continua por parte de otros artistas, puede acabar con su paciencia y la nuestra. Los homenajes son un flaco favor en el más inocente de los casos, y el silencio siempre es una opción. Por ello la verborrea, sobre todo estilística, provee de estampados a pañuelos, gorras y camisetas. Las poéticas alusivas adolecen de la autojustificación identificativa, de carácter otorgado por la mímesis historicista, y es tanta la apelación a los Maestros que a la postre, el padre/modelo y epígonos, citas y respuestas (muchas de ellas “a la tebaida” se diría) deviene en la luz de la Luna, fría y gélidamente insípida, porque ella es una roca muerta, solo refleja la del astro que la ilumina, concediéndola todo atisbo de su existencia (romántica) entre nosotros, sus narradores. Tanto trabajar con la forma, para hacer olvidar que el espíritu es lo único no maleable.

 En realidad, te diría, que sí disfruto de las obras de Valdés, me resultan mucho más agradables que los cachivaches que detesto con el mismo fervor con que algunos se empeñan en mostrar, pero un regusto amargo, para algunos seguramente de “amargado”, me llega a la boca, al contemplarlas, ese sabor de la fruta moderna, tan apetitosa como frustrante al primer bocado. Llegados a este punto me despido de ti, pues esta cantinela ya la conoces, de sobra.

 Nuestros, sus “seres queridos”, en esa constante acabamos todos por ser como la abuela de un entrañable tebeo de mi infancia, Agamenón, de Nené Estivill en Tio Vivo, que siempre acababa con esta frase: “ igualico, igualico, quel difunto de su agüelico” Lo dicho se feliz y escríbeme pronto.

 

Anuncios

3 Respuestas a “Los seres queridos.

  1. siempre me he preguntado que diria Picasso si viese sus señoritas de avignon impresas en un delantal… En fin, pereza, me da pereza todo esto, ya no busco justificación alguna para entender tanto homenaje y tanto icono convertido en icono nuevamente. En el fondo sabemos la razón.

  2. Empezando por el final, ¿sabes que guardo un TBO del año en que nací(mos)?Ahora comienzo:Hola !!!me ha hecho mucha gracia tu entrada porque yo también estuve en la exposición que Manolo Valdés hizo en Barcelona. De hecho hace no mucho en el blog hice una interpretación de su Dama de Elche y hoy, casualidades de la vida, he puesto una menina que acabé esta semana. De Valdés me gustan muchas cosas y curiosamente una de las que más me sorprendió fue una escultura que vi este verano en el Reina Sofía. Era una librería (http://estaticos01.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2006/07/12/1152721982_0.jpg) que me pareció una preciosidad, tanto por su ejecución como por todo las lecturas que se podían sacar de ella.Bueno, a lo que venía, a parte de saludar, era para contarte que el finde pasado estuve en la fundación La Caixa en Barcelona viendo El pan de los ángeles que es una colección de la galería de los Uffizi y que va de Botticelli a Giordano. Viéndola pensé que te gustaría verla (ha estado en Madrid, pero no sé si la has visto). También aproveché para ver la exposición de Alphose Mucha y disfrutar con cientos de imágenes de Art Nouveau.En fin, que pasaba a ver como estabas y he disfrutado, como siempre, con tu texto porque, se esté de acuerdo o no, siempre supone un rato de reflexión… Y tal y como está el patio se agradece que alguien se moleste en decir lo que piensa de verdad.Un besazo !!

  3. Hola de nuevo…En cuanto a lo que se refiere al mundo artístico, entiendo bastante más de música que del resto de las disciplinas, así que me permito, a raíz de lo que has escrito, hacer una analogía con un videoclip que me ha venido a la cabeza.En el clip de Bon Jovi de la canción “Have a nice day” aparecen los miembros del grupo entrando a un local mientras los fans se agolpan tras unas vallas mientras solicitan autógrafos. Jon Bon Jovi se detiene y, en la carátula de un cd que le da uno de los fans le pinta un par de cejas, ojos y una sonrisa que representan una cara un poco pícara o de aspecto “cabroncete”, todo sobre un fondo rojo (vamos, una versión del famoso smiley amarillo). A partir de ahí, y para desconcierto de los integrantes de la banda, la imagen empieza a circular y a aparecer en los lugares más insospechados: paredes, pegatinas, joyas, tatuajes, camisetas, alcantarillas… Puedes verlo en Youtube si te apetece.Este verano me sorprendió bastante ver todo el comercio kitch que hay alrededor de “Las meninas” en las tiendas cercanas (y no tan cercanas) al Museo del Prado. A fuerza de hacerlas convivir, acaban degradando su imagen a la altura del sempiterno toro y la sevillana.Pero qué le vamos a hacer… Estamos en la sociedad que estamos, ansiosa de iconos, líderes, hagiografías y demás. Creo que cada vez más involucionamos hacia el pensamiento prehistórico, pero eso es otro debate.Un fuerte abrazo…

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s