Epílogo

 Hoy supe que había olvidado el nombre de Masaccio. Fue ayer, frente a una reproducción de su Expulsión del paraíso, que no pude dar con su nombre en el tumulto de cosas que sí recordaba, la iglesia del Carmine, la capilla Brancacci, y Masolino, pero él, el autor, era una barrera infranqueable para mi mente, anónimo y sin embargo presente en la sucesión de obras que se apilaban tras los epígrafes y nombres, decidí dejarlo estar. Cuando al despertar de los ojos, mi cabeza ha comprendido que ya era de día, el nombre de Masaccio apareció orlado de la tranquilidad apócrifa que nos da la luz de una mañana por cumplir. Tras comprobar mi olvido, que no error, pues no discerní a dar con otro nombre para el artista, resolví achacarlo a la edad, y sin tranquilidad de ánimo, como es mi costumbre, acabé escribiendo esto, no sin antes releer entero un librito sobre Masaccio.

Más tarde, entre una leve conclusión de agotamiento o de simple lapsus memoriae, al barajar las causas, y no conforme con tal dictamen, pensaba en todo lo que había olvidado, y que por tanto ya no sabía, y aterrado por la pleonástica severidad de toda consecuencia posible, determiné comenzar a meditar en la propia ruina aproximándose sin pausa en cada olvido.

Al final me percaté de otra cosa, esta entrada estaba destinada a comentar un prólogo del último libro que había pasado por mis manos. Pero la vida, querido lector, es más grande que los blogs, ¿verdad, Anteros, Magenta, Marga…?

Saludos anónimo, como amable Lector.

Anuncios

7 Respuestas a “Epílogo

  1. No sé si existen interconexiones
    entre algunos de los que nos leemos, o qué es lo pasa exactamente. Sobre el
    olvido he escrito hace poco, algo en mi espacio y algo más en otro blog recién
    descubierto y realmente fascinante. Una de las cuestiones abordadas era plasmar por escrito la
    inseguridad de la memoria y de los recuerdos que nos proporciona, que con
    frecuencia es imposible discernir si se ajustan a la realidad o si son fruto de
    nuestra imaginación, en parte o en todo. O sea, lo que comúnmente damos en
    llamar la "falsa memoria".

    Y, más allá, otra de las cuestiones era explicitar la desazón que produce ser consciente de que existen
    cosas que hemos olvidado. Mientras ocurre que no somos conscientes de nuestros
    olvidos (mientras olvidamos que hemos olvidado), no pasa nada. Sin embargo, el
    momento (si llega) en que sabemos que sabíamos pero no recordamos qué es eso
    que sabíamos, puede ser traumático.

    Yo no sé si es la edad. Más bien creo que es una consecuencia de ir acumulando
    años, pero no por la acumulación en sí misma, sino porque al hacernos mayores
    vamos priorizando qué debe estar a nuestro rápido alcance memorístico y qué
    puede pasar a ocupar un segundo o tercer plano. Cuanto más lejano es el plano,
    más dificultades tenemos para recuperarlo. Y el sueño, que es un reparador
    necesario e imprescindible para nuestras conexiones cerebrales, suele hacer el
    trabajo de subirlo, si se tercia, a un plano superior. Por ese motivo tantas y tantas veces
    acabamos recordando tras el sueño algo que parecía imposible el día anterior, e
    incluso encontramos soluciones a problemas que parecían irresolubles antes de caer en los brazos de Morfeo (hay que ver lo trillada que está esta expresión…).

    Para acabar… Sí, la vida es más importante que los blogs, aunque a veces, a
    la vista de lo que hay por ahí, no lo parezca. Los blogs, además de ser un
    medio más de comunicación o, cuando menos, de expansión, pueden ser un
    herramienta útil en determinados momentos de la vida, pero siempre relacionados
    con dicha comunicación  o expansión. Es
    decir, como herramienta de expansión tienen la posible utilidad de espantar
    demonios a modo de terapia psicológica o, simplemente, de manifestar las
    propias inquietudes y gustos; y como herramienta de comunicación, pueden
    proporcionar la sensación, o incluso la convicción, de saber que hay alguien ahí
    fuera.

    Hay que aprovechar el tiempo y vivir. Pero de vez en cuando se agradece saber
    de ti, aunque sea en breves pinceladas. Ya sabes que aquí estamos para lo que
    quieras.

    Un abrazo grande…

  2.  
    Lo primero: Querido Anteros, en cuanto de coja te doy una colleja (y te tengo más cerca de lo que muchos creen) por no advertirme de que nuestro común amigo había vuelto.
     
    Lo segundo: Querido Rodopis, no creas que digo que me alegro de tener noticias tuyas porque sí, la verdad es que se echan de menos tus palabras, por más extensas y enrevesadas que sean algunas veces. Una se acostumbra a tener cerca a algunas personas por lo que le aportan y le cuesta ver que desaparecen sin más… Bueno, siempre nos quedará hotmail (queda menos fino que lo de París, pero es que hoy no estoy poética y tampoco soy Isabella Rossellini) si un día te da por desaparecer del todo, ¿no?.
     
    Un besito muy grande y cuídate.
     
    PD. ¿Hay que partirle las piernas a alguien? Lo digo por lo de la ausencia… 😉
     
     

  3.  
    Y tanto que un año más… La verdad es que pasan y pasan, pero sigo tan curiosa como cuando era pequeña, así que en el fondo tendrá razón una amiga que insiste en que más que 41 parece que haya hecho 14… jajaja
     
    Y del chocolate qué decir… mñmñmñmññmmñ… vamos que me rechupeteo los dedos… ¡¡¡ Gracias !!!
     
    Un besazo !!!
     
     

  4.  

    ¿Y dónde dices que estrenan esa película?… jajaja
     
    Es que la gente no aprecia el silencio y a mi me sale la vena asesina cuando solo hay ruido a mi alrededor… Pero lo mismo que me viene se va, vamos, que perro ladrador poco mordedor… 😉
     
    Un besazo !!!
     
     
     
     

  5. Lo de Youtube es para lo que es: en mi caso, para localizar vídeos musicales, que me encantan, y algunas cosas humorísticas (monólogos, gags de series inglesas, etc.). Y todos tenemos músicas que no aguantamos. Yo recuerdo que hasta los 16 años no empecé a escuchar "hard rock" ni "heavy metal". Antes era exclusivamente de rock sinfónico y cosas parecidas. Pensaba que los estilos más duros eran insoportables, y sin embargo encontré un montón de grupos de lo más interesantes. Lo que no soporto en cualquier caso son las estridencias de algunas variantes del "metal", ni las sevillanas, ni la música "disco" en general.Oye, y que no te avergüence lo de "apreciadísimo": en la distancia, es lo que hay. No sé qué otra fórmula utilizar con alguien a quien se tiene en aprecio, a pesar de las limitaciones.Un abrazo…

  6. Si quiere ser rimbombante, aprenda a escribir e intente no dar patadas al diccionario, es fácil, sólo consulte la RAE…
     
    Para ir de culturilla, hace falta acentuar bien y usar correctamente las palabras.
     
    Sólo es un consejo.

  7.  
    Joé, que carácter tiene alguna gente… ¿O le has pisado un pie a la de abajo? ¿O será que ha entrado a cortar/pegar algo para un trabajo y ha tenido que corregir el texto…? Cachissss, que poca consideración por tu parte…
     
    Bueno, ejerciendo de serena (profesión que debe de estár más perdida que otra cosa) hago mi ronda a ver si hay algo nuevo por estos laress y, como no hay nada nuevo, me voy con la música a otra parte.
     
    Un besazo !!
     
     

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s