Del dolor magníficamente pintado

 

El artista, no ya tan adolescente, para quien no lo recuerde podrá encontrarle en una entrada anterior, deambulaba, pues él no daba vueltas como el común de los mortales, una tarde de primavera bajo la lluvia por las calles de la urbe que todos llaman Madrid. Como no había conseguido dar con el tema de su nuevo proyecto, desde que acabara su famoso patíbulo, se enfrentaba con el terror producido por el lienzo en blanco, que en su caso se traducía como el síndrome llamado de la cabeza vacía. Tiempo ha, había pasado por El efecto Grünewald sin querer reconocer el pequeño seísmo que le había trastocado porE unos breves momentos, los necesarios para no seguir pensando en ello sin alterar su aspecto. Sin embargo como nada sucede por azar y de pasar esto es necesidad, los posos de aquel acontecimiento dejaron un aviso de futuras secuelas cuyo alcance estaba lejos de imaginar. Y otra vez, el destino que tiene más de niño juguetón que de sabio anciano, le alcanzó en forma de pasquín. Bajo sus pies, ya en el metro recogió un papel. Leyó:“Él está muerto por tu culpa” La imagen, no era del todo ajena, pero recogió el folleto pseudo religioso y esperó a llegar a casa y despojarse de sus negras lentes, para buscarla en el google. Se trató de la reproducción del Cristo muerto sostenido por un ángel o Ángel sosteniendo a Cristo muerto, pues lo de lo nombres es cosa para doctores. Su perspicaz mirada se detuvo inmediatamente en los ojos lóbregos del ángel, de no haber sabido por el buscador de quién era, podría haber jurado que era obra de algún japonés y no de Antonello de Mesina, pero sus juramentos tenían escaso valor en esa materia. Pero, las preguntas, que se hacía a modo de particular análisis de la imagen establecieron un puente entre su desdén por el arte antiguo y la ineluctable necesidad de encontrar el concepto para su nuevo proyecto. Decidido a cruzar con paso firme, se sentó a mirar.

El artista, no ya tan adolescente, encontraba que la oscura mirada de aquel ser dotado de hermosas alas de ruiseñor, pues así lo juzgó, le daba un mensaje a descifrar. Poco podía imaginar que la respuesta no estaría de por sí en su cabeza, pero esto nunca fue un serio problema, para quien estaba lleno de certidumbres, cosa rara para su edad, pero que él llevaba consigo con su elegancia acostumbrada. Merodeando en torno a la fuerza de la tabla, creía entender el mensaje de violencia implícita en el asunto tratado por el Mesinés. Dábale pistas el ángel, y hubiera creído, de haberlo siquiera sospechado, que la piedad se había trasformado en una alegoría de la infamia humana, al mostrar a un ser divino ofreciéndonos nuestra maldad en un estado ahistórico, devolviendo la autentica naturaleza en el cuerpo de la más inocente de las víctimas a nuestra conciencia. Con aquella ciudad al fondo de las figuras, que en realidad era la Jerusalén Celestial, que humillaba aún más si cabe nuestra cortedad de alcance entre el sentido de lo figurado y sus consecuencias. Poco o nada le importaba la excepcional calidad de una pintura, milagrosamente bien conservada y que se había convertido en una de las joyas de El Prado. Más bien nada le decían la maestría de la conjunción de las dos expresiones pictóricas en la tabla, la plenamente italiana y la venida de Flandes de las manos de un pintor tan elogiado por sus retratos. Poco, y nada le decía en realidad el magnífico alegato estético de aquella pequeñísima tablita.

 

Creía alcanzar a entender el significado último de la obra pero sentía que se le escapaba de entre los dedos el provecho que él siempre sabía extraer de tales obras. El artista, no ya tan adolescente, comenzó por poblar su imaginación con seres de todo tipo que sostenían a su vez a otros seres de indistinta naturaleza, y así sus piedades mundanas, iban formándose con las figuras de una mujer de mediana edad aguantada en los brazos de un ser medio hombre medio cerdo, una especie de minotauro porcino, con la mirada humanamente lastimosa. Toda especulación sobre la naturaleza de la violencia y su representación fue apartada de su mente y endosada figuradamente para una posterior conversación con su amigo el crítico de moda entre los jóvenes de la capital mas chic del arte, y en ello andaba su mente cuando de entre sus resortes de frágiles apoyos, el terrible dolor de cabeza que de tanto entraba en su vida, reapareció para recordarle que el dolor no nos enseña nada, a ninguno de nosotros, la causa del mismo tampoco. El artista no ya tan adolescente, sabía que el provecho e interés de la representación de la violencia era proporcional al precio y al escándalo que suscitan entre los medios sean estos especializados o no, con su mercantil precio, el peculio se mudaría en el postrero mensaje de un mundo donde hasta los mártires de hoy son los heréticos del mañana y de los que hacer apostasía no es más que un ciclo natural del juego infame que todos practican. El Cristo muerto de Antonello se perdió una vez más entre las olas de papeles sin importancia para dormir el sueño de los justos, en aquella noche sin fin de la mente del artista no ya tan adolescente como a él le gustaba hacer creer.

 Saludos anónimo y paciente Lector.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Cristo_muerto_sostenido_por_un_%C3%A1ngel_de_Antonello_da_Messina.jpg

Anuncios

5 Respuestas a “Del dolor magníficamente pintado

  1. Creo que yo también ando
    por una noche sin fin de mi propia mismidad (no como artista, por supuesto, no
    querría yo pecar de más pedantería que la que ya me adorna habitualmente, jejeje…). Y es que
    esta semana está siendo más dura de lo habitual y a duras penas puedo echar
    cuatro vistazos por ahí para ver “qué nuevas os traéis”.

    Una recomendación “sherlockholmesiana” (es decir, para nada personal, ya que
    jamás la he probado) para el artista en el negro y profundo pozo:
    que siga el camino de muchos otros que pasaron por lo mismo y que se deje inundar
    por la “solución al 7 por ciento”, a ver si se le reabre la inspiración. Total,
    la masa pro-ARCO lo admirará igual…

    Un abrazo…

  2.  
    Querido Rodopis,
     
    Empezando por "lo de lo nombres es cosa para doctores", decirte que ese matiz del artista, no ya tan adolescente, es una muy buena reflexión sobre como se intenta unir la edad a según que estados de ánimo o creatividad. La provocación, como elemento utilizado para atraer a las personas hacia el arte, es una opción válida si tiene detrás la valentía del autor para confesar que se ha valido de una triquiñuela para obtener algo del espectador… Y digo valentía porque la mayor parte de los artistas esconden de un modo bastante cobarde su ausencia de arte tras profusas y medidas muestras de provocación que solo esconden (quizá realmente enseñen) su vacío interior.
     
    Una cosa es jugar a que la gente descubra la provocación y otra muy distinta llegar a creerse que la obra en sí misma ha alcanzado, por arte de magia, categoría de creación artística por el hecho de haber hecho gamberradas más o menos afortunadas, porque alguna vez alguna gamberrada  reconozco que sí que me ha hecho gracia pero porque tenía una intencionalidad no escondida por el autor.
     
    Por cierto esta entrada me ha traído a la mente a un artista que vi en una sala de "arte contemporáneo" que había en mi Ayuntamiento, ya cerrada por cierto, el artista en cuestión era Mounir Fatmi y su obra me dejó con la sensación de que se estaban riendo en mi cara con una excusa de fondo que no tenía nada de gracioso… Un sentimiento encontrado que estoy segura que no era el que pretendía conseguir el artista.
     
    Por cierto, me encanta " Real natura, angelico intelletto" … No creas que pierdo de vista lo que vas colgando en el album de fotos… jejeje
     
    Un besazo, encanto !!!
     

  3.  
    No sé si andas por La Alberca, Alba de Tormes, Béjar, Candelario… pero seguro que estás escondido por algún rincón de tu tierra, ese lugar lleno de rincones por los que perderse…
     
    Un besuco !!
     
     

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s