Blattodea. De visita Obligada.

 

De visita obligada. Con esa frase en la cabeza, que no en el ánimo, abandona el visitante la exposición que con el título Blattodea, podrá contemplarse en el Foro Art XXI, hasta finales del otoño próximo en esta fría ciudad de Brassenburgo. Su curator, Sir Mikel Chridular la ha definido como la muestra definitiva. Una mirada reflexiva en torno al Apocalipsis y su encarnamiento en la cultura finisecular. Un ejercicio de la conciencia que busca enfrentar al espectador y visitante a sus miedos y esperanzas. Dice el tópico paracientífico que sólo nos sobrevivirán las cucarachas. Será por ello que dentro de miles de años, las civilizadas cucarachas, con su tecnología y su cultura, encuentren en las obras de esta muestra, en caso de ser preservadas del mal del tiempo, el origen de su religión. Y tal vez, se pregunten qué extraños seres fueron los autores de sus ídolos y qué razones les movieron a ello. Nosotros también lo hacemos, sin necesidad de esperar al fin del mundo.     

Al entrar en la exposición un gran vestíbulo tachonado de miles de cucarachas de plástico, de infinitos colores, nos recibe; cada una de ellas está numerada, y su disposición, solo tiene una norma: ninguna de las pequeñas criaturas puede tener a su lado una compañera del mismo color. Suponemos que detrás de ello hay un sencillo algoritmo matemático, pero la intención parece ser un alegato a favor de la biodiversidad cultural, en palabras de su autor, el artista mexicano Diego Ogitotzlean y las fuerzas que se lo impiden, de ahí los dígitos. Una vez pasado el controlado abigarramiento inicial, las diferentes salas de este palacio margrave, son un encadenamiento, de especulaciones y derivadas posibles en torno a las Blattodeas, y aunque en algunas de las obras expuestas su presencia sólo es perceptible por la intención del creador, el público sensible debe armarse de un antiemético sentido del deber, para finalizar el recorrido propuesto.             

De esta forma, con los ojos abiertos y el estómago sellado, asistiremos a la instalación mas efectista de la muestra. Un gran cubo transparente habitado por cientos de cucarachas, que en un ambiente de humedad, calor y semioscuridad controlados se afanan unas, por salir, otras por comer y la mayoría por esconderse entre paneles que el espectador puede mover a su antojo con solo pisar un pedal. La obra es Finalcubettle, la propuesta del artista británico Daniel Herst. En la línea de algunas de sus últimas creaciones, este influyente personaje del arte contemporáneo, parece haber caído en un cierto deje sistemático de medios e intenciones en esta propuesta, pero el efecto es de una crueldad tan actual y acomodada como el aire que respiramos cada día. En una de las salas más concurridas , tal vez por la ligereza de sus obras podremos descansar de interactuar tan perversamente con los pobres insectos vivos. Un delicado mural de terracota pintada es el soporte para las cucarachas de cristal de roca del siempre manierista Ralf Moons. A modo de diorama, sobredimensionadas y titilantes, las vemos emerger con sus antenas y delicados ojos compuestos, en un desfile que recuerda a los biombos chinos en su detallista disposición. Enfrente, la gran cucaracha vestida de terciopelo azul del Neoyorquino de origen italolapón, Ino Cattenari, parece una invitada de lujo, propia de la inauguración de la muestra, con sus sugerentes extremidades cruzadas y sosteniendo un ejemplar de Vogue, con ese aire de disciplinada indiferencia que tanto gusta a las damas de oscuro pasado.                 

El eco de la video instalación de Wiliam Chelo, Cockroaches Cross nos reclama y en la crucifixión de la cucaracha encontramos una más de las opciones que la imaginación, no tan infantil como nos gustaría pensar, se afana en demostrar la infinita capacidad de perversión de la que dispone el artista moderno con tal de sorprendernos o hacernos rumiar “la conquista de la norma frente a un lenguaje alienante“ en las palabras de catálogo, elaborado por su comisario. Al entrar en la sala dedicada al artista alemán Bras Ikerman, la interdisciplinaridad de medios y sus posibles renuencias son abandonadas ante el universo de slugs y seres de todo tipo, creados por este gestor de multimedia capacidad y reconocido prestigio. Debemos detenernos a contemplar un ejemplo de humor pop en el cuadro de gran formato y factura clásica de los españoles Morteden and Filesmoon, donde la emblemática obra de El Greco, El entierro del Conde de Orgaz, se ha consubstanciado en un friso de figuras insectaloides y el negro de cochinilla parece más vivo que nunca.            

En el patio interior, entre mares de flores de un color blanco inmaculado un ejemplar de cucaracha americana, como es también conocida, de tamaño colosal (compuesta con moldes industriales desechados) de la escultora Francinne Prolétois nos vigila, imperturbable a nuestros miedos y terrores, en su acerada contundencia parece flotar sobre sus seis patas como si de un danzante maldito y medieval se tratara. Al cruzarlo, nos adentramos de nuevo en territorio a la page con formatos de video y fotografía, maridados con soportes más tradicionales, pero de similares contenidos como el omnipresente tema exige. El libro caja de Fernanda Tapioca, asombra por su “organicismo transversal, dualmente significador de la contradicción interna” citamos de nuevo el catálogo. El minimalismo más o menos conceptual, aparece en la obra de Charly Mountainrange, con unas afiladas patas de filiformes cuchillas que surgen de un muro de negrura sideral.              

Abandonamos la muestra, y no podemos dejar de sentir y de oír el ruido de nuestros pies al pisar a uno de estos seres en nuestra cocina…la repugnancia se disfraza de un narcisista sentido de la evolución, y esa confianza en que la selección natural estará siempre de nuestro lado, nos persuade para no continuar pensando en ello.                 

Saludos anónimo y paciente, Lector.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Blattodea. De visita Obligada.

  1. Ha
    llovido desde mayo de 2006, ¿eh? Sí, entiendo el nexo entre mis recuerdos y los
    tuyos. Los cuales, a su vez, me han traído a la memoria que yo también tuve que
    pasar por esos tests. Supongo que debemos andar por edades parecidas, y que en
    aquellos años se puso de moda la "pseudoevaluación pseudopsicológica". Me has
    dado la idea para escribir una entrada en mi espacio, que hace tiempo que tengo
    algo abandonado.

    Esta manía de dar a elegir entre una cosa u otra sin términos medios es
    bastante deplorable (y muy utilizada por los nazis en los campos de concentración,
    por cierto). Sorprende que teóricos psicólogos no se plantearan el entorno
    inmediato como un factor a tener muy en cuenta en las reacciones de la
    chiquillería. Afortunadamente, eso ha cambiado, especialmente en la psicología
    infantil (aunque eso no significa que siempre se haga bien).

    Yo estoy convencido de que cuando era pequeño mi respuesta instintiva hubiera
    sido "el gato", y la meditada "el cuadro". Entonces me
    hubiera agobiado pensando qué es lo que le gustaría leer al evaluador, y habría
    contestado en función de eso. Lamentable, pero sincero al fin y al cabo.

    Saludos…

  2.  
    Leo a Anteros lo de mayo del 2006 y me voy a comprobarlo (incrédula que es una… ) y mira tú por dónde, no solo es cierto, sino que mirando cuando empecé a escribir yo aquí, descubro que fue en marzo del mismo año… ¡¡ cómo pasa el tiempo !!
     
    Es incríble el paso del tiempo y el modo en que las palabras amigas e inteligentes que vamos recogiendo de aquellos que se unen a nuestro paso, se quedan pegadas en la memoria formando fósiles que perdurarán mientras las recordemos.
     
    Cuando me pongo ameba-nostálgica no hay quien me aguante… jejeje
     
    Un beso !!
     
     
     
     
     
     

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s