Estrellas en los ojos.

 

Al levantar la vista en una noche estrellada en mitad de la nada, lugar este, sin duda alejado de toda contaminación lumínica y civilizadora, el ojo humano recibe la información de un pasado que es parte de la historia de cada uno de los átomos de que está compuesto tanto el órgano como el medio en que se capta dicha información. La luz de nuestra estrella, oculta por unas horas es el pasado mas cercano, el resto es pasmosamente anterior. El tiempo humano no se comprende en términos astronómicos, es ridículamente terrestre, una hora, un día, un año… Cuando miramos al cielo, la humildad debiera ser la primera de nuestras reacciones, el asombro, lógico y sin embargo elaborado, viene por la reflexión inevitable. 

Algo similar debiera sucedernos ante las obras de arte.

Saludos anónimo Lector.  

Anuncios

4 Respuestas a “Estrellas en los ojos.

  1. Me alegro de saber que aún
    estás por aquí. La verdad, imaginaba que, tras tu última entrada allá por el
    mes de junio, debías de estar colapsado por la vida real, y no quería molestar.
    Esto va por rachas, ya sabes, hay unos períodos en los que no hay tiempo ni
    para coserse un botón, y otros en los que diez minutos bastan para lanzarse a
    esta virtualidad. Sinceramente, creo que, dado el rumbo que han tomado
    definitivamente la mayoría de los blogs (o son ilegibles, o clónicos, o
    carentes de originalidad, o proyecciones megalómanas de personalidades
    acomplejadas), dado el rumbo que han tomado, decía, se agradecen, aunque sea
    espaciadamente, las aportaciones interesantes. Así que nada, saca un ratito de
    vez en cuando para dar tu visión no oficialista del arte, que si no uno ya no
    sabe si es un bicho raro o si verdaderamente hay alguien más con opiniones
    parejas.

    En otro orden de cosas, lo cierto es que la humildad nunca debe perderse,
    especialmente cuando confirmamos nuestra escasa entidad frente al universo.
    Además, la única manera de crecer es –a través de dicha humildad– mantener viva
    la curiosidad y el deseo de aprender. Observarlo todo, o casi todo, con ojos
    nuevos, independientemente de que se trate del cielo nocturno o de una obra de
    arte, pero sin renunciar a la opinión formada con el conocimiento acumulado y
    la experiencia, es una garantía tanto para el aprendizaje como para el
    reconocimiento de la relatividad de nuestra existencia.

    Un abrazo, y hasta pronto.

  2.  
    Al leer esto no he podido evitar recordar el cielo de castilla por las noches. Recuerdo especialmente el color que se percibía desde el tren en el que tantas horas pasé en una época de mi vida. Cuando todo el mundo dormía, salía al pasillo y me asomaba a la ventana que asemejaba un continuo lienzo lleno de la luz de las estrellas. Los perfiles de las montañas, los árboles, los cultivos de trigo o girasoles… Todo adquiría otro volumen, otra dimensión que parecía que solo se había creado para mi. Y cada viaje era distinto, cada viaje iba moldeado por mi estado de ánimo, por la luna o su ausencia, por el verano o el invierno… En fin, esas cosas que parece que solo algunos parecemos percibir.
     
    Oye, que me alegro de ver que tus múltiples tareas te dejan un huequecillo para seguir llenando con tus palabras este pequeño paraíso/lienzo/space sobre arte.
    Un besazo !!
     

  3. Buscando un comentario
    que dejé hace tiempo en tu espacio me he encontrado con unas críticas (por
    decirlo finamente) que te hicieron cuando comentaste el primer premio otorgado
    a Sonsoles Pajares en el XI Certamen de Pintura "Jóvenes
    Pintores".

    En su momento no las vi, y lo lamento, ya que me hubiese gustado decir algo al
    respecto. En cualquier caso, está claro que no necesitas que nadie te defienda,
    y que lo hiciste muy bien, con la ironía que te caracteriza. Sea como sea,
    quería apuntar que muy poco valor tienen quienes se manifestaron de forma anónima:
    además de la cobardía que demostraron, dejaron muy clara su incoherencia,
    haciendo uso de aquello que tanto critican.

    ¡Qué pena…! Ahora resulta que hemos de valorar a los artistas porque
    introducirse en el mundillo es muy complicado, porque "no tienen una vida
    fácil". ¡Hay que joderse!, con perdón. Como si la vida de los demás lo
    fuera. Pues nada, hombre, hagamos que la plebe rinda pleitesía a todo aquel
    que, pincel en mano, sea capaz de hacer un retrato con un seis y un cuatro, eso
    sí, con una depuradísima "técnica mixta" que lo dota de la
    "esencia velazquiana".

    ¿Sabes qué es lo peor? Que muy probablemente todos los artistas, incluida la
    susodicha Sonsoles Pajares, son buenos, o muy buenos, artistas (a mí, por lo
    menos, me merecen todo el respeto del mundo), pero que gracias a esta vorágine
    de fatuidad artística se quedarán en medianías vendidas al mercantilismo más
    puro y duro. Y así seguiremos con ferias como ARCO y similares, donde uno no
    sabe muy bien qué narices está viendo. Salvo, eso sí, que tengas la necesidad
    de aparentar un aire exclusivo y erudito, y entonces te sientes durante media
    hora en un sillón de diseño para que todo el mundo admire tu pose, dedicación y
    empeño a la hora de contemplar una obra que, en realidad, nadie entiende si no
    es dentro del metalenguaje propio del arte contemporáneo.

    Parece ser que el arte contemporáneo, en su mayor parte, tiene como objetivo
    que el artista logre dar el braguetazo. Y a partir de ahí, y como dijo Matusalén,
    a vivir que son dos días.

    Saludos…

  4. Una vez comentaste que
    esto empezaba a parecer un corrillo, y no dejabas de tener razón. Cualquier
    pretensión que hayamos podido tener con nuestros espacios generalmente no ha
    prosperado, seguramente por cuestiones de feed-back (de "ausencia
    de", más bien, que ya se sabe que si no alimentas el ego de los demás
    estos acaban por perderse en el ciberespacio). Pero no importa. Aunque dejemos
    los blogs abandonados a su suerte durante largas temporadas, siempre hay un
    momento en el que queremos decir algo y que quede en algún sitio, por muy
    virtual que sea, ya que si lo dejamos escrito en un papel, este acaba
    escurriéndose por la parte de atrás de cualquier cajón de casa y desaparece
    para siempre. Haciéndolo aquí aseguramos que lo escrito perdure un cierto tiempo.

    Y si desaparece… pues bueno, ¡qué le vamos a hacer! Yo, por si acaso, cada
    vez que he borrado el blog por completo (ya han sido un par de veces) he
    utilizado un programa para descargármelo en el ordenador, por aquello de
    tenerlo guardado. Aunque, sinceramente, nunca lo he releído. Pero ahí está,
    para el recuerdo.

    Buen fin de semana…

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s