De Muertes y Sliencios.

El siguiente texto es una aportación a un debate establecido en el Foro Cultura, de elpais.com, y si viene a este blog, es por la claridad meridiana con la que se expresa un sentimiento, que parte de un juicio tan válido como cualquier otro, respecto de la distancia establecida entre el mundillo solipsista del arte y un gran número de personas guión espectadores, que son y han sido, la conciencia no sobornada de la modernidad triunfante, que como la Bestia, proyecta su siniestra sombra sobre la verdadera naturaleza de las cosas. No creemos que a su autor, lestatbcn, pueda molestar la cita de sus palabras.

 «Yo soy un amante del buen arte( Leonardo, Rafael, El Bosco, Petrus Christus…) y me imagino a cualquiera de ellos pensando así:

– Qué maravillas deparará la evolución del arte dentro de siglos. Cómo me gustaría viajar en el tiempo y llegar más allá del Siglo XX para contemplar las maravillosas construcciones, pinturas, esculturas… que se habrán creado gracias a los avances artísticos.

Para a posterior llegar a cualquier museo donde expongan arte contemporáneo, se desmaya al instante del shock. ¿Es que en realidad hay gente a la que le gusten los cuadros que ni los niños saben hacer a propósito peor?¿o solo los compran por su revalorización promovida por unos cuantos interesados? Mi padre dejó en un museo un zapato y la gente lo miraba y pensaba que formaba parte de la exposición, y en serio que no desentonaba. Y allí se quedó días sin que nadie se diera cuenta.»

Reproducimos la respuesta a dicha reflexión,  producto de la espontaneidad del momento, a buen seguro apresurada.  A todos aquellos que ya apartan su nariz  de connoisseur, pueden respirar tranquilos, este no es lugar para ellos, tan felices en su nube de dulce algodón, etérea y pegajosa,  empalagosa vianda de feria trashumante a la caza de su victima  en forma de beato asentimiento, en el gesto y en el recogimiento de juicio.  

«Grosso modo: Aceptando arte como concepto utilitario, y compendio del conjunto de manifestaciones que engloban su acepción. En esencia la pregunta ¿Ha muerto el arte?, es una paráfrasis de la cuestión ¿Ha muerto el Hombre?. Para demarcar más, ¿ha muerto alguna de las capacidades o habilidades que una vez se definieron como artísticas de los seres humanos? Todo ello, encuadrado en el horizonte del ciudadano occidental, de lo contrario, los cerros no acabarían nunca. Antes de apresurar una respuesta, deberíamos ser capaces de contestar a otra, mucho más sencilla, ¿Ha muerto, o queda algo de la capacidad de empatía del público ante la obra de los artistas?

En realidad, deberíamos circunscribir aún más la cuestión: ¿qué es exactamente aquello que compramos a un artista? Cuando, como es el caso, cada vez más frecuente, en los últimos tiempos, una institución  pública compra una obra  que nadie quiere, y jamás compraría, ¿ante quién debe dar explicaciones? Si es un particular, la cosa es muy simple, quien paga mucho por algo que los demás consideran de un dudoso valor artístico, se debe sin duda a que es dueño de un excedente tan material, como efímero, el dinero; por tanto, compra un valor "extrínseco" a la obra pero no artístico: la capacidad que proporciona el placer de poseer un status, que le garantiza su posición, pero que debe estar acompañado por el gusto estético, que lo confirme ante los demás. Este valor añadido, que en nada tiene que ver con el arte, es el reconocimiento por parte de los críticos y el mercado de que la obra contiene en sí más de lo que los demás vemos. La institución pública, no es un ente, y por ende, no es ajena a las mismas pasiones, bajas especialmente, que el resto de los mortales. 

La política de adquisición es en suma, una cuestión de grado. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Por cobardía.  Si alguien nos quiere vender un gato muerto y  lo "compramos", como si fuera una obra de arte semejante en valor e importancia a la piedad de Miguel Ángel, el artista es un caradura, y nosotros unos cobardes. Ahora bien, la cobardía es perdonable, no así la estupidez. Si una institución encarga una obra pública, y nos quieren vender un calcetín de proporciones colosales, solo cabe deducir que en efecto, estamos ante algo descomunal. A saber, la Estupidez Humana, en alguna de estas tres variantes: Una, la primera, por hacerla, la segunda, pero no inocente, por admirarla; y por último, aquella que se nos antoja la más incomprensible, por ser incapaz de denunciar a las dos anteriores.

Dentro de mil años, alguien se preguntará si el  «arte» del Siglo XX, fue la reacción, y su consecuencia, de una serie de cambios producidos por la radiación nuclear y la contaminación ambiental en los organismos humanos. De lo contrario no encontrará, una explicación

El «arte» sólo está vivo para quien vive de la estupidez humana, a través del mismo. »

Por descontado, añadir que este tema de debate en el Foro, no ha suscitado más que dos comentarios, publicidad gratuita, por otro lado, por lo que cabe deducir, que si los interesados no responden, se debe a que viven en otro mundo.

Saludos, amable como anónimo Lector.

Anuncios

2 Respuestas a “De Muertes y Sliencios.

  1. Que temita ah!!!….Volviendo entonces al tema del valor artístico, la duda es recurrente. El hecho de expresarme plásticamente y el hecho secundario pero no menor de que me interece bastante poco la opinión de los demás de mi pintura pienso que puede inhabilitarme para opinar. Creo que el arte primeramente es un lenguaje destinado a expresar sutilezas que no son traducibles con otros medios, el que los demás no necesariamente manejen nuestros códigos no facilita para nada esa transmición de ideas y sentimientos pero por lo menos no limita la posibilidad de que pueda producirse y ahí esta el origen del arte…luego el que la belleza ocupe su sitial o no, es un hecho que corresponde a la época. Lo que si me parece que es discutible es el oficio que se aplica al arte actualmente…es posible decir mucho con poco?….Sí,….pero cuando el POCO parece más bien un chorreteado casual en vez de un proyecto serio?….creo que al final lo que importa es la capacidad de conmover…y ahi derivamos a un terreno mucho más personal lejos de toda normativa estética.
     SI. si viniera alguno de esos personajes que nombras a un museo cvontemporaneo moriria colapsado; No hay duda. No se si es bueno o malo pero es….me gusta el hecho de que plantee un motivo para reflexionar, reflexionar siempre es positivo.
     
    besotes

  2. leo a baudelaire estos dias y me reia porque el pensaba que el eclecticismo era una de las enfermedades del arte, casi un virus….gran parte del desarrollo de tendencias contemporaneas se debe a que cada vez las cosas son mas otras cosas….que varios lenguajes se mezclan haciendo cada vez más dificil proponer un criterio homogeneo para medir o definir…..llegando a esta crisis en la cual no podemos saber si es arte u otra cosa……
     
    como vez…jajjaja….sigo agregando leña al fuego
     
    muchos smuaks y bye

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s