Picasso: Analogías de Siringa y Almagato.

 «Unas cosas se empeñan en llegar a ser, otras se empeñan en mantener su ser, pero de lo que llega a ser ya se ha extinguido algo». Marco Aurelio. Meditaciones. Libro VI ,15.

   La Cizaña Estética, tiene más de estado emocional, que de discurso. Al revisar el otro lado del espejo de nuestras propias palabras hemos recuperado una entrada de nuestra memoria. Relectura, y asombro: un sentimiento de disgusto autocrítico, descendió por la llaga abierta de nuestro carácter. La cólera, no es buena consejera, pero el olvido es aún más pernicioso. Falta de reflexión, a buen seguro, pero la exposición Picasso Tradición y Vanguardia, hizo ceder el débil resorte que comprime la esclusa de nuestra prevención. Estimamos en su momento y hoy nos lo sigue pareciendo, que la exposición y su trasfondo, eran de un interesado sentido patrio y un didactismo fuera de lugar. Ni el Prado necesita de Picasso, ni Picasso necesita del Prado. Si el Reina Sofía necesita clientela, es un asunto que no puede ventilarse con intercambios temporales de telas. Al repasar la exposición, las analogías que se quisieron vender, sin ningún método, y todo el resto de parafernalia expositiva, sirven hoy para meditar, sobre la necesidad de sostener un cadáver, al modo del Pasmo de Sicilia, de una idea que debe desesperar a quien tanto admira a Picasso, pero aún más a quien más ama al museo de El Prado, no como continente, sino como resguardo de La Rosa, pues si continúa el manoseo, pronto, sus pétalos serán abono de los insectos de Mausolo.  

 El Prado, debe mantener vivo su legado, pero no deambulándolo doquier toca, y su política expositiva, va camino de ser un nuevo parque temático. La ampliación de sus instalaciones, servirá a tales fines, pero El Museo del Prado, no puede convertirse en un negocio, y su financiación, debería ser asunto de Estado. Una de las peores pesadillas que puede sufrir un museo es su desmembración, y no podemos estar seguros de que nadie  no nos pida su parte, de un legado, que pertenece por derecho a los que no toca más remedio que ser lo que los demás no quieren ser. Retomamos la senda inicial, pues este sendero sólo conduce a posiciones que mercadean con las obras de arte al modo de estandartes, y provocan sentimientos de vergüenza ajena, por su hipocresía. El espíritu inicial, la idea promotora, el discurso que quería proyectar la Doble y magna exposición de El Prado y el Reina Sofía, ha sido una constante de la bibliografía picassiana, y del imaginario colectivo de muchos historiadores del arte, que seducidos por la amplitud de la misma obra del artista, no han podido sustraerse a la tentación del parangón. Su puesta en escena sin embargo, resulta del todo imposible en una exposición, por razones de carácter práctico, los mejores ejemplos de las fuentes del pintor, están por todas partes y las que más luz, arrojarían, sobre supuestos antecedentes, no se «prestan». 

Pudiera ser, y es fácil, imaginar un libro donde ejemplificar la idea de la influencia, el estudio y pamplinas parecidas para un Picasso reloaded, pero, nunca se conseguirá la ilustración efectiva de este estudio en una exposición en un Museo, o en dos, o en tres. La exposición, sólo es posible en un holístico ejercicio, en la mente y en los libros del espectador verdaderamente interesado en el estudio de un Picasso «conectado» a la historia del arte.  Los estudios pormenorizados, sobre tal o cual cuadro, y su relación filial, en el mejor de los supuestos,  respecto de la tradición, se enfrentan en la mayoría de los casos con la imposibilidad de reunir gráficamente, obras del propio Picasso que son poco conocidas, de difícil acceso, o son usurpadas al estudio. Hemos mencionado, ya en otra entrada, cómo, es posible estudiar la génesis y ejecución, del Guernica, por R. Arnheim, a partir única y exclusivamente de los estudios previos del propio Picasso, pero su traslación a una recapitulación rigurosa del acerbo genético pictórico, del propio cuadro, en la mente del pintor, sigue pendiente. Existen intentos, pero, es imposible, en realidad, aislar el estudio del Guernica del resto de la obra de un Picasso, anterior a sí mismo, y precursor de éste, a través de la larga historia del arte. 

 Un siroco azuza el preponderante lugar de Picasso y su continuidad o permanencia, detrás de tanta alharaca, y para muchos, Picasso es el «redentor mundi» del Siglo XX, sin su obra, la imagen de un arte sin cotos, se expandiría en el vacío deglutidor y generalizado, que los implicados se niegan a reconocer, en lo más profundo de su retina, pero que sus estómagos necesitan, como un antiácido de cal. Picasso o del almagato del ardor estomacal de quienes se han atiborrado ya con todo. Hubo voces, a pesar de las crónicas oficiales, de los propios artistas durante la doble exposición, que elevaron con cierto elegíaco cinismo una afirmación sobre el tópico de las querellas:  los antiguos, nunca habían quedado mejor parados  que ahora, precisamente, con la manifiesta confrontación. 

 Para ejemplificar aún más el problema, debería aclarase que las supuestas analogías que suscitaban las obras de Picasso con los de sus maestros en el Prado, a muchos les parecían traída de los pelos como el joven inocente en la Calumnia de Botticelli, pero, era imposible para El Prado suministrar en rigor los mejores ejemplos de inspiración del pasado para la obra del Malagueño, barcelonés, parisino, etc, pintor y artista. Sin necesidad de acudir a las catacumbas de la iconografía, un observador cualquiera hubiera sugerido un cuadro no precisamente difícil o recóndito para la analogía de la tela de Picasso, La Flauta de Pan, del Museo Picasso en París, nos estamos refiriendo al Apolo Y Marsias, de Perugino, (Circa 1506), que guarda el Louvre, por un motivo tan curioso que Francis Haskell, le dedica un breve y jugoso, como todos los suyos, ensayo a la historia del infortunio de Morris Moore, y su supuesto Rafael, su último propietario privado.  Recomendamos su lectura, pues en ella se mezcla erudición con el justo tinte literario de novela de misterio, que se agradece en este tipo de escritos. Por curiosidades del destino, el ensayo, Un mártir del atribucionismo: Morris Moore y el Apolo y Marsias del Louvre,  está contenido en el volumen titulado Pasado y Presente en el arte y en el gusto. Alianza Forma.  Madrid .1987. Entre la selección de ensayos, se recoge el titulado, El payaso triste, notas sobre un mito del siglo XIX.  No debemos irnos muy lejos para recordar la influencia de la iconografía de la «Commedia dell’arte» en la obra de Picasso, y, sin embargo, en la exposición doble no se invitó al Arlequín con espejo, del Museo Thyssen-Bornemisza. Este cuadro de 1923, ya ha sido relacionado a través de dibujos con la Flauta de Pan, también de1923, ambos pertenecen a ese último estertor para algunos, del  llamado neoclasicismo en la pintura del propio Picasso, y por extensión de las vanguardias, ( los demás no existen), y los dibujos parecen demostrar que el espejo estaba en la mente de las composiciones que dieron origen a ambos cuadros. Pues bien, no sabemos cómo, pero el cuadro de la Thyssen-Bornemisza, podría haberse «parangonado» con uno de esas raras joyas, que daría como fruto su propia temática en la historia de la pintura, nos referimos a un cuadro tan hermoso como esquivo. Mujer desnuda con espejo, de Giovanni Bellini, 1515, hoy guardado por el  Kunsthistorisches Musseum, en Viena. Sólo es necesario travestir e «inverti» especularmente, (ver imagen infra) la posición de la mujer y el Arlequín, aparece desde los abismos de un lapso de 400 años. 

 No era necesario para Picasso tener en mente este cuadro de Bellini,  ya desde Giorgione tal vez, pero sin duda, Tiziano y Rubens, y tantos otros después, habían utilizado el motivo, que ahondaba sus raíces en la misma representación de Afrodita-Venus, con las variantes de significado y sentido, así como formales, para el interludio entre el olvido del mundo Clásico y el Renacimiento. Podría seguirse el hilo, pero daría para mucho más de la propuesta inicial. Somos conscientes de la implicación de estas afirmaciones, pero el destino de las mismas nos lleva a especular, como no, sobre la obra, que sí formó parte de la aclamada doble exposición. Si comparamos, La flauta de Pan, con el Apolo y Marsias, de Perugino, que quiso ser un Rafael, y que, no obstante, sigue siendo una obra admirable en todos los sentidos, observaremos, una nueva inversión de las figuras, y a pesar de los muchos y buenos ejemplos de interpretación del tipo: «el lienzo muestra a un artista conscientemente incardinado en una gran tradición pictórica», podría surgir un sentimiento de pérdida, de esos que tanto gusta a la disidencia cizañosa, pues tal vez sea demasiado, lo que se ha abandonado desde que Apolo apareció de nuevo, para acabar siendo un mozalbete encajonado en un escenario de reposición tonal. Si el Apolo de Perugino, es despellejado por sus miembros ahusados, el sólido soliloquio volumétrico de la parodia picassiana, no puede dejar de acecharnos en la idea absurda, por su excentricidad, de que tal vez, hubiera sido mejor para Picasso no haber sentido la «influenza» del arte clásico.

Su valentía es hoy una prueba que debe superar los rigores del general invierno que se avecina a lomos de la bestia triunfante,  este  evoé, evoé diluido en mediática trementina, para el nombre de Picasso, no afectará a sus maestros, los que ya nada enseñan; se quedarán como un arquitrabe sin friso posible, donde colocar una inmensa cornisa, para elevarnos todos al futuro,  y esto en el mejor de los supuestos. Sobre el entablamento, las heces de palomas, abonarán sin duda, como ya lo han hecho, la herencia de las intertextulticiatualizantes, del discurso  tan caro a aquellos que nos quieren vender el  invisible traje.

 Picasso, no necesita de estas exposiciones, necesita de sí mismo, pues con el tiempo y una caña, al son de una siringa, hasta la fama más duradera desaparece, o se conserva. 

 Saludos anónimo y paciente, Lector. 

Anuncios

2 Respuestas a “Picasso: Analogías de Siringa y Almagato.

  1. hola solo pase a dejarte un beso ando corriendo lo leere prontito i promise…tus comentarios hacia los artistas y el arte me gustan son hechos bajo un criterio no expreciones al azar…lo importante es estar de acuerdo en ser coherentes 
    besottes

  2. Ya, lo prometido es deuda más cuando es un placer. Me ha encantado leer tus quejas…jajaj.
    Bueno te confesaré que no veo la tele, no leo el diario y no escucho la radio. Cuando una noticia llega a mí es porque definitivamente los azhares del destino querían que dicha información llegase a mi saber. Obviamente no me enteré de esta muestra. Si, es un planteamiento curioso este de buscar relaciones de la obra de picasso con sus antecesores tan distantes en el tiempo, pero no deja de ser interesante, las relaciones de las imagenes por ti propuestas están muy acordes. No porque una idea no sea perfecta deja de ser un paso, no olvides que es necesario empezar desde un punto, siempre el inicio de una idea-reflexión-pictorica proviene de alguna semilla dejada a la casualidad a menos que seamos privilegiados con la ayuda de mercurio o seamos abducidos por extraterrestres..jajaj ( idea muy de moda ) los antecedentes se acumulan en nuestra memoria esperando a ser fertilizados por la experiencia para dar a luz un algo, rescato de Picasso eso por sobre todo; el no se puso la camiseta del lenguaje personal y siguió invesigando con los materiales dentro de su propia sensibilidad haciendo cosas buenas, otras muy buenas y otras muy malas pero no se creyó el cuento de la consagración que te encasilla en un marco estilistico díficil de quebrar y como niño se entregó al disfrute de la materia acompañado de su gran personalidad cargada de ese ego que le permitió impedir que lo encasillaran.
    besottes

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s