ARCO 2007: “La feria ya está vendida”.

«Hay una absoluta falta de debate en el arte contemporáneo»

No son palabras de la Cizaña Estética. Son un extracto de la entrevista concedida a Ángela Molina, por Lourdes Fernández, la nueva Directora de ARCO, y publicada en el El País, el 13 de Febrero de 2007. Leemos la respuesta a esta pregunta: «¿ y dónde cree que debe estar la ética del crítico en el marco de la industria cultural, las bienales, las grandes muestras? »  Se obtiene la siguiente respuesta:  «Para mí, no es lo mismo hacer una crítica de una bienal que de una feria. Una bienal tiene un discurso, un proyecto determinado y un objetivo claro. Los parámetros de una feria son diferentes. El problema de este país es que no hay crítica, como la puede haber en otros ámbitos de la cultura, como el cine, que también es una industria que mueve muchísimo dinero. Una película realizada por un gran director puede hundirse por una crítica nefasta. Esto es lo que yo echo en falta en el arte contemporáneo. Hay una absoluta falta de debate. »

 Debate. ¿Pero eso no es cosa del pasado?  Hoy todo es arte.  TODO es una profunda reflexión. El relativismo estético es el nuevo Reino de la Felicidad. Por tanto, no puede haber debate de ninguna especie. O tal vez, sólo tal vez, sí existe debate, pero su voz ha sido expulsada del orbe del arte. Inaudible, y menospreciada la voz de la disidencia, es un púlsar lejano, otrora fuente de luz, de una estrella que agotada por la edad, se ha convertido en una emisión, solamente detectable por los espectros peor situados en el margen del Universo artístico.  Este blog, ha sido testigo de cómo la más leve inclinación respecto del discurso panteísta de los cielos artísticos, es inmediatamente menospreciada, por  cometer el crimen inefable, que se resume en tres palabras. NO ME GUSTA. Pero puede que ello sea debido a una razón  que se desliza antes del final de la citada entrevista «P. ¿Le interesan a ARCO las audiencias no iniciadas? »  Pregunta, con posible malicia, sin duda. A lo que Lourdes Fernández responde: «Las audiencias no iniciadas nos tienen que interesar a todos, no sólo a Arco. Me niego a aceptar que solamente ese mundo de expertos ha de tener acceso a la información. Otra cosa es cómo segmentamos a ese público. Arco está dirigida a todas las audiencias, pues se trata de crear conocimiento futuro.»

Nos encontramos, pues, entre las audiencias no iniciadas. Todo esto tiene un aire de mistérico esotérismo. ¿Iniciados en qué? En La Nueva Religión.  Asistimos, pues, a un Concilio ecuménico, pero sin herejías. La Feria es un pacto de Caballeros. Los excomulgados o sujetos a interdicto, no pueden ejercer su derecho a réplica. El debate silente se refugia en las alternativas de unas pocas revistas especializadas en perpetuar un evangelio, que no seducen con el glosolálico mensaje del todo vale; al contrario, ejercen una pírrica batalla intramuros, defendiendo una Troya, que incauta, ignora la artimaña que se abate sobre la historia de quien defendía un mundo capaz de resistir hasta la muerte, sin renunciar a la posesión de la belleza, esa Helena, que tanto sufrimiento acarrearía, y cuya tenencia paliaba todo mal, pues era parte de una conducta en el vivir. Con los dioses o sin ellos, la belleza, no salvó a nadie. Y los perros siguen comiendo los huesos descarnados de un cadáver que se exhibe, cada año en ARCO. Del Hades descienden y ascienden, al vaivén del mercado, las cotizaciones. Los expertos, concurren todos, armados con la panoplia del discurso reiterado con saña, inmisericorde en su ortodoxia; los no iniciados, pagaran  treinta euros,  y otro tanto por un catálogo, que se convertirá en el vademécum de las siguientes generaciones de estudiantes de BBAA, triunfando  Odiseo, frente a la nobleza suicida del Pélida Aquileo, se cumplen, así los auspicios de un Futuro, con conocimiento… ¿Pero de qué tipo?

 Doscientas mil almas, se calcula, visitarán esta entrega de Arco, y «ya se ha vendido todo». Por tanto, se verá lo que otros ya poseen, pero nos educaran en el gusto. Pues quiere el rito que el profano necesita que le guíen, hacia el ónfalos de esa verdad que contiene el centro del laberinto, el hilo es hoy un billete para asistir al Tabernáculo.  No es cierto que no haya debate. Aquellos que supuestamente están capacitados para hacerlo han decidido que los dados  mostraran siempre la jugada de Venus,  pues Nadie, vendrá a vengar al Polifemo. Con las consecuencias consabidas. La postrera esperanza, de un ciego, es que un tuerto lo conduzca de la mano.  Los iniciados, se bañaran en las aguas del Estigia, con hedor a papel moneda, y un barquero institucional, por cicerone. Ya hemos mencionado, que toda crítica, al quehacer artístico se encuentra con un muro, de intereses subrepticiamente obtusos, y cómo nadie se da por aludido, y los que lo hacen, utilizan la pataleta y la agresión personalizada, como si esto fuera una riña de patio de colegio.  Con tales armas, el arte no puede seguir en manos del Ejército de Salvación de las Bienales, las Ferias, o las Grandes Galerías, y Museos programáticos. El pecado original, de todos nosotros, es olvidar que es el gusto del Público, y su conciencia, el que al final debiera poder decidir el rumbo del Arte; pero si necesitamos que nos inicien, por qué no se construyen catedrales, hermosas, en su comunión con las gentes que las hicieron posibles. ¿Debemos conformarnos con las Ferias, subvencionadas, y además,  que nos tomen por idiotas, o como poco, necesitados de catequesis estética? Una última afirmación de Lourdes Fernández: « El mercado no sólo valida económicamente; también da un estatus al artista, al igual que un museo o una bienal. »   ¿Quién validará a los que no profesan la religión de ARCO? La posteridad al instante, en forma de sobrecito. Consagrados por ARCO, erijamos un túmulo para una verdadera Hecatombe. La de nuestra libertad, pues si es gremial y bovina, por no iniciada, no merece la pena ser salvada. Condenados a vagar otros cuarenta años, el maná del éxodo de los apátridas del arte oficial, es hoy más que nunca un ficción azarosa. La Feria, en palabras de su Directora, ya está toda vendida, ¿acaso  no lo estuvo ya, antes de ser inaugurada?

 Saludos, anónimo, paciente y amable Lector.

Anuncios

3 Respuestas a “ARCO 2007: “La feria ya está vendida”.

  1. Que temita el que tocas…en una ocasión leí un ensayo de dostoewski que trataba acerca de la dicotomía general que hay entre el gusto del público masivo y el "iniciado" en los códigos del arte ( ensayo, por lo demás, viejísimo). Como el común de las personas se siente instintívamente atraido hacia la belleza y es necesario inculcarle una serie de conceptos " racionales" para hacer que se interece por el arte llamado culto y que en la actualidad separa a la gente en dos tipos:
     
    -El común, ordinario en su gusto, amante de lo complaciente y bello…que no entiende como algo grotesco puede ser sublime solo porque un montón de argumentos algo rebuscados y sensacionalistas dicen que protesta contra otro concepto que, frente a muchas de las cosas que pasan en el mundo actual, no parece ser del todo claro. ( tomo por ej el art pop que surge como protesta contra la sociedad de consumo y termina siendo objeto de consumo, por decir algo). Público que prefiere paisajes y bodegones.
     
    -La minoria, el culto, que aprecia la cualidad del concepto que transmite la obra, dejando de lado la materia o la estetica que compone este elemento plástico, que espera que el arte lo conmueva, que lo haga pensar…que despierte reacciones en el espectador al exhibirlo posteriormente en su casa, que aprende el discurso del autor y lo reserva para compartirlo con quien desee traducciones de lo visto, para destacar a su vez también lo interezante y sensible que es EL al comprender y valorar esta estética.
     
    Dos conceptos extremistas…
     
    Creo que a su vez está el publico consumidor de arte que desea ser anónimo en su sentir. Si consumo arte muy figurativo también estoy delatando fascetas de mi personalidad, aveces es más fácil escondernos detras de un colorido y pincelada menos significativo, siempre he pensado que el expresionismo abstracto responde a la necesidad instintiva de nuestra época de esconder , de ocultar ; en una era en que la privacidad  se hace cada vez más necesaria al ser exigidos culturalmente a expresarnos.
     
    Es un jaleo, creo que hay para todos, ya lo dijiste…actualmente todo se vale, en el gusto y la crítica. Creo que lo importante es crearse una opinion personal basada en creencias intimas y personales no dictadas por una estética de periodico, a menos que el interes sea el de invertir en arte, ahí pasamos a otro tema…en las bienales el gusto y la inversión suelen ir de la mano…tu que crees?

  2. Voy de una lado para otro y apenas tengo tiempo ni de respirar. En cuanto vuelva a la normalidad leeré con calma lo que sigues escribiendo, que me da rabia tener tanto pendiente. Mientras tanto, un abrazo…

  3. Excepción: Copio la respuesta  que en su día alojé en el blog de Cata, por cortesía.
     
    Querida Cata. Gracias por tomarte la molestia de comentar la entrada dedicada al Arco del Triunfo. Pues no hay más que leer y escuchar las autoalabanzas entusiastas de sus promotores. Respecto a las cuestiones que me planteas, la que más me interesa, pero no la única, es la distinción entre Gusto culto y, digamos, el resto…(no quisiera definirlo, por ahora) Tú, propones otro, no menos interesante, aunque sí utilizado por unos y otros, el que denominas “anónimo”, es la tierra de Nadie, que viene a ser una y otra vez tomada y saqueada, por las instituciones, y las políticas culturales de los poderes del Boato de La Alta Cultura. La Cizaña Estética siempre ha defendido la autonomía de juicio del espectador- observador, frente al discurso del artista y frente a la obra; es decir, el juicio, para entendernos, es soberano en sí mismo. Si el espectador no entiende el discurso, el artista ha fracasado. El gusto por el arte, puede ser adquirido, por muchas vías, pero no muy diferentes que las que conducen al aprecio y el deleite de la literatura o de la música. Por ello, me irritó, el término de «audiencias no iniciadas», primero, porque presupone pasividad y segundo, da por supuesto la necesidad de iniciación por parte del sujeto. El siglo XX, tan llenos de horrores, ha dado los frutos que ha querido en el campo de las bellas artes. Y esto es lo que hay. Los artistas se han subido, al carro de Heno. La cuestión, que se deduce de la supuesta existencia de audiencias no iniciadas, es una premisa que no comparto. Los artistas no son Sacerdotes de un supuesto entendimiento particular de la visión o explicación del mundo. Pueden aspirar a ello, se puede aspirar respirando, pero ello no garantiza la inspiración. Los artistas, son demiurgos, sí, pero en sentido Homérico, y no Platónico. Desgraciadamente, la ausencia de un pensamiento autónomo por parte de los propios artistas ha dado lugar a la ingente cantidad de explicadores y pedagogos del arte. Especialmente funesta ha sido la mixtificación hermenéutica de interdiciplinamiento textual para las Artes en general. Consecuencia, se juzga por igual a novelas, películas, por ejemplificar, que a experimentos plásticos de performances y curiosidades varias. Y es aquí donde llegamos a otra cuestión no menos importante, que trató muy acertadamente Gombrich, y que no es otra que creer, y por tanto considerar, que el experimento es en sí el resultado y es éste, al final, el que debe ser valorado.  Por mucho que nos parezca antimoderno, o prejuiciosamente anticuado, la falta de criterio de los propios artistas es la consecuencia de su vanidad y falta de un marco objetivo. Por tanto, los artistas no están imbuidos de un saber fáustico, o de ciencia infusa, o están continuamente entusiasmados, poseídos por el daimon creador… No están en éxtasis… todo el día y la noche. Los artistas,« plásticos», buscan un crítico que construya un armazón de jerga propedéutica, por la que luego poder transitar. Como no hay críticos originales para cada artista, suele suceder que se comparten. Y artistas de muy diferente valía, son subsumidos dentro de unas categorías que nadie sabe muy bien de dónde proceden.  Siempre es llamativo, comprobar la prácticamente ausencia de malas críticas de las exposiciones individuales de cada temporada. Simplemente se omite la información, no sólo de la Exposición, sino su misma existencia. Y el artista no recibe malas críticas… Simplemente no entra en el mundo arcángelico de los místicos iniciados en el espectro del ancho y ajeno, para nosotros, simples mortales, del Olimpo de los dioses de las artes. El éxito de un artista se compone de su capacidad de seducir al crítico,  y de persistir en lo que todos se empeñan en llamar: Lenguaje Personal. Condenados a parecerse a sí mismos hasta el final de sus días… no es de extrañar que cada año, por ejemplo, en ARCO se puedan adquirir varios Tàpies…
    En tu condición de Artista espero que lo anterior no pueda molestarte, pues no son más que retales de la Cizaña. Siempre he creído que la valentía es un don necesario, hoy más que nunca, para ser artista. Cosa de la que yo carezco.
    Gracias de nuevo. Y me alegra que te gustaran los breves cuentos. Besos.
     Sobre el expresionismo abstracto… ya escribí en su día una entrada.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s