Andersen. O De gasolina y cuentos sobre arte.

«En nuestro auxilio no puede venir esta inocencia, pues, ¿ cómo iba un simple niño  a percibir el arte del futuro? » Pág. 227  Se pregunta Gombrich al final de su mención a modo de ilustración de la parábola del cuento del Traje Nuevo del Emperador, de Andersen. Reconociendo  no ser original, al citarla, como nosotros mismos, La Cizaña Estética también grita …pero si no lleva nada encima. ¿Pero por qué este cuento ejemplificaba la situación del público cuando el autor la mencionaba?  En las dos entradas anteriores, hemos seguido al mismo Gombrich en su conferencia titulada Experiencia y experimento en las artes.

Entre interrogaciones y conclusiones, el autor nos depara una última reflexión.  Expuesta en forma de paralelismo entre ciencia y arte leemos: « En la ciencia, este estrangulamiento de la realimentación negativa es con todo, una excepción. En el arte, a mi parecer, no. Pues aquí la fe, en otros tiempos inofensiva, en el veredicto del futuro se ha convertido en un arma contra toda crítica o «búsqueda de fallos»  Pág. 226 y por si no lo hubiéramos advertido se nos dice al principio de la citada conferencia: …. «Criticar es hacer distinciones, y el crítico es el buscador profesional de faltas. Si recordamos lo que se nos ha dicho sobre la importancia de la realimentación negativa, la detección de errores no es una función secundaria. Pág.206 »  Gombrich expresa muy claramente cómo la fe en la filosofía del progreso, primero en la ciencia, así como de la misma Historia,  después de la victoria sobre los enemigos políticos y de toda clase,  (debe recordarse la división del mundo en bandos antes de la caída del muro), derivó a su vez a la región secundaria del arte, produciendo la ideología del progreso inevitable y que está en el origen del concepto de vanguardia. 

Cedamos  de nuevo la palabra al maestro: «Pocos son los movimientos del siglo XX cuyos paladines no hayan apelado al ejemplo de la ciencia contemporánea. Kandinsky quiso vincular su pintura abstracta con la fisión del átomo que, para él, simbolizaba la desaparición de la materia sólida. El cubismo ha sido relacionado reiteradamente con la  teoría de la relatividad de Einstein, con aserciones que no sería caritativo traer a colación. El surrealismo ha jugado con el inconsciente freudiano, sin que Freud lo tomara demasiado en serio; lo mismo cabe decir del estructuralismo, la lingüística,  o lo que se quiera, pero huelga decir que se trata de esfuerzos que pretenden beneficiarse de ciertas modas científicas más que de experimentos que verifiquen su validez .» Pág.224 La Cizaña Estética va un poco más allá, y es esa persistente apelación  a cierta forma de religiosidad que se nos solicita cuando la cara de asombro, o de vergüenza ajena, nos exige fingir comulgar con ruedas de molino.

Pero el resultado es el mismo, la cadena de experimentos iniciada en la Antigua Grecia, continuada desde el Renacimiento, hasta finales del siglo XIX, ya no existe.  Y no existe por: « Se escindió( la cadena), en eslabones sueltos cuando se rompió el consenso en torno a los objetivos y las funciones de la creación de imágenes en nuestra cultura» . Pág. 225 El lector puede creer que los “ismos” del siglo XX son lo más experimental que ha producido el arte, pero conviene recordar algo muy sencillo, sin la existencia de un problema no pueden ofrecerse soluciones buenas o malas. Por ello, toda crítica se enfrenta al imposibilidad de primero, discernir en el momento, lo bueno de lo mejor, por la tan manida esperanza en el futuro salvífico, y por que el relativismo cultural deviene en la desaparición total de comunión posible, no ya entre artistas, sino entre el público y el Arte, del que ha sido expulsado, como del jardín del Edén, por atreverse a conocer, y por tanto juzgar. « Eritis sicut dii. » Gén, 3,5. Ese ser como dios nos condujo a algo tan escueto como saber qué estábamos desnudos.

¿Cómo se ha llegado a la situación en que: « La falta de criterios ha hecho perder el valor  a los críticos de arte, y lo que es más grave, también al público. Intimidación derivada de precisamente de la amenaza para su misma dignidad. Si no rinden pleitesía al arte del futuro, se demostrarán como mentalmente retrógrados. » Pág. 227 La sospecha, que ya ha sido mencionado en este espacio, se convierte en certidumbre, y no es otra que la del “proteccionismo”, en la forma de fuerzas, que lejos de seguir una selección de los más aptos en la medida de la evolución cultural y no sólo orgánica, y que ya ha sido mencionada:  esa desmedida fe en el veredicto del  futuro.  Como muy bien dice Gombrich, el arte no es la ciencia. Pero se explica, que los experimentos científicos, una vez evaluados, ayudarán o no, al progreso colectivo que es la ciencia, no obstante: « Lo que llamamos arte, como he subrayado, ha cumplido funciones muy diversas en las distintas culturas. Si hoy vemos a los artistas ensayando una gama sin precedentes de modos, medios y efectos, debemos gozar de la posibilidad de aceptar o rechazar estas mutaciones sin sentimientos de culpabilidad ni de orgullo.» Pág. 228  Es más, debemos porque podemos no creer en el misterio de la nada, por muy experimental que este se nos presente. Esa virtud de ser solamente visible para los más aptos para desempeñar su oficio, como en el cuento, se ha convertido en la marca de Caín, para quienes no vemos en el arte de hoy en día esa cualidad, calidad y profundidad, que incluso revestida de juego, nos sigue pareciendo una forma de aceptar que nos embaucan, pero nadie se atreverá a poner el cascabel al gato. ¿ Qué inscripción contiene el cascabel? Nada, sólo números…el precio. El Gato campa por los dominios de los mercaderes. Los ratones ni siquiera discuten.

Gombrich nos recuerda que el edificio de la ciencia es una empresa coherente, donde todos pueden aportar lo mejor de sí mismos, pero en el arte, junto a cimas altísimas, existen los valles y las mesetas. La pregunta es evidente ¿ Qué altura tiene el arte del siglo XX? ¿ Qué cotas han subido los artistas, y cuales son los exvotos que desde la cima nos deslumbran y recuerdan que alguien estuvo allí? Cuenta Gombrich una de las muchas anécdotas, que se cuentan sobre los juicios que se emitieron ante la visión, reservada a unos pocos de Les Demoiselles d’Avignon, de Picasso, y que son como las leyendas urbanas, pero en su versión artística. Parece ser que Braque, dijo al ver la tela: «es como si nos pidieras beber gasolina», el mismo Gombrich reconoce que  el arte es un gusto adquirido y que a él mismo le llega a gustar beber esa gasolina, y disfruta, pero siempre que no le digan que se corresponde con Einstein.  Braque bebería gasolina o absenta, pero tragó, como tragarían después muchos más, el licor embriagador del experimento.  Y todo, ¿para qué?   El niño inocente, de Andersen, tal vez no lo sea, tal vez, sea cruel, como sólo puede serlo la Verdad.

Como nadie ha leído por completo este blog, sería un cortesía por parte de la Cizaña Estética mencionar las diversas entradas en las que se desarrollan algunas de las cuestiones de esta conferencia, que germinaron, en ellas, y que si bien recordamos, leímos hace mas de una década y media… más o menos. Pero creemos, no es necesario…

Las citas pertenecen, a Experimento y experiencia en las artes. LA IMAGEN Y EL OJO.E. H. Gombrich.  Alianza Forma, Nº 65. Alianza Editorial. Madrid 1987.

Saludos anónimo, y tal vez, hoy más que nunca, paciente y amble lector.

Anuncios

7 Respuestas a “Andersen. O De gasolina y cuentos sobre arte.

  1. Llevo tiempo sin comentar algunas de las entradas que leo en tu espacio, y eso que algunas veces me he quedado con las ganas. Ya puedes imaginar que el tiempo escasea, y no es cuestión de escribir cualquier tontería. En algún momento retomaré el hilo. Ahora sólo pasaba para desearte felices fiestas y mandarte un gran saludo…

  2. No es cuestión de paciencia, que me sobra… sino que leerte merece  hacerlo con más tranquilidad, sin prisas. Te dejo un saludo por estas fechas y un abrazo para el 2007.
    Ya vuelvo
    Milena

  3. Como sobre el tema del traje nuevo del emperador ya hemos hablado en algún momento, me quedo con lo primero que pensé al leer esta entrada. Lo que me vino al leer el titular, es lo mismo que no se iba de mi cabeza al acabar de leer todo el texto: washington irving y un libro con leyendas sobre Granada que me regalaron cuando era pequeña. Este libro que tenía ilustraciones de María Pascual, era uno de mis favoritos y en sus páginas fui consciente por primera vez de la importancia de la imagen unida al texto. La verdad es que no se muy bien a cuento de que te estoy contando esto, pero ha sido muy curioso para mi que esa imagen viniera de golpe a mi cabeza.
    Por cierto, ha sido un aliciente para leer rápido (más aún de lo que lo suelo hacer) el anuncio-cursi-navideño que has puesto… ¿En serio que era necesario?… jajajaja
     
    Un beso!!
     
    PD. Yo si he leido entero este blog… ¿Eso da puntos para algo?… jejejeje
     

  4. Por si tienes dudas, lógicas por otra parte, hypnotize soy yo: magenta
    La explicación es sencilla, tenía abierta otra cuenta de msn en la que tengo creado un space llamado así.
    Despistada que es una, oiga.
    Otro beso!

  5. Uy, la entrada de abajo está por duplicado… puedes borrar una, que parece que soy la única que escribe aquí… jejeje
    Mil gracias por tu regalo, ahí va el mio:

    Feliz 2007!!!
     
     

  6. paf…me impactaste….espero que no te moleste pero agregué un elace de mi blog a tu blog para visistarte de cualquier lado…suelo escaparme a un cyber para esconderme de las responzabilidades….jiji….en ese mi espacio me gusta navegar y leer cosas que me motiven….después de decir todo esto no creo que haga falta decir que me encantó tu blog

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s