¿En qué pensaban los artistas cuando cambiaron el rumbo del arte?

Variaciones, inventos y tentativas.  « Me parece que lo importante acerca de la evolución cultural es: ¿ Quién o qué determina  qué novedades persistirán, y cómo se toma esta resolución? ¿En virtud de qué se propaga o se pierden los cambios culturales? En otras palabras, hemos de analizar el proceso de cambio cultural del mismo modo en que analizamos el cambio… (  ¿? ) »  ¿ A qué cambio puede referirse esta cita?  Y ¿cúal podría ser el término, un adjetivo, que hemos suprimido? 

Génico. La respuesta es génico. Un cambio cultural puede ser analizado como un  proceso más de la evolución orgánica. Sorprendente. «Para quienes consideran que el advenimiento de la cultura es poco más que un desacoplamiento del comportamiento humano y sus efectos respecto de la reproducción diferencial de las alternativas génicas, no parece haber razón alguna para una vinculación entre la naturaleza de los cambios culturales y los factores de  la selección de los replicadores génicos. » 

 Replicadores génicos: Nosotros. ¿Pero, qué relación puede tener todo esto con los asuntos que habitualmente tratamos en la Cizaña Estética? ¿Puede la Comparación entre la Evolución Orgánica y  la Cultural, arrojar luz sobre los cambios, de los que fueron y somos aún testigos, aquellos que nacimos a mediados del siglo pasado en el « mundo del arte »? Planteamiento como poco, peregrino e igual de “práctico” que cualquier otro. Pero lo importante es el camino, no el final. Si, de explorar pues, la senda, se trata, comienza el primer paso. Nuestro invitado de hoy es Richard Alexander. ¿Quién? Pues un profesor de Zoología de la Universidad de Michigan. Y el libro que utilizamos hoy para nuestro propósito de divagar se titula :  DARWINISMO Y ASUNTOS HUMANOS, B.C. SALVAT. EDITORES. Barcelona. 1994.  

Cuando al leer algunas de las reflexiones que ya hemos comentado, nos asaltó el intento de arrimar su sardina a nuestra ascua, fue debido, sin duda a la temeridad de quien decide leer sin permiso de Dios ni del Diablo. Es una verdadera pena no poder reproducir por entero su Prólogo, pues sería mucho más fácil, explicar al lector el verdadero interés de Alexander, que, hacer una recensión de tan extenso libro, que tras un título tan sugestivo, necesitaría de un entendimiento básico de los problemas que trata. No obstante su lectura, no es un compendio de jerga científica insuperable. Es, un hallazgo, en suma. Al final de dicho prólogo Alexander dice:  « En resumen, éste es un libro sobre la historia natural humana – el «fue»  y el «es»  de nuestro comportamiento social-, y apenas dice nada sobre «lo que debería ser»  » Pág. XVIII . ¿Quién cedería a no  leer algo más con estas palabras de presentación? 

Desde las altas cotas de nuestra “egotóxica” y estricta contemporaneidad, la tentación de los investigadores de la cultura ha sido la de considerar a este peculiar fenómeno de la humanidad como meramente funcional,  otra aún más poderosa en nuestro siglo pasado,  la de considerar su naturaleza simbólica,  como la prueba absoluta  de su divergencia frente a la historia biológica. Pero el Hombre, no es el único animal con cultura… La filosofía de la cultura, no ha encontrado, pues, un reconocimiento como tal, y no convirtiéndose en una nueva disciplina académica, vaga por los anaqueles en forma de ensayo, de distinta calidad y enjundia. Los investigadores del fenómeno que llamamos cultura suelen estar avocados a ser registradores de curiosidades…

Cuando se intenta afrontarla desde un punto de vista divulgativo, suele ser una nueva reformulación de las teorías de la comunicación humana, dado su carácter de heredabilidad y trasmisión, y por tanto de aprendizaje. Los diferentes historiadores de la cultura, así como los antropólogos o los etnólogos o simplemente historiadores a secas, tienden a soslayar la evolución orgánica, de ello se queja amargamente, Alexander, al comentar, no ya la obstinada reacción en contra, de Creacionistas y grupos afines, sino también a la falta de entendimiento y de comprensión de la teoría evolucionista de Darwin, con los avances que suponen para su correcta aplicación, desde el descubrimiento de lo génico, e incluso detecta, que no sólo los propios científicos o sus divulgadores, la malentienden, así mismo, los biólogos, no parecen muchas veces tenerla en cuenta.

La complejidad de una teoría que  atañe a todo ser vivo que habita la Tierra, es sin duda, algo más que una fórmula matemática. Y  si la desconfianza hacia la Teoría de la Evolución, a juicio del propio Alexander, levanta y produce tanta desconfianza,  es precisamente porque «intenta explicar a los propios explicadores», y eso no es precisamente ni grato ni mucho menos reconfortante; un ejemplo, el libre albedrío… No es Dios quien entra en la discusión, es el propio ser humano, supuestamente racional, el que debe afrontar  una teoría que trata de enfrentarlo consigo mismo, sin presuponer un ente diferente, superior o meta histórico y teleológico, que nos salve de las dudas, y nos proporcione respuestas implícitas en las  mismas preguntas. ¿Seremos libres, si la selección natural, a través de la macroevolución y la microevolución, nos dirige,  y éstas, con sus fuerzas ciegas, nos impelen a cometer nuestros mas desinteresados sentimientos  y esfuerzos, o los más abyectos de nuestros crímenes? En definitiva, ser libre o carecer de culpa, acabarían  por ser una misma coartada para la humanidad, con las consecuencias que de ello se derivan. 

Pero retomemos… Uno puede buscar definiciones de Cultura, mucho más atrayentes, por su capacidad de un uso interdisciplinar, y el abuso del mismo, para intercalar de por si, algo, que en definitiva nos haga libres. Un ejemplo:  «Para que algo sea cultura es preciso que reúna la condición de ser(1) información (2) trasmitida (3.) por aprendizaje social. De ahí que adoptemos la siguiente definición: Cultura es la información trasmitida ( entre animales de la misma especie) por aprendizaje social.  Las unidades de información cultural se llaman rasgos culturales o memes. »  FILOSOFÍA DE LA CULTURA. J. Mosterín, Alianza Editorial. Madrid ,1993. Cubierta de A. Uriarte. Tan sencilla definición de la Cultura, francamente, nos deja perplejos.

Para simplificar, los memes, neologismo de Richard Dawkins aceptado por Durham. Pero dejando aparte que el neologismo de gen, genes, es ya forzada, por no existir flexionalidad en la raíz griega de la que supuestamente deriva, γεν- la de meme, plural memes, es aún más arbitraria, y así, creemos todos que gen deriva de génesis, y meme recordaría a  memoria y a mimesis…, en palabras del propio Mosterín, ver Pág. 76, y notas.

Etimologías aparte, es curioso advertir que precisamente quienes creen que la cultura se puede dividir en unidades simples de información, sean tan poco escrupulosos con la propia terminología.  Al fin y al cabo no se trata de crear nuevas palabras… Se trata de definir aquello que se quiere defender, y si el paralelismo es el ansiado acerbo lexicográfico de las Ciencias Duras, pues tenemos ejemplos como los citados, donde las Ciencias Humanas, ni siquiera han conseguido un consenso para la simple definición de Información. Por ello, cuando leemos además la de “rasgo cultural”, como unidades simples, es entonces cuando no entendemos nada. Rasgo: es tan impreciso, que sospechamos de su uso, por el básico principio de utilidad.

« No hay información sin soporte material. » dice Mosterín en la página 77, para demostrar con ayuda, del imprescindible  Dawkins, de algo que fuerza la analogía entre la teoría de la Información y su correlación con la propiamente teoría evolucionista: El comportamiento fenotípico. Básicamente se trata de distinguir entre el meme y su consecuencia, y así tenemos que entender qué, una cosa es un artefacto, y otra muy distinta las instrucciones para fabricarlo; uno, es el efecto fenotípico y otro, el meme mismo. Y aquí la cuestión de fondo se complica. ¿Un medicamento es un producto fenotípico?,  y su prospecto, el meme, alto, no! su formula química es el meme, alto, no!, la Química es el meme, ¿pero toda la Química?. Y si el idioma del prospecto es diferente al del enfermo, el diccionario para su entendimiento, ¿es pues el meme?, o ¿es la indicación de la receta? O las simples y llanas palabras del médico, -“tres al día”, ¿serían el meme? Los traductores de Alexander, por ejemplo traducen el meme de Mosterín por el de “mime” .

 « Llegamos aquí a lo que muchos consideran el atributo más característico de nuestra especie: la posesión de la cultura ¿ Cuáles son las relaciones entre el éxito reproductor de los individuos y la existencia y naturaleza de la cultura? ¿Cabe la posibilidad de que, una vez conseguida la capacidad para tener cultura, la dirección de los cambios culturales y las pautas culturales en las diferentes sociedades se vuelvan sin más arbitrarios en relación con la reproducción de los genes de los individuos?»   R. Alexander, op. Cit. Pág, 63 II, La Selección Natural y la Cultura.

En una entrada anterior, I. Berlin,  nos hablaba de lo que el consideraba puntos de inflexión en el pensamiento occidental, y por tanto en su cultura. Ahora bien, si Berlin centraba su atención en consecuencias éticas y políticas, nos arriesgamos a pensar que quizá, los cambios no sean casuales. La pregunta que nos hace la Cizaña Estética es de por si una majadería, pues cómo imaginar qué el supuesto origen de las Vanguardia y de todo lo que de ella se deriva, no es un cambio, sino una estrategia de adaptación.  La tentación es consoladora, pues puede que si observamos el asunto detenidamente, los artistas que, supuestamente, quisieron llegar más allá, no hacían sino reproducir un rol de conducta ingeniosa, y a la larga, con una única consecuencia. La preeminencia de los artistas occidentales y de sus obras en el mercado. Frente al fin de la Academia, el arte se concentra en unos mínimos de gasto, para un exceso de beneficio.

“Los Girasoles”, no son precisamente la obra de un primitivo como anónimo autor de las profundas silvas de regiones remotas como ignotas. No, su autor fue un europeo, quien además de carecer de descendencia génica, tampoco se benefició de su venta. Pero sí los Holandeses, que reciben a los millones de visitantes para admirar su obra. Y las cotizaciones de las obras de artistas como Picasso, desde luego, rebasan toda lógica. Por muy Picasso que fuera. Sin embargo, si su propósito era ciego, es decir no intencionado, fue inútil. Puesto que en definitiva, podemos pensar que todo acabó redundando en todos.

No se trata en definitiva de que el mercado del arte fuera objeto de una conspiración, por parte del movimiento del arte contemporáneo, para mantenerse en lo más alto de las cotizaciones, ni de una vulgar lectura marxista de la explotación de los más pobres, por parte de los ricos, aunque también, de ahí la proliferación de los malos pintores, como nuevos, por parecer exóticos o primitivos; se trata de algo tan simple que parece absurdo: Se trata de eficacia global,( inclusive fitness ), « Se trata de un concepto sencillo. (…) Como seres humanos, somos organismos sexuales y sociales. En cuanto organismos sexuales sólo podemos reproducirnos ayudando o siendo ayudados por  los demás; no nos escindimos para producir células hermanas potencialmente inmortales. En cuanto organismos sociales, solemos vivir formando parte de redes de parientes próximos y lejanos. El concepto de eficacia global nos dice que no sólo nuestros hijos, sino cualquier pariente génico socialmente a nuestro alcance es una vía  potencial de reproducción génica » El reto del Darwinismo, de R Alexander op. Cit. Págs. 40/1. El concepto que adapta Alexander fue  desarrollado por el biólogo británico William D. Hamilton en 1964. Como vemos, resulta que en definitiva lo que importa es algo que nada tiene que ver con el arte.

Reproducirse, o extinguirse. Los genes nos habitan, y de un modo que nos asusta. Por ello, de los procesos y sus efectos que caracterizan el cambio génico, a saber, Herencia, Mutación, Selección, Deriva y Aislamiento, el de Mutación es el más ingenioso de los utilizados por el gen del arte, de haberlo…  « Mutación: Al igual que los materiales génicos, la cultura también es mutable, a veces merced a errores, pero también debido a descubrimientos, inventos y planificaciones deliberadas,( “Variaciones”, “inventos” y “tentativas”. De Murdock )  »

Queda pues al historiador decidir qué fue variación, qué invento, y qué fue tentativa. Pero sobre todo, puede ir ya estudiando qué fue error, o ¿ acaso, no ha habido errores en la "mutación" cultural continuada, que tanto se parece a la visión de "renovación" y "evolución" de nuestra habitual forma de releer la historia del arte?  

Saludos anónimo y paciente, lector.

Hemos preferido dejar el término “génico” por respeto al original traducido, el de “genético” aún siendo más popular parece no haber sido escogido por los traductores de libro de Alexander. Libro repleto de bibliografía, pero que llegó muy tarde a ser traducido en nuestro país, cosa nada extraña, si de ciencia se trata.

Anuncios

Una respuesta a “¿En qué pensaban los artistas cuando cambiaron el rumbo del arte?

  1. bueno, para dejarte un comentario medianamente decente a esta entrada, tendria que haber cogido hasta notas!!! (y no son horas…) estabas inspirado eh?, Definicion de cultura, analogias, influencias geneticas que provocan cambios en ella… madre de dios. Que es cultura y que no lo es? si es un organismo mutable imposible de definir y establecer definiciones, no? Todo son condicionantes en el desarrollo cultural, y estos solo pueden establecerse en la distancia, como bien dices, puede que esa sea la función de un historiador, cuyo error en muchos casos es releer, no hay que releer, hay que interpretar, no hay que decir amen a lo que se ha leido. El arte se adapta al cambio cultural (en el que caso de que este exista) o es el arte uno de esos condicionantes que porvocan el cambio?… llamame idealista pero las primeras vanguardias son altruistas: vanguardia "lo que va por delante" aquello que muestra el camino del cambio como una necesidad de "limpieza cultural social y humana". Mercado? mucho mas tarde, con todo lo que eso supone. La cuestion genetica la dejo para otro dia, eso y la contuniación a ésta.
    (de nada, la paciencia es una virtud, ya sabes :P)
    beso
     

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s