La Piel de Marsias, subastada.

En la entrada anterior el Cubismo, en esta la  Abstracción.

El alcance de este termino, no es unánime. La controversia sobre como debe calificarse a la pintura abstracta, está en el origen de las diferentes fuentes de las que bebieron los autores que tan buenos frutos obtuvieron de ella, y así todavía en plena explosión del género, se discutía entre abstracción, informalismo, aformalismo, pintura no objetiva… y algunos más epítomes de sinónimos parecidos. Pero el gran mito moderno vino al mundo en unos autores, que no tuvieron su reconocimiento, hasta los años posteriores a la Segunda Guerra mundial. No ellos, pero sus obras, son hoy consideradas como el punto de partida del gran boom que tan bien explotaría el mundo del arte americano a partir de los cincuenta. Son los Malevich, Larionov, Kandinsky y Rodchenko, El Lissitzsky Y los Klee, Mondrian, Vantongerloo, Van Voesburg, etc si decimos “los”, es porque hablamos de las “obras concretas” que reproducidas hasta la saciedad, se convertirían en la Biblia de la Abstracción. Pero el Suprematismo, el Futurismo, el Constructivismo, De Stijl, y Das Bauhaus,  el Dadaísmo y el Surrealismo, todos y cada uno de estos ismos, tuvieron su particular aportación, sino plástica, que también, al menos de soporte ideológico, para futuras respuestas. Muchas de las afirmaciones de cualquiera de estos movimientos, servirían intercambiadas, para dar un significado a las supuestas bases del arte abstracto, años más tarde, en la boca de críticos y de los propios artistas, sentando así la obscura etimología del arte que no era figurativo: “Era esto y aquello pero no era lo que vemos, por que, patatín patatan.”

Sin embargo, ya Gaya Nuño aludía a lo no figurativo como parte de un movimiento que podía remontarse a la prehistoria, si bien su carácter moderno, para él sólo partía con el nacimiento del siglo XX. Y en España. Contra lo que muchos opinan, la abstracción gozó muy pronto de un apoyo de no muy bien explicadas razones. El palmarés de premios tempranos e internacionales del que presumen algunos artistas fue la consecuencia de una lucha política, orquestada de manera corporativamente infantil, como puede observarse tras todos estos años. Los premios suelen ser considerados como refrendo, y de ahí que algún que otro autor se repita tanto con los mismos “temas” de siempre…Otros apenas si los disfrazan, con variantes de mínimo rigor.

Pero ya hemos dicho que a esto se le denomina una carrera coherente, y es tal su perseverancia, que el catálogo de algunos artistas supera ya la cifra de las once mil vírgenes. No ha habido quizás en toda la historia de la pintura un movimiento que haya  gozado de un mayor número de defensores que el arte Abstracto. Pero si fue en la nueva tierra de los puritanos donde tuvo su mejor "expresión", no debería extrañarnos. El espacio había sido por fin redimido, y liberado, y su profanación, por parte de las cosas de este mundo y de sus gentes era ahora una cuestión de reducción a la pura expresión del propio artista. Y éstos sumos sacerdotes de la nueva religión, redentores del espacio pictórico, al final, lo hicieron incluso desaparecer. Si primero lo poblaron de geometría, después y durante el interludio de las dos guerras mundiales, sería el gesto y la materia, para pasar a ser  el depositario de la expresión del pintor, y así un largo etc.  Al final el azar fue lo que acabó por superponerse a toda parafernalia sentimentalista, fuera ésta de gran formato, o de emotiva simplificación, o cualquier otro tipo de pseudotropo literario de este tipo.

 El espacio, dejó de tener contenido para ser el continente del genio.¿ Pero, el genio, imbuido de sí mismo, qué podía dar? Obras y palabras, las propias y las prestadas, y si a ello sumamos el espíritu de la época, tendremos una “mixture” perfecta. No es el momento de seguir la evolución de este movimiento, pero debemos preguntarnos de nuevo si este lenguaje dio los frutos prometidos.  Pregunta legítima, si tenemos en cuenta que aún hoy las facultades de BBAA  lo predican como si fuera el quinto evangelio. Junto con otros Hechos de los Apóstoles, como el supuesto conceptualismo del Happening. El pintor, que pasaría a ser llamado, artista plástico, interpreta el cuadro. Y nosotros, el sujeto debemos gozar como ovejas de su revelación mesiánica. El individualismo, gran conquista;¿ o la bestia Triunfante…? Es como si la Contrarreforma hubiera perdido la batalla, por fin, sin éxito global, adiós a las imágenes, sólo la música de las esferas. La contrarreforma que quiso destruir El Juicio Final en la figura de un Papa (Pio V) y se conformaría por el momento, con los retoques de Da Volterra, no había podido imaginar un logro tan fantásticamente descomunal, como paradójico: la destrucción de todo lo impío de  este mundo y la transposición de lo puro, lo limpio y lo inefable.

Apolo desollando a Marsias, y todo por competir, como la pobre Aracne. Competir con los dioses, ¿ qué candor tan puro o inconscientemente suicida necesita el ser humano para rivalizar con los dioses? Sólo ser artista y sentir ese orgullo.

Addenda: Las cuatro últimas entradas deben leerse en bloque inverso a su publicación, de lo contrario no  se entendería el nexo que establecemos entre el Renacimiento y la Modernidad, como manifestaciones con analogías y paralelismos en su descripción, y estudio historiográfico, siempre en nuestro modesto parecer.

La forma en la que Leemos el Pasado, es con frecuencia el espejo de nuestros Días.

La forma en la que Vemos el presente es a menudo el deseo de ver lo que hubiéramos querido ser.

 

Anuncios

3 Respuestas a “La Piel de Marsias, subastada.

  1. Buen espacio el tuyo, rebosante de arte y belleza por todos los rincones. Te felicito por la gran obra que estás haciendo, reflejar el arte del renacimiento italiano en todo su esplendor y variedad.Me pasaré por aquí más a menudo. Bss!

  2. Voy leyendo a trocitos….me ha encantado lo del "sentido del humor de dios", breve pero efectivo.
    Por cierto, puede que sea una gilipollez, pero, tras haber soñado media vida con ese momento, cuando entré en la Capilla Sixtina lloré… ameba-emotiva  que soy 
    Y ver la Uffizi  me ha costado ir dos veces a Florencia (en el primer viaje, mis acompañantes se segaron a hacer la cola). La segunda vez ( iba con la idea fundamental de ver la obra de Botticelli, el nacimiento de venus y la primavera), me lo pasé bomba descubriendo ese magnífico museo.
    Por cierto, hice una entrada sobre aquella visita en mi blog al poco de llegar de allí. La entrada se titula "escenas en una galería" y la publiqué el 29-09-05
    Joer,  se me han ido los deditos por libre y te he largado un LP completo…sorry
    Un beso!

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s