Orgullo Y Prejuicio

Orgullo y Prejuicio

Orgullo y Prejuicio

En diferentes ocasiones, más de las que en apariencia nos permitimos, las ideas se van formando a través de las lecturas cruzadas. Reconociendo en ello no un modo muy riguroso de ordenamiento mental, no por ello lo consideramos menos creativo que la mera erudición, sin embargo ésta es, sin duda obligatoria, pero para acceder a ella se necesita sobre todo tiempo, y la suerte de acceder a cuantas fuentes a uno le apetezca, o al menos necesite. Como este no es nuestro caso, deberemos conformarnos con lamer las heridas de nuestro fracaso, y aún así, saborear a quienes, como Panofsky, a modo de un Argos, con memoria de elefante y paciencia de Job,  leyeron para todos, con su millar de ojos, cuanto para nosotros no es más que un sueño enterrado en los oscuros sótanos de las bibliotecas.

Dice el dicho evangélico que los caminos del Señor son inescrutables, pero en el caso de la Historia, lo son aún más, si se tiene la dicha de perderse por uno de ellos. Pensemos en el caso Masaccio, quien sin duda mereciera ser considerado mucho más de lo que habitualmente lo percibimos, pero ello es debido quizás a que gracias a él, su magisterio produjo obras de tal calidad, que nadie repara en quien abrió la senda del camino hacia la Pintura…Puesto que el mayor logro del Renacimiento fue, sin duda: LA PINTURA. Gracias a él vino a nuestra conciencia un hecho que desde entonces es un axioma gnoseológico, Una imagen vale más que mil palabras.

¿ Les parece un Tópico? Pues intentar resumir cuánto se ha comentado, escrito e interpretado de … Las Meninas, por poner un ejemplo no leonardesco, tan a la moda, daría lugar para un ejemplar de más de un millar de millares de palabras; que no de ideas, esto desgraciadamente, también es cierto. Porque nadie puede negar que la gran aportación del Renacimiento, su legado más duradero fue el cambio de valoración a cotas inimaginables en los esquemas de pensamiento, sobre aquello que hasta entonces, no era más que, en los mejores casos, y a pesar de los muchos esfuerzos e intentos una simple decoración de muros con valor ilustrativo, o didáctica hagiográfica. Esto no deja de ser una exageración, o “absurda dicere”, Pero, el milagro (el espíritu sopla donde quiere) se inicia en Italia, en el Trecento,  y es aquí donde acudimos a Panofsky:  « Sin embargo, el que Ducio y Giotto trataran de resolver su problema por métodos opuestos no oscurece, sino que por el contrario, arroja una luz especialmente intensa sobre el hecho de que era el mismo problema: el de crear lo que nosotros solemos llamar un «espacio pictórico». Y ese problema era tan nuevo – o, mejor dicho, había estado tan absolutamente ausente del panorama europeo occidental durante tantos siglos- que los que por primera vez lo volvieron a suscitar merecen todavía el nombre de “padres de la pintura moderna”… Pág. 182. «… Y por lo que respecta a las cualidades, los pintores helenísticos y romanos parecen anunciar los efectos del impresionismo del siglo XIX:  el aplanamiento, la borrosidad y el desvanecimiento de las formas sólidas producidos por la difusión y  difracción de la luz en el aire;(…)Aún así – y por eso es por lo que ninguna precaución será excesiva al trasplantar términos como éste de “impresionismo” de un contexto histórico a otro- el estilo de “Los Paisajes de La Odisea” y otros afines es fundamentalmente diferente al de Manet, Monet Y Signac. »… Pág. 184. « Dicho en pocas palabras, el espacio que la pintura helenística y romana presupone y presenta carece de las dos cualidades que caracterizan al espacio que el arte “moderno” presupone y presenta hasta Picasso: continuidad (y por lo tanto mensurabilidad) e infinitud. » Pág. 185. Erwin Panofsky. En Renacimiento y Renacimientos en el Arte Occidental, Cáp.3, “I primi lumi”:La pintura del Trecento italiano y su impacto sobre el resto de Europa. Alianza Universidad. Madrid.1975.

 En la historiografía tan abundante como la dedicada al Renacimiento, el problema del Tópico cultural, funciona  como revulsivo, unas veces es una puerta de acceso al análisis y otras el foco de la dispersión especulativa. Si rastreamos en los inicios, como Panofsky hizo de manera magistral, no cabe duda, nos encontraremos una y otra vez con visiones históricas del período en las que la cuestión del grado de conciencia por parte de los iniciadores y creadores del Renacimiento ha sido siempre un problema de taracea historiográfica, por un lado la teoría, que surge al mismo tiempo que las obras y por otro, las mismas obras.  Ensamblar una y otras, en su medio real y lo más difícil aún, extraer conclusiones y consecuencias, ha sido una tarea de titanes.

El Tópico cultural, funciona, pero no sólo en el Renacimiento, el supuesto valor o conciencia de un ficticio “Rinascimento dell´Antichita”, por parte de los protagonistas de los hechos y las obras, nos recuerda un problema de igual signo. El mito moderno de un Arte Nuevo a partir de Las Vanguardias Históricas y su influencia hasta nuestros días. Es la cuestión: ¿Funciona de igual modo el Tópico cultural, en uno y otro período de la Historia del Arte, o simplemente, son divagaciones deformativas, sin ningún valor para la verdadera comprensión de los asuntos artísticos? No se trata de establecer analogías de meros hechos o concurrencias, el problema, es de raíz epistemológica, es nuestra forma de conocimiento, y su aplicación directa la que está en juego. Si revisitamos el pasado con las armas del estructuralismo, como una  muestra mas de manual al uso, y libamos sin pudor los grandes ejes de todo un estadio de la cultura, sacudiéndonos el polen que nos estorba, es posible argüir, por poner un ejemplo, que la única historia posible es la de los grandes artistas es la historia del Arte un negar sencillamente el valor de lo que en común pueda tener una  época concreta. La natural multiplicidad excusa de imposibilidad fáctica de estudio generalizado, sin embargo, puede resultar más ilusoria de lo que nos imaginamos. Volvamos a Masaccio, su corta vida no le impidió extraer de su relación con Brunelleschi y Donatello, las experiencias necesarias para intentar “per se”, un nuevo arte, la “buona maniera moderna”, pero su magisterio no cristalizaría hasta la llegada de los artistas que prácticamente serían considerados como los Genios del Clasicismo, tan breve como problemático, en su delimitación e integrantes, (si bien este es también el origen precisamente de otro de los tópicos culturales, hasta el final de la Academia decimonónica).

El arte del Quattrocento,  no fue una carrera de desarrollo progresivo ni lineal, por lo que si bien los artistas gravitaron en torno a las experiencias de muchos menos ejemplos de los que pueda asegurarse como verdaderos maestros, puede afirmarse que, sí partían, en efecto, de una Idea, infinitamente más sencilla que cualquier afirmación erudita. “Lo” anterior, el Arte anterior no les bastaba. Si su mirada, teórico- práctica, les impulsó a buscar en lugares y textos, a modo de “exempla”, que ellos imaginaron como “antiguos”, y no eran precisamente romanos, y mucho menos griegos, ello no impidió, que una "vuelta a la naturaleza", entendida como recuperación del naturalismo, que si visitó el mundo grecorromano, fuera una fuerza, por simplificar, junto con la idea de proporción o medida, las que al fin y al cabo iniciaron el arte moderno. Ellos mismos sintieron el orgullo de tal acaecer. Al descubrir y poner en marcha la conquista del espacio pictórico, cambiaron para siempre el rumbo de las artes. Algo similar les sucede a quienes no quieren ver el mismo prejuicio, que es el pecado original de Vasari, para la mayoría de los especialistas. Al querer desprenderse de este espacio, la alternativa no podía ser uniforme y por tanto, puede que Vasari, tenga la culpa de una historiografía biográfica, de edades y ciclos, y nombres propios, pero su aportación no puede ser menospreciada si es imitada de manera tan vergonzosa.

 El siglo que vio morir a Picasso, no ha dejado de tener Masaccios, ni Albertis, o Donatellos, ni mucho menos Vasaris, también en este siglo, el XX, una idea o un prejuicio sirvió de argumentación para todo el arte posterior: “Una nueva era para el arte, una definitiva forma de entender todo proceso artístico fue el origen de este nuevo orden.” Decían los carteles más suaves… Pero tal vez este nuevo curso no fue un proceso de asimilación consciente. De haberlo sido, su “estudio” sería mucho más sencillo. El espacio pictórico al desaparecer, o al creerlo así, respondió con una venganza digna de Medea, o de Crono, devorando a sus propios hijos, hasta Duchamp, lamentaría la inversión de sus "ready -made", y el espacio, siempre vuelve…¿Cómo entender entonces el autorretrato de Malevich de 1933, ( Museo estatal de San Petesburgo)?

Responder a ello con la simplificación de la presión política, no hace sino reinventar la cuestión eterna, “¿pero no era sólo arte de lo que se trató al fin y al cabo.?” “No, no sólo, era una arte comprometido, era un arte …” y así, volvemos a la cuestión escolástica.  El espacio no muere, si acaso se reinventa. En una espiral eterna, que en el caso del siglo XX, podría ser calificada como poco, de ingrata. Pues sin el Renacimiento, no hubiera tenido lugar tanta queja y tanto intento de negación.

Orgullo y Prejuicio. O Vanidad de Vanidades, todo es… y que más da!

Una respuesta a “Orgullo Y Prejuicio

  1. ¡Hola!
     Sinceramente no he leído tu entrada, nunca me ha gustado empezar por un texto extenso: así que mi comentario no irá dedicado a ella.
     Te dejo el comentario para felicitarte por tu gusto en la h.del arte. Yo estudio bachiller del arte, (y aunque tenga mis dudas como buena adolescente que soy) me gustaría seguir con la dicha asignatura, aunque lo más seguro es que la coja como un hobby y cultura propia ^_^
     Es el primer espacio que leo que trate de un tema tan artístico😄
     
     Mi sueño es llegar a ser artista, tanto por pintura como por literatura.
     
     Después de dedicarte estas palabras, me despido.
     
     Eternamente:
     
     [†] LÃd¥ßصEMìå [†]
     

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s