Los Pescadores de Perlas…Perlas ácidas.

 Así como ningún crítico…

«Así como ningún crítico puede convertir en artista a quien no lo es, ningún crítico puede tampoco, por imposibilidad metafísica, deshacer, derrotar ni atacar suavemente al artista que lo es de todas veras. Esas cosas jamás han ocurrido en el curso de la Historia, ni han acaecido en nuestros días, y podemos asegurar tranquilamente que tampoco sucederán en el futuro .» Breviario de Estética, Benedetto Croce, Lección Cuarta, La Crítica y la Historia del Arte, Pág. 75.

 Esta muestra de ingenuidad por parte de Croce necesitaría de una sesuda y abrumadora rectificación, una revisión completa puede que arrojara luz al menos sobre una parte detallada en la prueba del argumento, si bien no sabríamos por donde empezar. Los críticos, quizás no puedan atacar, las más de las veces lo que hacen es rescatar, del olvido histórico a artistas que precisamente fueron olvidados por otros críticos. Los críticos e historiadores del arte, cuando son la misma persona, pueden y deben revelar a quienes el polvo de la historia sepultó, la más de las veces en oscuras iglesias y sacristías, cuando no en los desvanes de museos, ocupados por el arte que nadie discute. El Atribucionismo, es considerado como una ciencia extraña, y deja perplejos a muchos de nosotros, pero es tal vez una de las eruditas actividades que puede proporcionar los más lucrativos beneficios. Pasar de ser un Tiziano a ser un Giorgione, no parece nada particular, pero cuando existen tan pocos Giorgiones, identificados, la cosa vira radicalmente. Es evidente que aquí no se trata de hacer de un no-artista a un Artista, a través de la simple atribución, pero, si el catálogo de un pintor, en particular, aumenta en calidad y numero, si se puede hablar de una influencia directa por parte de los críticos- historiadores, o del “simple” connoisseur, como un artífice del Arte, y de sus nombres. El Greco, reapareció, desde el limbo del olvido…y todo por que era ajeno. Desde el Impresionismo, no ha habido movimiento artístico que no contara con su correspondiente tropel de críticos a favor y en contra, los que suelen perder son siempre los mismos, quienes son calificados como: «… tales críticos caprichosos no son precisamente críticos, sino artistas, artistas fracasados, que tienden anhelosamente a cierta forma de arte que no han podido lograr, bien porque la tendencia fuera contradictoria y vacua, bien porque les faltaran efectivas fuerzas para lograrla.» Pág.76

Estas palabras han tenido tanto éxito que las hemos leído repetidas veces, así como pronunciadas por tan diversos autores,y no menos artistas, que carecen de todo valor. Uno no deja de preguntarse dónde estaba la crítica mientras Van Gogh, trabajaba, si bien es lícito admitir, que la leyenda sobre el pintor se centra en negar lo más evidente. La crítica no pudo casi tener acceso ni cubrir a un pintor de vida artística tan corta. Pero igual de fundada es la afirmación de que el arte no puede sobrevivir sin crítica, pero si, sin Historia del arte. Véase la Universidad Española… No sólo como asignatura, de hecho, la posmodernidad, tan infundada como inconsciente, no ha sido capaz todavía de formar su propia historia de su arte ni de formular su propia estética, por más que algunos lo intenten.

« Otros son artistas que, lejos  de haber fracasado, han logrado completamente su ideal, pero que, empujados por la misma energía de su personalidad, son incapaces de salir de sí mismos para entender y comprender formas de arte distintas de las personales, encontrándose dispuestos a rechazarlas violentamente, y ayudando con semejante negación el odium figolium, los celos del artista, la envidia, que es un defecto, sin duda, pero un defecto que ha manchado muchas veces a excelentes artistas, y al que debemos tratar con la misma indulgencia que  (Aquí la cita se nos hace insoportable, pero es lo que Croce, dice…)tenemos para los defectos de las mujeres, tan difícilmente separables, como ya sabemos, de su amabilidad.» Pág.77. Y aquí, obviando la machista disculpa, debemos recordar la anecdótica polémica entre los realistas españoles y los pintores de Tapias, en la década de los noventa del siglo XX. Polémica entre artistas y críticos, que tan "infecundos" resultados dio, una antológica para alguno, y la creación de Fundaciones por otros, claro que con la profusión y prodigalidad, que algunos de estos artistas, tienen a la hora de crear obras, no es de extrañar que se “funden” Fundaciones, y museos de tres plantas; y si sobra, que es lo más seguro, pues se compra y vende para las colecciones de bancos y sociedades, que parecen no tener mejor forma de evadir impuestos.

La Crítica, la Historia del Arte y la Estética, son como las Parcas, o Moiras, unidas por un mismo signo, y conservando el destino último del arte, en cualquiera de sus formas…Cosa curiosa: Hasta  T. Adorno, de quien hablamos en las últimas entradas se molestó en hacer una defensa de los –ismos…Innecesaria, desde luego. Y peregrina: «…Jamás frenaron las fuerzas productivas individuales, sino que las potenciaron, precisamente por el trabajo colectivo.» Teoría Estética, Pág.41.

Las negritas son cursivas en el original, pero su significado sigue siendo el mismo.

Ya citaremos alguna otra de las perlas que este bivalvo dialéctico… esconde.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s