Escolástica: videtur quod, sed contra, respondeo dicendum…

Leer la época y leer a los autores, leer lo que leían y saber de qué se hablaba, por ejemplo, entre los artistas y sus amigosQué iluso…!

« Sin embargo si se dejan de lado provisionalmente todas las analogías intrínsecas se comprueba que existe entre la arquitectura gótica y la escolástica una concordancia puramente factual y perfectamente clara en el espacio y en el tiempo, concordancia que no es producto de la casualidad y que resulta tan innegable que los historiadores de la filosofía medieval se han visto obligados, independientemente de cualquier otro tipo de consideraciones, a delimitar sus datos en periodos exactamente idénticos a aquellos que los historiadores del arte descubrían en su propio terreno.» Estas sabias palabras pertenecen a quien sin lugar a dudas personifica el más claro exponente de un método de estudio que sólo fue posible en una época, en que la lectura era la base de cualquier intento serio de aportación original destinada al campo en el que un especialista deseaba ser reconocido. Un método donde el rigor, se aunaba con la interrogación constante, donde lo sabido era comprobado, lo leído era documentado y lo especulado, argumentado, donde la constatación nacía de las “verdades” diseccionadas y el limite de lo propio sólo terminaba en la linde de lo ajeno. La lectura no sólo de las obras, sino también de los textos, de todo cuanto en torno  a una obra, autor y época, podían arrojar luz sobre aquello que precisamente, la historia se encarga de ocultar, y que sólo el tiempo, que todo lo trasmuta y lo cambia nos impide conocer. Un tiempo, el pasado, contra el que debemos luchar, porque de lo contrario, todos olvidaremos qué fuimos y qué quisimos ser. Axioma éste de cualquier autentico humanista. Una simple ojeada por las notas a pie de página del texto arriba citado da una idea de la cantidad de lecturas que Panofsky, tuvo que tener en cuenta, a la hora de escribir lo que hoy diríamos es una obra ejemplar, pero que en origen tan sólo era una conferencia. Arquitectura Gótica y Pensamiento Escolástico, Erwin Panofsky, Las Ediciones de La piqueta, Madrid,1986. 

No obstante, debo aclarar inmediatamente que el ejemplar que tengo delante de mí está prologado-presentado por F. Calvo Serraller, quien ya ha sido mencionado con anterioridad en este blog. Es fascinante comprobar que quien elogia de una manera inusitada a Panofsky, se pregunte:  « ¿ Cómo, en efecto, se suele afirmar, cabe estudiar desde el punto de vista iconológico la obra de Pollock o de cualquier pintor abstracto? » Él mismo se responde: «  De hecho ningún método historiográfico, puede aplicarse indistintamente al arte moderno y al contemporáneo sin algún tipo de ajuste, ni tampoco existe un método cuya aplicación registre de forma objetiva la calidad artística de una obra. » Pero, el problema surge cuando sólo tres páginas antes, Calvo Serraller , afirma que el impulso primero de Panofsky, así como el interés repentino por su obra, a través de las múltiples ediciones de sus obras (1986) se debió a… « una reacción frente a esa constante tendencia de la historiografía artística a plantear sus métodos de trabajo dentro de la dicotomía del positivismo erudito y el formalismo idealista, esto es: entre documentalistas o connoisseures y filósofos del arte. »

Remito a mi entrada titulada Variaciones, ma non tanto, para que el lector juzgue el análisis del propio Calvo Serraller en torno a Rothko, y su capacidad entre documentación y la posibilidad de que… se trate, «más de la íntima interdependencia entre una valoración intelectual y los valores de una civilización que de limitaciones funcionales de un método para traspasar unas fronteras cronológicas» Pero el caballo de batalla sigue siendo el mismo, un baremo para el pasado y otro para el presente, para el autor de la presentación del texto, el interés por Panofsky, es un fenómeno que responde a un nuevo intento de interpretación “culturalista” de la historia del arte (Sic), frente a los reduccionismos dogmáticos de ciertas corrientes estructuralistas… ergo, no podemos juzgar a Botticelli del mismo modo que a Pollock, no podemos pedirles lo mismo… Relativismo cultural, en definitiva… Si uno al leer los magníficos “Estudios de Iconología” de Panofsky, comprende mejor y más profundamente la época que dio lugar a esa obras, debe ser por algo, pero si uno lee la literatura hagiográfica de los autores del siglo XX, ¿ Qué concluye? Que Picasso tenía mal genio, y Rothko, no disfruto de su éxito…Por resumir y reducir a lo absurdo. Volviendo al libro que trajimos al principio, ¿puede alguien dudar de que necesariamente la filosofía escolástica, de algún modo necesario, estuvo desde el principio relacionada con el desarrollo de la arquitectura gótica? Pero, aún hay más, ¿ puede alguien explicarnos qué tiene de Filosófico el arte de nuestro tiempo?

Cizaña, que algo queda.

 

Anuncios

3 Respuestas a “Escolástica: videtur quod, sed contra, respondeo dicendum…

  1. Un placer este locum , jejeje.Gracias por visitar el mio y dejar tus comentarios.Los siento, pero últimamante ando laida con los examenes y demás.HASTA PRONTO!, Q VAYA BIEN!

  2. Por cierto, se me olvidaba.La postal de navidad que has puesto, me receurda mucho a Nietzsche , jejeje , EN CONCRETO A SU "hombre- Camello" , lo digo por la piedra que porta el maniquí articulado…ésto solo es uan interpretación mía.Saludos!!

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s