La infinita perfección del final.

«La  infinita perfección del final»: Vasari versus Nosotros.

Tomás Llorens:  «Podría decirse, y es cierto, que para el propio Miguel Ángel, como para cualquier artista de su tiempo, la opinión verdaderamente importante no era la de sus contemporáneos, sino la nuestra, es decir la de la posteridad.»  Pues vaya. Afirmación para la reflexión. Se deduce de ella dos cosas en una primera lectura: Que  Miguel Ángel, tenía en común con sus contemporáneos artistas  no sólo un desprecio por la opinión de quienes en su momento histórico les encargaron sus obras, las financiaron y las tuvieron como objetos cultuales, (es decir sagrados), en muchos casos, sino que además, lo que verdaderamente les importaba, era nuestra opinión. Sus verdaderos contemporáneos, amigos y patronos, por ejemplo,  les interesaban poco, o nada, por lo que se ve. La frase está entresacada del mismo libro de la entrada anterior, pero en este caso se refiere al David.

Nosotros, la posteridad, poco o nada podemos importarle ya a Miguel Ángel, porque sencillamente está muerto. Y a sus contemporáneos, nuestra opinión, como a nosotros la de la posteridad, poco o nada nos importa. ¿O sí nos importa? Es de suponer que a ciertos artistas, la fama, de la que gozan en vida les incita a pensar que será así en un futuro lejano, pero dentro de tres siglos, quizá todos ellos no sean más que una cita bibliográfica, una nota al margen, un sencillo nombre, en un catálogo de más o menos anónimos artistas, sin mayor relevancia que la de haber seguido una maniera, definida por un -ismo, claro está, y haber contribuido al engrosamiento artificial de la lista de autores del S. XX. Cabe imaginar que en un momento dado, el propio Miguel  Ángel, sintiera una inclinación a pensar en si mismo como  el más grande artista que sus tiempos habían conocido, y que ello pudiera hacerle pensar que, nosotros la posteridad, le seguiríamos teniendo en tal estima. Pero no es así, puesto que ya en vida Miguel Ángel sufrió los ataques de aquellos que veían en su arte un descomunal distanciamiento de lo que presagiaba un arte como el de la decoración del techo de la bóveda de la Sixtina. Miguel Ángel conoció a Leonardo y a Rafael, a Tiziano… y a tantos otros, (vivió hasta los noventa años)por tanto, no fue indiferente a ellos, ni  a su arte, y es lícito pensar, que de algún modo compitió con ellos, pero de un modo que sólo el  propio Miguel Ángel conocia, y que es apreciable, al menos en determinados ejemplos, una prueba sería la disposición de las figuras en el Tondo Donni, donde ejecuta un tour de force frente al mismísimo Leonardo; un tipo de respuesta muy diferente sería la consideración hacia el proyecto de Bramante para San Pedro.  Aún habiendo sido uno de sus enemigos, consideraba el proyecto de Bramante como la base sobre la que deberían ser elaboradas cualquiera de las necesarias reformas, que inevitablemente se estaban elaborando ya bajo su cargo de dirección como Arquitecto de San Pedro,(1547 ).

Por tanto Miguel Ángel era consciente, de que no todo estaba dicho, y que se le ofrecía la oportunidad de pronunciarse. Pero su repuesta dejaría al mundo boquiabierto, es cierto, (nos dejó mudos), y es evidente, que el propio Vasari, al terminar la vida de Miguel Ángel Buonarroti, advierte de que nadie se extrañe de haber escrito la vida de quien aún estaba por esperar "el juicio". Porque «no se espera que deba morir ya nunca,» -debe recordarse que en esa fecha Buonarroti contaba la ya muy avanzada edad de 75 años, – «no encontraran nunca  la muerte sus inmortales obras, cuya fama vivirá siempre gloriosamente mientras dure el mundo, por medio de las bocas de los hombres y las plumas de los escritores,» prosigue Vasari, quien remata su faena literaria con la lapidaria oración: « a pesar de la envidia y a pesar de la muerte.»

 Llorens, es uno de ellos. Al proclamar y difundir la “fama” de las obras de Miguel Ángel, le confiere un hecho que no puede demostrarse, una intención que está como poco lejos de ser demostrada, una actitud que no es “evidente”, puesto que si bien se mira, Miguel Ángel pudo haberse “vanagloriado” de su obra, pero sabía que no era, ni sería el último de los artistas, que los volubles hombres elevarían por encima de su nombre, a otros muchos más “agraciados” y en sintonía con el devenir de los tiempos, era muy consciente de que su arte pertenecía a una época que nunca más podría repetirse. Un mundo donde el “mundo” estaba por descubrir, no por redescubrir, y en esto coincidía con Leonardo, un siglo en una tierra bendecida con los más bellos ingenios, los más sabios trabajadores y los más infatigables creadores que el mundo occidental nunca antes hubiera visto en tan corto espacio de tiempo… de sus rentas, aún vivimos. Por ello no debemos adjudicar de manera tan frívola una sentencia como ésta: "a un artista sólo le importa la posteridad", porque quien la busca, lo más seguro es que no obtenga más que un oscuro silencio, solamente el trabajo da sus frutos, como bien supo el laboriosamente perseverante Miguel Ángel. Sin obras, ¿qué podemos reclamar? La primera performance de la historia tiene un nombre y un lugar, y por supuesto alguien que quiso ser recordado por la posteridad. Pero ¿ quien recordará  a quien quemó el templo del arte, en nuestro siglo…? Deseo que su recuerdo sea, como el del infame que quemó el Artemisión, ¿Erostato, Erostrato…? como ven, ni yo mismo lo recuerdo…

Repito, a pesar de la envidia y a pesar de la muerte.

Nota :  El origen de las citas de Vasari ya ha sido debidamente mencionado en este blog con anterioridad.

 

Anuncios

2 Respuestas a “La infinita perfección del final.

  1. Pingback: Estimada MarisaLR, Autora, supuesta, del artículo Miguel Ángel… Lea esto, si le da la gana. | La Wikipedia y sus Fantasmas.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s