Realidad Póstuma, Gloria Postrera.

La Realidad Dos: El Museo ideal.

Esta idea puede parecer Popperiana, y me recuerda a su Mundo Tres, por lo extraña… Por lo extraña y peregrina. Al tiempo que familiar, con ecos de un espíritu anti–relativista, tan ajeno a nuestro “moderno” sentido de la historia de la cultura, quizás por eso me atrae el texto de este artículo, es como si el espíritu del S. XVIII se asomará al fin del S. XX. Pero es la idea de un artículo que tengo ante mí. Bien podría titular esta entrada como "Redundancia", pues en él vuelven a aparecer precisamente algunos nombres ya familiares para todos  nosotros. Vagamente recuerda a la famosa Encuesta Varchi.(1547) Pero a una escala infinitamente menor en pretensión y en logros. La sencilla pregunta de a quien salvar para un imaginario y futuro museo ideal, formulada a unos cuantos “especialistas”, es algo así como el juego de la ruleta rusa de la crítica. Uno no puede arriesgar mucho, y sobre todo hay que hacer patria.

Resumo:EL PAIS, BABELIA, 31 de Marzo de 1994. Enriqueta Antolín firma un artículo de dos páginas a cinco columnas con el siguiente título: El Museo Ideal del Siglo XX. con el subtítulo: Expertos en arte contemporáneo seleccionan a los pocos artistas que traspasarán las fronteras del futuro. A la pregunta: «¿Cuál será el arte que lorgrará (Errata literal) traspasar las fronteras del siglo XX para representarlo en el futuro? » Especial atención merece la redacción ambigua de la pregunta, “para representarlo”, no queda claro si la cuestión es ¿de representar al arte del siglo XX o el siglo XX en su totalidad, arte e historia.? De nuevo arte y representación o manifestación del espíritu de una época. No voy a resumir el prolijo artículo, teniendo en cuenta la extensión de los mismos dedicados al arte que suelen aparecer en los suplementos  de este tipo, pero glosaré algunos aspectos del mismo. Nuestra atención se fija primero en los encuestados, pues son calificados como expertos en arte contemporáneo, y la sola distinción de este locus de la crítica, nos hace sospechar, y preguntarnos cómo es posible que alguien sea experto en algo que el mismo tiempo se encarga de recordar es imposible.( Sólo se es experto en arte “a  posteriori ", el resto es mera “crítica” del hoy más inmediato) Si los encuestados son expertos  en arte, no será en el contemporáneo. En todo caso, serán parte interesada en el mismo proceso que en apariencia objetivan o estudian. Es más, el “epónimo” es, francamente, uno de esos títulos  carentes de contenido real y sirven tanto para determinar a advenedizos con suerte para montar exposiciones de impronta políticamente incorrecta, como a los mismos críticos que mudan de discurso como de chaqueta, y que han escalado puestos a base de satisfacer necesidades creadas por una modernidad huérfana de genios y de figuras con las que llenar “museos” que pagan las autonómicas ínfulas de cuatro  o cinco, pero con el dinero de los miles de ciudadanos y sus impuestos tan democráticos como ajenos, a toda decisión de este tipo. La enfermedad de construir espacios para albergar, se dice así ,albergar… tantas supuestas “colecciones”  es a todas luces, contra natura artística. Solo se necesita un arquitecto que se preste al juego de la Caja de Música, metáfora del museo moderno, exquisitamente “rompedor” por fuera, pero siempre saldrá de él la misma bailarina con la misma melodía tontorrona, la primera vez es novedad, pero no vuelves a abrirla nunca más. Museos de una sola visita, por lo que se ven obligados a vivir de las exposiciones de temporada, ellos las llaman Temporales, y así se recurre a trampas ramplonas como invitar a los dibujos de M. Ángel, o de todo un período más consagrado, como reclamo. Pero la supervivencia así lo demanda. E incluso el Prado a veces se deja seducir por el mismo Juego. Depende del Director de turno. Sería necesario  que comentara los nombres de quienes participaron en la encuesta, y sus cargos en el momento de la misma, pero poco importa ya. Pero si seleccionaré,  a los artistas, que según la redactora, estos "especialistas" salvaron para la posteridad. 

Cito: Los imprescindibles: Picasso, Miró, González, Pollock, Duchamp, Matisse, Malevich, Mondrian, Brancussi, Beuys, Braque, Klee, Rothko, y Nawman.  Es evidente que no salieron a pescar para no mojarse las posaderas. La ruleta rusa no ha tenido lugar, nadie sale malparado. Ni los elegidos ni los electores. Pero seis de los siete mencionaron en primer lugar a Picasso.

¿Qué opinaría Picasso de sus compañeros de sala en el imaginario museo ideal del  Futuro (por cierto ninguna mujer le molestaría en su misoginia)

¿ Seguramente, le pasaría como al Napoleón de Un día en la Gloria, de Ruiz Iriarte, no comprendería la subida a la gloria de otro Napoleón, el actor más famoso de su tiempo. Pero es lo que Tiene La Gloria, no subes, te mueres, y las escaleras mecánicas, y ociosas, de los demás, te elevan.

Addenda: el Mundo 3 de Popper, es un mundo diferente del mundo físico y del mundo mental. Resumiendo, serían los contenidos objetivos del pensamiento, algo así como un mundo de ideas objetivas que no están en la mente de nadie, es decir en un mundo propio, el mundo 3.
«El Contenido objetivo consiste en el contenido lógico de nuestras teorías, conjeturas suposiciones, y, si queremos en el contenido lógico de nuestro código genético.» Karl Popper, Búsqueda sin Término, 1977, Editorial Tecnos.
Para quien esté interesado en este enigmático mundo debe pensar en las teorías y conjeturas que afectan a los números, por ejemplo el hecho de la existencia de números primos, que no ha sido buscada ni intencionada y sin embargo ahí están, con su propia autonomía y leyes que les gobiernan

Anuncios

Una respuesta a “Realidad Póstuma, Gloria Postrera.

  1. Addenda: el Mundo 3 de Popper, es un mundo diferente del mundo físico y del mundo mental. Resumiendo, serían los contenidos objetivos del pensamiento, algo así como un mundo de ideas objetivas que no están en la mente de nadie, es decir en un mundo propio, el mundo 3. «El Contenido objetivo consiste en el contenido lógico de nuestras teorías, conjeturas suposiciones, y, si queremos en el contenido lógico de nuestro código genético.» Karl Popper, Búsqueda sin Término, 1977, Editorial Tecnos. Para quien esté interesado en este enigmático mundo debe pensar en las teorías y conjeturas que afectan a los números, por ejemplo el hecho de la existencia de números primos, que no ha sido buscada ni intencionada y sin embargo ahí están, con su propia autonomía y leyes que les gobiernan.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s