Cabezas Rotas, de las que todo brota.

 Cabezas Rotas o el mito moderno de la «creatio ex nihilo»:

Cuenta el mito que Zeus, habiéndose unido a Metis, fue avisado por Gea, de que ésta le daría una hija que a su vez tendría un hijo, quien finalmente, le destronaría como él había hecho con Crono. Enterado, Zeus no tuvo más remedio que tragarse a Metis, y a los nueve meses, sufriendo Zeus una jaqueca terrible, pidió a Hefesto que le hendiera el hacha en su divina cabeza, éste así lo hizo y de su frente nació totalmente como la conocemos, armada y con un espantoso grito de guerra como primera palabra, la Diosa Atenea. Y así parece que Picasso nació para el mundo de la pintura, por lo menos para sus críticos y estudiosos. O al menos es lo que se deduce de la lectura de un libro que apasionó en su momento a muchos, pero que quien lo lee, a estas alturas de siglo, no puede dejar de sentirse un poco estafado. Uno siente como si le hubieran escatimado algo tan esencial como la mitad de la historia y una sensación de haber sido burlado, teniendo en cuenta quien es el autor del Libro, Rudolf Arnheim, en  The Genesis of a Painting. Picasso´s Guernica. UCLA Press,1962, y de que además, tuvo el privilegio de acceder a los materiales originales, que conformararían el hito que después sería conocido como El Guernica. De Picasso. Su intrincado viaje por la mente y los registros gráficos de la intrahistoria del mural, son tan estremecedores, que a primera vista parece que el tema se agotara. Pero de inmediato, surge la pregunta que Arnheim no se formula, ¿de dónde parte, en origen, el material que compondrá El Guernica y que el autor, en el libro, desmenuza con un escalpelo de fisiólogo, entreverando los mas tenues fragmentos y variantes de tejido.? Todo pareciera estar en los abundantes dibujos, bocetos y apuntes de Picasso para el cuadro. Así como el registro fotográfico de las distintas fases de la ejecución de la obra.

Aquí rememoramos el mito. Picasso nació armado y gritando, de una cabeza, sin pasado y sin memoria, no tuvo estudios, evolución y no creció, su pintura es partenogenética, como el mismo. Su memoria, se deduce no era una cultura visual, es como si Picasso nunca hubiera visitado un museo o no hubiera conocido a ningún otro pintor o artista. Todo el Guernica, queda explicado por el propio artista, por los propios ejercicios del pintor, por su sola emanencia creativa. Todo cuanto aparece en el Guernica es una recreación de los materiales picasianos, de por si ya originales. Pues NO. Picasso, no “inventó” tanto como se quiere hacer creer, y las disculpas para justificar sus citas, a veces muy literales, por más que aparezcan disfrazadas, no menoscaban el valor de su pintura.

Pero no debemos engañarnos, y menos ser tan ridículamente adoradores de su obra como para no reconocer los amigos invisibles de Picasso.  No seré yo quien recuerde que el Caballo con lengua en forma de punta de lanza es un calco mental de un juego visual en una copia conservada del Cartón para La Batalla de Anghiari de Leonardo. O Los Horrores de la Guerra de Rubens, hoy en la Galería Pitti de Florencia, o que la figura del ángulo inferior derecho rememora la Muerte de Narciso de Poussin o los perfiles de la bacantes  o Ménades tan familiares para el ojo avisado o por último, los Raptos de las Sabinas, en sus versiones, tanto en grabado como en pintura… En Fin las fuentes, citas, recuerdos y olvidos inconscientes, son muy abundantes y todas ellas bullían en la cabeza de Picasso, y en sus obras anteriores, y no obstante, El Guernica sigue siendo una obra inmensa.

Pero esto es lo que hay, Picasso no fue una nueva Atenea y no nació del hachazo de Cézannes o Matisses,  para cambiarlo todo, sólo volvió a escribirlo, puesto que parece que todo acaba olvidándose. Aún así, la obra de Arnheim es imprescindible.

Addenda: «No puedo resistir la tentación de dar un último ejemplo, tomándolo de nuestra propia época» Dice Fritz Saxl al referirse al Guernica de Picasso, en su conferencia Titulada ¿Por qué historia del arte?, pronunciada en el Royal Holloway College, en Marzo de 1948. Después de mencionar el sentimiento que provocó en quienes lo vieron en la exposición parisina, y de dar una somera explicación del tema y de su génesis, dice así:.«Entendemos el sentimiento que el cuadro trasmite porque hemos vivido, los días de Guernica y los días que siguieron. Pero asúmase que un historiador dentro de trescientos años no sepa exactamente por qué y en qué circunstancias fue pintado y sólo intente justificarlo como documento de la visión artística del siglo XX. Sólo podría entenderlo como uno de los muchos documentos del horror de este período. Pero sin saber que representa Guernica, que fue pintado para el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París, para que la vieran miles de personas y para prevenirles contra el fascismo, qué poco entendería este ficticio historiador del arte del futuro sobre Picasso y su obra, y qué poco podría su crítica de arte contribuir al conocimiento general de nuestro período.» F. Saxl. La vida de las Imágenes. Alianza Forma Madrid, 1989.

.

 

Anuncios

Una respuesta a “Cabezas Rotas, de las que todo brota.

  1. Addenda: «No puedo resistir la tentación de dar un último ejemplo, tomándolo de nuestra propia época» Dice Fritz Saxl al referirse al Guernica de Picasso, en su conferencia Titulada ¿Por qué historia del arte?, pronunciada en el Royal Holloway College, en Marzo de 1948. Después de mencionar el sentimiento que provocó en quienes lo vieron en la exposición parisina, y de dar una somera explicación del tema y de su génesis, dice así:.«Entendemos el sentimiento que el cuadro trasmite porque hemos vivido, los días de Guernica y los días que siguieron. Pero asúmase que un historiador dentro de trescientos años no sepa exactamente por qué y en qué circunstancias fue pintado y sólo intente justificarlo como documento de la visión artística del siglo XX. Sólo podría entenderlo como uno de los muchos documentos del horror de este período. Pero sin saber que representa Guernica, que fue pintado para el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París, para que la vieran miles de personas y para prevenirles contra el fascismo, qué poco entendería este ficticio historiador del arte del futuro sobre Picasso y su obra, y qué poco podría su crítica de arte contribuir al conocimiento general de nuestro período.» F. Saxl. La vida de las Imágenes. Alianza Forma Madrid, 1989.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s