Ruegos y Renuncias.

Ruegos y Renuncias : El Viaje a Italia.

En la Historia de la pintura, pero también en la literatura, especialmente desde el movimiento Romántico, el viaje a Italia se ha convertido en un tema recurrente para analizar la influencia que este país, su arte y su cultura, ejercerían en el arte y la práctica de un pintor determinado. No en vano el término influencia, es de origen italiano,(influenza) y se creía, era una mal causado por los astros. Un ejemplo es P. P. Rubens, quien fue quizás, el que mayor provecho obtendría de su temprano viaje por Italia. Y él mismo, animaría a hacerlo a otros artistas. Si bien es cierto que la obligación de viajar a Italia se haría imperativa para muchos artistas del Antiguo Régimen, como en el caso de N. Poussin, quien por otra parte viviría en Roma por tiempo indefinido, y cuyo arte se nos hace incomprensible en un francés, que no estuviera tan imbuido de Italianismo, también es usual el interpretar el viaje como una necesidad de todo artista para conocer de primera mano el arte del que todos se sentían herederos a través de la Academia. Pero era la propia «Academia» quien en muchos casos animaba el viaje y es una rareza comprobar esta costumbre tan dilatada en el tiempo que incluso llega hasta hoy en día, en el caso de la Academia de España en Roma. Explicable en los días en los que las reproducciones de las obras de arte sólo se conocían  por grabados, apuntes de pintor en los cuadernos de bocetos y dibujos y en muchos casos por copias de muy variable calidad, el viaje, se hacía inevitable. O tal vez no, el caso coincidente de quien me quiero ocupar hoy es el de Velázquez  y el de Picasso. Coincidente por la relevancia de ambos y por el diferente signo de importancia que su repercusión en los propios artistas y en sus críticos ha suscitado. En tiempos de Velázquez pocos pintores españoles salían más halla de aquí, pero Picasso podía conocer de sobra algunas de las mejores muestras de arte Italiano, pues estaban ya a su alcance, tanto en Madrid, Prado, como en el Louvre, en París. De hecho Picasso si “conocía”  Velázquez, pues lo cita en una carta a un amigo en 1897, y Sin embargo sólo menciona la Dolorosa de Tiziano de pasada, pero elogia a Rubens: “Prodigioso”. Después lo “citaría” en su obra más a menudo de lo que hubiera reconocido nunca el propio pintor. Velázquez nos legaría en su primer viaje,1629, las dos Vistas del Jardín la Villa Médicis, y los impresionistas tomaron buena cuenta de ellas,  como una peregrina excusa, puesto que Tiziano en sus últimas obras ya es « técnicamente impresionista ». Picasso alumbraría su « época neoclásica », que alternaría con los procedimientos estilísticos de sus anteriores experiencias como el cubismo. Pues bien, si en Velázquez el influjo italiano aportaría a la obra del pintor, una variedad de recursos y una reflexión sobre el propio arte de pintar, que sólo es evidente mediante la Observación de las Meninas, en Picasso vemos que a pesar de lo que los críticos digan, su influencia debió llegar a través del clima, o de la comida, de Italia, puesto que “ya conocía” su arte, o tal vez, todo sea más sencillo, no se resistió más en responder a la llamada del arte de los maestros italianos y grecolatinos, una llamada al alma, de ser cierto que exista, dirigida a la sección de Ruegos y Preguntas, que solamente, contra todo pronóstico, los verdaderos y grandes, se atreven a responder.

Addenda:La carta de Picasso que cito esta tomada de« Picasso vivent»(1881-1897) Joseph Palau, Folme, de los Cuadernos de Historia 16, 235,Picasso, y en esa misma carta de Picasso , al mencionar la pintura que ha visto, es de suponer que en El Prado, dice«…, Teniers, unos cuadros pequeños muy buenos, de borrachos, ahora no recuerdo más.» Teniers ya ha sido mencionado anteriormente en este Blog a propósito de otras cuestiones , pero parece ser que la visón de su obra no deja indiferente a nadie, y no diré “a nadie sensible”, pues es un lugar tan común que parece un parque temático de la crítica, más que una ponderación del gusto. Ha de recordarse que en 1897, Picasso había ingresado en La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.

Anuncios

Una respuesta a “Ruegos y Renuncias.

  1. Addenda:La carta de Picasso que cito esta tomada de« Picasso vivent»(1881-1897) Joseph Palau, Folme, de los Cuadernos de Historia 16, 235,Picasso, y en esa misma carta de Picasso , al mencionar la pintura que ha visto, es de suponer que en El Prado, dice«…, Teniers, unos cuadros pequeños muy buenos, de borrachos, ahora no recuerdo más.» Teniers ya ha sido mencionado anteriormente en este Blog a propósito de otras cuestiones , pero parece ser que la visón de su obra no deja indiferente a nadie, y no diré “a nadie sensible”, pues es un lugar tan común que parece un parque temático de la crítica, más que una ponderación del gusto. Ha de recordarse que en 1897, Picasso había ingresado en La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s