Onda:Otra vuelta de Tuerca sobre la Fuente

¿Puede la Crítica, posterior, Justificar una obra?

Analicemos una cita del más insigne Gombrich « Siempre es tentador argüir que el artista no quería hacer lo que  hemos visto que no hizo. Por un problema que no ha podido resolver podemos siempre inventar otro del cual  se podrá decir que lo ha resuelto. Si alguien no da en el blanco, siempre  podremos atribuirle el deseo consciente o inconsciente de no acertarle, y podemos incluso tener razón. Pero cuanto más sofisticados nos volvamos en esta técnica, menos  comprensión verdadera nos deparará. » La cita en cuestión versa sobre Bandinelli y M. Ángel en el contexto del valor de la crítica para G. Vasari y su Círculo. El Legado de Apeles,1982, Alianza Forma. Pág. 222

Pero si damos una vuelta de tuerca más, podemos preguntarnos si es justificado argüir que el artista quiso conseguir  lo que no vemos que consiguió. Si el artista no deseaba buscar y menos encontrar lo que creemos que vemos, cómo estar seguros del verdadero propósito del artista.

Este galimatías paradójico puede parecer confuso pero es el pan de cada día metodológico de muchas de las lecturas de las obras de arte del siglo XX, especialmente la relecturas de obras de arte como los Ready made: La Fuente, La Source, fue el titulo original del famoso y hasta la saciedad recordado, urinario de Duchamp, se burlaba de un cuadro de Ingres, así titulado y muy apreciado en su época, la de Ingres, claro.

La historia de cuanto se cuenta sobre el origen de la obra puede ser verdad y puede que todo sea leyenda duchampniana, que tanto abunda, pero lo que si puede afirmarse es que el origen conceptual de la obra fue dadaísta, y por tanto solo era de un “Mingitorio” , a partir de aquí la historia de la escultura parece virar 180º por obra y gracia de Duchamp.

Elijamos una opinión cualquiera al azar sobre la Fuente: «En su momento, y quizá todavía, obras como ésta se tomaban como una agresión. Marcel Duchamp usó este tipo de violencia para combatir las ideas convencionales del arte. » Pero no lo consiguió. De hecho fue la justificación para el aluvión de cachivaches que los Museos modernos guardan, como si el acto de elección, banal por fortuita, sin atisbo de concepto que pudiera apoyarlo, fuera igual, en suma, al de creación.

Y por cierto Los Dadaístas si querían la Muerte del arte. Con lo que eso significa.  Duchamp, después de sus Vidrios, tal vez asustado de sus logros, y los de sus epígonos, tal vez, se “arrepintiera”. Pero esto último también es una lectura personal, y por tanto puede estar equivocada.

 Ingres, Jean-Auguste-Dominique, La Source 1856 ,óleo  sobre tela, (163 x 80 cm).

Addenda: La Source, aparece además citada en las Señoritas de Aviñón….

Alguien me ha preguntado sobre la verdadera naturaleza de la frase ” los dadaístas si querían la muerte del arte”, y debo aclarar, que en efecto la buscaban. Por mucho que ciertos autores plásticos que en un principio, se sumaran al carro del movimiento, para rentabilizar después los hallazgos de Dada, como la Rueda de Bicicleta de 1913 de M. Duchamp, lo negaran después. Por tanto quien contempla a Dada como un conjunto de obras de un determinado movimiento, como el Futurismo, está falseando absolutamente la intención original de Dada. Si bien fue la conjunción de personas, en diferentes lugares, y no de ideas, las que provocó el nacimiento de Dada, que sintiendo un impulso al "unísono", provocó una comunicación espontánea de ellas y resultó así, de todo ello, un “sentimiento”, entendido como postura, más que como ideario, de afinidad, que posteriormente fue “formalizado”. Pero de una manera que resultaría orgánica, un desarollo en forma de “Haba mágica, pues era como si un Hidra bífida, una Gorgona de mil Argos y un Laocoonte con mil harpías”, se hubieran reunido para declarar su independencia respecto a todo y todos. La historia de Dada, es tan compleja como la biografía de sus integrantes, protagonistas, antagonistas, advenedizos y cuantos “pasaron por allí”, pero ello provocaría precisamente la disolución del “Grupo”, que nunca fue de manera irremediable, pues es la natural forma de acabar de todo grupo artístico, como el rosario de la aurora… El espíritu “nietzscheano” de su moral inmoral, totalizador y destructor, irónico, intransigente con la situación de las vanguardias y de la vida del momento, primera década del S. XX. y mediados de la segunda, hacen de Dada, con su “odio al sentido común”, y su ejemplar desprecio por las explicaciones positivistas, un fenómeno sin estudiar en “detalle” y con la profundidad necesaria, por lo elusivo de sus textos. Especialmente, la falsificación, de quienes bebiendo de sus fuentes, escupen Arte, cuando Dada, quería vomitar y regurgitar a la vez un mundo que con Arte y sin él, daban por perdido. Pero la historia de Dada, seguramente repugnaría a los Dadaístas…. de hecho ellos mismos se reinventarían a su vez, pero eso, es otra historia.

 

Anuncios

Una respuesta a “Onda:Otra vuelta de Tuerca sobre la Fuente

  1. Bueno andaba viendo spaces y me efijado en el tuyo y me a llamado la atencion,xq este año en 2º de baxillerato la HISTORIA DEL ARTE se me a exo eternaaaaa!!!no se si x la profesora..CREO Q SI!!!xq al final me a aprobado..ya q hay cosas del arte y de la historia muy bonitas!!Esta mu xulo tu space..aunke se me haya atragantado sobretodo ESTA EPOCA!!Besos desde valencia!

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s