IVª Parte. Numinoso Y Ominoso.

 

La flecha es la proyección de significado – forma, significante – objeto. El sistema así descrito es un continuum mobile, pero no cargado de contenido, sólo de información interpretable. Pensemos en la Flecha como un conjunto, pero no un producto de la Obra. La información subjetivable reside en el Blanco. Pero a veces ,ésta, reside en los márgenes del blanco, y así el Blanco -objeto, recaba en los márgenes de otros Blancos conmovidos, los frutos de los muy distintos pulsos que la obra ha emitido, un corpus de  elementos, e indagaciones de las más diversas fuentes o aproximaciones posibles, y que acompañan al Blanco –Objeto, convirtiéndolo en Blanco –Sujeto, y por tanto con capacidad de Crítica. El ejemplo más arquetípico de esta situación es la del Cicerone, arrastrando tras de si a un sin número de Blancos – museales. Ellos reciben en el momento de ser objetivos – Blancos, una Información dada y a cada instante su conciencia perceptiva y cognoscitiva, se remueve y cabecea, ante la Flecha, agitándose y convirtiéndose, transformándose en un Blanco diferente del anterior que era, distinto para siempre, o al menos desigual al anterior de ser expuesto a la Flecha y a la Obra. Acción. Reacción ¿Dialéctica? Acción de ser en potencia, de permanecer en ella. Reacción pasiva- reflexiva, Dialéctica de ambas en la persona- sujeto- observador – histórico -enedimensional en su mundo e integrante de un medio social, específico y por tanto osmótico a la permeabilidad de La Flecha, a su constante y su variable corpuscular, de luz , y por tanto ondulación transitoria y traslúcida, trasmutándonos de esta manera en un Blanco – Yo. La analogía se simplifica. El Blanco Persona Sujeto Observador Espectador, se enciende, se siente iluminado por  luz de la Obra Objeto Artefacto. Pero la imagen reducida a un mero signo no explica su ambivalente estructura de lumínico comportamiento, de hecho el significado sería cuántico, aparece cuando menos se espera y sin poder rastrearlo hasta que sucede sin más. Y así cuando el Blanco – Espectador interviene en el proceso de la Obra o artístico, lo más seguro es que obtengamos un Cadáver exquisito.

.

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s