El Pintor de la Vida Moderna.

Releo ahora este petit Feuilleton, en esta obrita, Baudelaire, no revela nada del otro mundo sobre la pintura y mucho menos sobre la vida moderna, pero en ella se encuentra quizás sin intentarlo, la mejor definición del Dandismo que se pueda leer en un escritor no Inglés. La vida moderna para el poeta debía ser eso, ejercicio de una degradada y decadente moral, entrecomillada de lujo y pasiones de burbujas, muy alejadas del humo y el hollín de la prole miserable. Pero lo curioso de  esta descripción es que si  se trasladara al aula de cualquier facultad de BBAA de hoy en día o de cualquier de las inauguraciones de Performances al uso, no estaría muy alejada de una realidad, en la que el sombrero de copa sólo debiera ser sustituido por el piercing, para así tener un conjunto de seres muy parecidos a los visitantes de los Salones del XIX.

Siempre se debe volver a la Poesía, la de Baudelaire especialmente, a la obra y no al discurso.

 

Anuncios

Comente, que algo queda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s