Dolores de Cospedal y de barriga, por la impotencia

42907

«Y la misma corrupción que puede haber en un partido político, la hay en la sociedad en general». De Cospedal dixit.

La Sociedad española está hasta la saciedad, cosas de la homofonía, de los dislates intermitentes y pertinaces, como los manifestados por la Gran Dama de la Orden de la que es Dama Gran Cruz, y vaya qué sí es una cruz escuchar ciertas lindezas pronunciadas por su Excelencia de la Real Orden de Isabel La Católica…María de los Dolores, y todos sus cargos, a saber, lo habidos y tenidos por disfrutados, y los actuales por sustentados en el dedo y en las urnas, y éstas sólo gracias a aquél, al dedo mismo, del no menos Excelentísimo Señor D. Mariano, Rajoy, para amigos y enemigos, y Brey, por eso de las y griegas.

… de cuyas sinecuras y canonjías de las que usted ha disfrutado han sido: Sólo desde este sigo, Subsecretaria de Administraciones Públicas (2000-2002). Subsecretaria de Interior (2002-2004). Consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid (2004-2006). Presidenta del PP de Castilla-La Mancha (Desde 2006). Senadora designada por las Cortes de Castilla-La Mancha (2006-2011). Diputada por Toledo en las Cortes de Castilla-La Mancha (Desde 2007). Secretaria general del PP (Desde 2008, sine die…). Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (Desde 2011) y que Su Excelentísima Sra de Cospedal declara como puestos, de los que se cobra por ellos, y como los cargos conllevan sus cargas, la primera debería ser la de no insultar a esa sociedad a la que tanto debe, por omisión o por cortesía, pues poca presumible bondad se nos ocurre para definir el ascenso de su constante carrera hacia la nada. Pues declarar y cito: Y la misma corrupción que puede haber en un partido político, la hay en la sociedad en general. Es no decir nada.

O peor, Mentir para nada, banalizando, así, su propio mal, al hacerlo general…

Bien Sabemos los demás, los que no hemos sido jamás más cargo y carga que para las familias que nos han sustentado cuando la excelencias como usted leían informes sobre la nadería, mientras el marido de usted estaba tan ajetreado en los negocios a los que se dedique y que no son de nuestra incumbencia, hasta que los sean de los periódicos y de las sedes judiciales, y ¡por dios!, al que tanto debe según el color de sus mantillas, no vea en estas palabras un ataque, cada uno sabe con quién comparte sábanas y cuentas, pues como le refería, (bien sé que no ha de leer esto, pero poco ha de importar si mi tracto termina de arreglarse), decir qué, nosotros somos como su partido, o como los demás partidos, es de ser una nulidad en la analogía y en el racionamiento, pues señora mía, perdón, Su Excelentísima Señora, las familias españolas, como la mía, no disfrutan de las subvenciones del Suyo, de su partido, ni de las prebendas y privilegios debidos a sus cargos, trabajos u ocupaciones.

Sólo sostenemos, aquellas cosillas de las qué, las familias (con un DE en medio), como las suyas, parecen tener derecho en exclusiva y por, con nuestros impuestos directos e indirectos, ya sabe, los más injustos, pues a todos nos cuesta por igual la gasolina, la que yo no uso por carecer de coche y la del suyo, el Oficial, al que por supuesto tendrá o habrá tenido derecho, y como es hecho sabido, nosotros la sociedad española, como va eso de los derechos: por ejemplo, el derecho a insultarnos a todos día sí y día también, como hizo Usted, Su Excelencia, con la afirmación de que somos todos como su partido, o como el resto de los mismos, NO. Y mil veces NO.

Ya se sabe, la generalización no es una mentira, ni siquiera estadística, es una maldad, pues su fin es la propia disculpa, para la que no hay perdón posible, pues nadie lava la conciencia íntima con la maldad ajena, al menos los ateos.

No nos asiste más divino derecho, y del cielo procede pues es allí donde acaban nuestras palabras, que exclamar, con nuestro más justo deber, que la corrupta lo será usted en tanto lo somos los demás, así en general, como su Excelencia así lo manifiesta, y cree que yo lo soy, o los son los demás, no tiene más que ir al juzgado y demostrarlo, pero ya sabe como va esto, “diferimos” de que tenga el valor y el tiempo para hacerlo.

Trabajar o buscar trabajo, nos no deja tiempo ni siquiera para confiar en personas que no lo merecían, y de eso, el de su dedo celestial y monclovita sabe mucho…y que Su Excelencia, no supo explicarnos.

Sólo una cosilla más, repase los nombres de la contabilidad de su partido o pregunte en cualquier otra lista de papeles manuscritos de cualquier contable o gerente, y a buen seguro que no encontrará a nadie de mi familia, no hemos sido tocados por ningún índice poderoso, pues nuestro poder se basa en la propia incapacidad paradójica de desearle a usted y a los suyos, juicios tengas y los ganes, como bien saben quienes sólo dependen de la providencia, la verdadera, la que suministran nuestras manos.

Saludos, Anónimo Lector.
Coda: el texto tan embarullado, es un justo homenaje a la oratoria de Su Excelencia De Cospedal, así a lo mejor lo entiende.

TITLE: Family Making Artificial Flowers
ARTIST: Jacob Riis
Crédito Imagen

Crece el desierto

mementomori

CRECE EL DESIERTO. ¡AY DE QUIEN DESIERTOS ALBERGA!
Final del poema:
Crece el desierto: ¡ay de quien desiertos alberga!
La piedra rechina junto a la piedra, el desierto serpentea y extermina.
La muerte terrible mira con ardor pardo
y masca — mascar es su vida…

No olvides, hombre, el placer extinto:
Tú — eres la piedra, el desierto, eres la muerte…

Original
Die Wüste wächst: weh dem, der Wüsten birgt!
Stein knirscht an Stein, die Wüste schlingt und würgt.
Der ungeheure Tod blickt glühend braun
und kaut —, sein Leben ist sein Kaun…

Vergiss nicht, Mensch, den Wollust ausgeloht:
du — bist der Stein, die Wüste, bist der Tod…

Friedrich Nietzsche, 1900
Traducción: Txaro Santoro & Virginia Careaga

¡Ay de aquellos que hicieron de su placer extinto la muerte de los otros, vuestra serpiente una vez más os ha liberado!
¡Ay de nosotros! Desiertos mascados por la ley del tiempo, motas de nada, rodando en pos del viento que no cesa, no necios, sí necios y ciegos.
¡Ay! ¿Cómo albergar la muerte y creerse la mentira de la Historia, esa gran coartada…?

Saludos, Anónimo Lector.

En días como éste, en fin, nada.

Robota

Maria-Sibila

Cuarto acto

ALQUIST:[ Jefe de talleres ] Ya os he dicho que tenéis que hallar seres humanos. Que tenéis que buscar en los polos y en la profundidad de los bosques. En las islas, en la selva y en las marismas. En las cuevas y en los montes. ¡Id y buscad! ¡Id y buscad!

RADIUS: [ un robot ] Hemos buscado por todas partes.

ALQUIST: Buscad más. Están ocultos…, han huido de vosotros. Se habrán escondido en alguna parte. Tenéis que encontrar seres humanos, ¿te enteras? Sólo los seres humanos pueden procrear…, reanudar la vida, multiplicarse. Restaurar. Hacer que todo sea como ha sido. Robots, os pido por todos los santos que los busquéis.

RADIUS: Todas nuestras expediciones están de vuelta. Han estado en todos los rincones de la tierra. No queda ni un solo hombre.

ALQUIST: Oh, oh, oh… ¿Por qué los habéis destruido?

RADIUS: Queríamos ser como los seres humanos. Queríamos convertirnos en seres humanos.

ALQUIST: ¿Por qué nos habéis asesinado?

RADIUS: Para ser como los hombres son necesarias las matanzas y la dominación. Lea historia, lea los libros de los humanos. Hay que dominar y asesinar para ser como los hombres. Somos poderosos, señor. Haz que nos multipliquemos y estableceremos un mundo nuevo. Un mundo sin defectos. Un mundo de igualdad. Canales de un polo al otro. Un nuevo Marte. Hemos leído libros. Hemos estudiado ciencias y artes. Los robots han alcanzado la cultura humana.

ALQUIST: Nada hay más lejano al hombre que su propia imagen. Oh, vete, vete. Si queréis vivir, procrear como los animales.

RADIUS: Los seres humanos no nos permitieron reproducirnos. Somos estériles…, no podemos tener hijos.

ALQUIST: Oh, oh, oh…, ¿qué habéis hecho? ¿Qué queréis de mí? ¿Queréis que me saque niños de la manga?

RADIUS: Enséñenos a hacer robots.

ALQUIST: Los robots no son la vida. Los robots son máquinas.

RADIUS: Éramos máquinas, señor. Pero el terror y el dolor nos han puesto alma. Hay algo que lucha con nosotros. Hay momentos en que algo entra en nosotros. Nos vienen pensamientos que no son nuestros. Sentimos lo que no sentíamos. Oímos voces. Enséñenos a tener hijos para que los podamos amar.

ALQUIST: Los robots no saben amar.

RADIUS: Amaríamos a nuestros hijos. Le hemos perdonado la vida a usted.

ALQUIST: Sí, monstruos, sí; me habéis perdonado la vida. Yo quería a unos hombres; a vosotros, a los robots, nunca os quise. ¿Ves estos ojos? No han cesado de llorar, lloran incluso cuando yo no me doy cuenta, lloran ellos solos.

RADIUS: Haga experimentos. Busque la receta de la vida.

__________________________________________________________

R. U. R. (Robots Universales Rossum) es una obra teatral de ciencia ficción. Escrita por el checo Karel Capek en 1920, se estrenó en Praga en 1921 en el Teatro Nacional de Praga y en Nueva York en 1922.Es conocida por contener la primera aparición del termino «robot». Dicha palabra había sido ideada por el hermano del autor, Josef Capek a partir de la palabra checa «robota» que significa «trabajo, sobre todo el de los siervos de la gleba». Este término vendría al sustituir a «automat», que Josef empleó en 1917 en el relato corto Opilec («El borracho»).

Saludos, Anónimo Lector

Del 17 al 47

emperadorpenguin

De genes y hombres

El hombre que soy ya se ha olvidado:
mi especie fue, sin duda un animal,
haber creo atrás dejado, tanto mal,
remoto está, pretérito el pasado.

Si relegué mis dioses de prestado
no me abomina el recuerdo ancestral
de mitos de cuya muerte espiral,
es hoy anómalo gen desheredado.

Fenotipos gobiernan ya la vida,
la de aquellas, mis células insanas
que larvadas, juegan en su huida

a mutar con sus lábiles membranas
el deseo en culpa, Ay, mi piel sacudida
rima excusas sin fin, y todas vanas.

J. Francisco Cuadrado M.
Salamanca,Abril, 2008

Saludos, anónimo Lector:
Coda:Mahler: Rückert-Lieder – Kožená / Rattle / Rotterdam Philharmonic Orchestra

I. Liebst du um Schönheit (00:00)
II. Blicke mir nicht in die Lieder! (02:33)
III. Um Mitternacht (04:05)
IV. Ich atmet’ einen linden Duft (10:13)
V. Ich bin der Welt abhanden gekommen (13:25)

Magdalena Kožená, mezzo-soprano
Rotterdam Philharmonic Orchestra
Simon Rattle, conductor

November 4, 2006
De Doelen, Rotterdam

Texto del Lied ” A medianoche ” de Friedrich Rückert :III. Um Mitternacht (04:05)

A medianoche
me despierto
y miro al cielo;
ni una estrella de la galaxia
me sonríe
a medianoche.

A medianoche
pensé
en los sombríos espacios infinitos.
Mas ningún pensamiento luminoso
me trajo consuelo
a medianoche.

A medianoche
presté atención
a los latidos de mi corazón;
sólo un pulso de tristeza
me incendió
a medianoche.

A medianoche
peleé en la lucha,
¡oh, Humanidad! de tu sufrimiento;
mas no pude decidirla
ni con toda mi fuerza
a medianoche.

¡A medianoche
puse mis fuerzas
en tus manos!
¡Señor! ¡Sobre la vida y la muerte
Tú eres el centinela
a medianoche!

«Ich leb’ allein in meinem Himmel, »… ¡Vivo solo en mi cielo… Cantaba Philae en su postrera hora

15765234852_c16c4097a5_o

Leo esta noticia: Rosetta escucha: Así canta el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko que visita la sonda Philae Aquí

Y mi imaginación se consuela con una exhortación amable a quien concerniere para futuras misiones, responder en las siguientes excursiones al canto sideral de tales eventos científicos, con la inserción al final de cada misión con algo como esto: Un lied, una simple canción emitida desde el cometa, por ejemplo este:

4. He abandonado el mundo

He abandonado el mundo
en el que malgasté mucho tiempo,
hace tanto que no se habla de mí
¡que muy bien pueden creer que he muerto!

Y muy poco me importa
que me crean muerto;
no puedo decir nada en contra
pues ciertamente estoy muerto para el mundo.

¡Estoy muerto para el bullicioso mundo
y reposo en un lugar tranquilo!
¡Vivo solo en mi cielo,
en mi amor, en mi canción!

Pertenecientes a las Rückertlieder, (1901/02) poemas con música de
Gustav Mahler (1860 – 1911) con textos del poeta
Friedrich Rückert (1788 – 1866)
Foto Crédito Imagen

Coda:
Una paráfrasis cinéfila: Hemos cruzado océanos de tiempo para encontrarte así, tan antiguo y libre como nuestros orígenes y es justo que te retornemos con una muestra de lo que hicimos con tu herencia.

Saludos, anónimo Lector.

L’ Infinito, o de los otros muros

Sempre caro

L’ Infinito

Sempre caro mi fu quest’ermo colle

e questa siepe, che da tanta parte

dell’ultimo orizzonte il guardo esclude.

Ma sedendo e mirando, interminati

spazi di là da quella, e sovrumani

silenzi, e profondissima quïete

io nel pensier mi fingo, ove per poco

il cor non si spaura E come il vento

odo stormir tra queste piante, io quello

infinito silenzio a questa voce

vo comparando: e mi sovvien l’eterno,

e le morte stagioni, e la presente

e viva, e il suon di lei. Così tra questa

immensità s’annega il pensier mio:

e il naufragar m’è dolce in questo mare.

G. Leopardi. (Recananti, 1798-Nápoles, 1836)

Saludos, anónimo Lector.

Y un apunte musical:

El 9N. Mi quimérica papeleta

Voto

Como no puedo votar, he aquí mi inútil propuesta.

Saludos, Anónimos Votantes y Lectores.

Aunque su marido era el mismo demonio
Tenía el hombre un poco de mal genio
Y ella se quejaba de que nunca fue tierno
Desde hace ya más de tres años
Recibe cartas de un extraño
Cartas llenas de poesía
Que le han devuelto la alegría

Quien la escribía versos dime quien era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas

A veces sueña y se imagina
Cómo será aquel que tanto la estima
Sería un hombre más fiel de pelo cano
Sonrisa abierta y ternura en las manos
No sabe quien sufre en silencio
Quien puede ser su amor secreto
Y vive así de día en día
Con la ilusión de ser querida

Quien la escribía versos dime era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas

Y cada tarde al volver su esposo
Cansado del trabajo la mira de reojo
No dice nada porque lo sabe todo
Sabe que es feliz, así de cualquier modo
Porque él es quién le escribe versos
Él, su amante, su amor secreto
Y ella que no sabe nada
Mira a su marido y luego calla

Quien la escribía versos dime quien era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas